El re­to del clima en de­mo­cra­cia

El País (País Vasco) - - OPINIÓN - Dirk Kurbjuweit

La po­lí­ti­ca so­bre el clima no tie­ne pun­to fi­nal. Al mar­gen de lo que pue­da pa­re­cer, cual­quier pro­yec­to so­lo po­drá con­se­guir que el cam­bio cli­má­ti­co sea más len­to. El pro­ble­ma no de­sa­pa­re­ce­rá, esa es la ver­dad. La hu­ma­ni­dad nun­ca ha he­cho fren­te a una ta­rea tan enor­me. A to­dos nos afec­ta (…) y pa­ra ase­gu­rar­nos de que la Tie­rra no se caliente con po­si­bles con­se­cuen­cias ca­tas­tró­fi­cas, de­be­mos cam­biar mu­chas co­sas en as­pec­tos cru­cia­les de nues­tra vi­da. (…)

Es inevi­ta­ble adop­tar una po­lí­ti­ca climática pe­ro eso plan­tea­rá pro­ble­mas a las de­mo­cra­cias, que se ba­san en la idea de la li­ber­tad, re­quie­ren que una gran ma­yo­ría las apo­ye pa­ra so­bre­vi­vir y no pue­den guiar­se so­lo por la efec­ti­vi­dad de las me­di­das que se to­men. Es fun­da­men­tal pre­ser­var los prin­ci­pios de­mo­crá­ti­cos.

El pro­ble­ma del clima po­dría abrir una bre­cha en la so­cie­dad co­mo ocu­rrió con el de la migración. Aquí no es di­fí­cil tam­po­co ha­cer una di­vi­sión en­tre bue­nos y ma­los. Por un la­do, los que no tienen co­che, no via­jan en avión y no co­men car­ne. Por el otro, quie­nes vi­ven co­mo siempre, sos­pe­cho­sos de per­ju­di­car a los de­más y al mun­do. Pe­ro ser mo­ra­lis­ta no nos lle­va a nin­gu­na par­te. In­clu­so quie­nes tienen co­ches gran­des no me­re­cen ser es­tig­ma­ti­za­dos ni con­de­na­dos al os­tra­cis­mo. (...) De­be­mos to­le­rar las in­con­sis­ten­cias y dis­cre­pan­cias, has­ta las pro­pias, sin de­jar de dia­lo­gar.

Cual­quier otra co­sa se­ría ha­cer el jue­go a los po­pu­lis­tas. Los ul­tra­de­re­chis­tas ale­ma­nes de Al­ter­na­ti­va pa­ra Ale­ma­nia (AfD) es­ta­rán más que en­can­ta­dos de aco­ger a los que no vean nin­gún pro­ble­ma en el cam­bio cli­má­ti­co o se sien­tan so­cial­men­te con­de­na­dos por sus pun­tos de vis­ta. La ma­yo­ría de ale­ma­nes tie­ne una opi­nión fa­vo­ra­ble de los mo­vi­mien­tos que ha­cen fren­te al re­to cli­má­ti­co, pe­ro tam­bién son ma­yo­ría los que no quie­ren afron­tar sus cos­tes. Sin em­bar­go, cual­quier po­lí­ti­ca efi­caz in­ter­fe­ri­rá en nues­tra vi­da co­ti­dia­na. (…) Las de­mo­cra­cias tienen que re­sol­ver con­tra­dic­cio­nes per­pe­tuas co­mo la que hay en­tre li­ber­tad y se­gu­ri­dad. A es­ta se une aho­ra la que hay en­tre li­ber­tad y efi­ca­cia de la po­lí­ti­ca climática. Una vez más, ten­dre­mos que en­con­trar el equi­li­brio ade­cua­do.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.