Un acuer­do por Ve­ne­zue­la

Pa­ra lle­gar a una so­lu­ción de la cri­sis ins­ti­tu­cio­nal que vi­ve el país es ne­ce­sa­rio que sus prin­ci­pa­les pro­ta­go­nis­tas, Ni­co­lás Ma­du­ro y Juan Guai­dó, pon­gan al pue­blo por en­ci­ma de sus am­bi­cio­nes

El País (País Vasco) - - OPINIÓN - TEMIR PO­RRAS Temir Po­rras

La cri­sis cons­ti­tu­cio­nal que sa­cu­de a Ve­ne­zue­la des­de que Ni­co­lás Ma­du­ro y Juan Guai­dó se ju­ra­men­ta­ron pa­ra ocu­par el mis­mo car­go de pre­si­den­te de la Re­pú­bli­ca, ha en­tra­do ya en su se­gun­do se­mes­tre de exis­ten­cia. Le­jos del desen­la­ce rá­pi­do y abrup­to que va­ti­ci­na­ban la opo­si­ción ve­ne­zo­la­na y sus alia­dos in­ter­na­cio­na­les a prin­ci­pios de año, Ve­ne­zue­la se en­cuen­tra hoy en el mis­mo pun­to que en enero de 2019: con Ma­du­ro en el Go­bierno, Guai­dó en la opo­si­ción, y la so­cie­dad ve­ne­zo­la­na su­mi­da en una de­ba­cle eco­nó­mi­ca y so­cial.

Uno tras otro, des­de la pro­cla­ma­ción de Guai­dó en enero has­ta el gol­pe de Es­ta­do del 30 de abril, pa­san­do por la ope­ra­ción “hu­ma­ni­ta­ria” lan­za­da des­de la fron­te­ra te­rres­tre con Co­lom­bia en fe­bre­ro, to­dos los in­ten­tos por de­rro­car a Ma­du­ro han fra­ca­sa­do. El afán por pre­ci­pi­tar un quie­bre y re­sol­ver la cri­sis ve­ne­zo­la­na en un san­tia­mén pa­re­cie­ra, pa­ra­dó­ji­ca­men­te, ha­ber­la por el con­tra­rio pe­tri­fi­ca­do. Con el pa­sar del tiem­po, la in­go­ber­na­bi­li­dad en la cual se su­mió el país en enero de 2019 ha ido co­bran­do ai­res de nue­va nor­ma­li­dad, de­ján­do­nos la sen­sa­ción de que Ve­ne­zue­la ex­pe­ri­men­ta una pro­gre­si­va y pa­ra­dó­ji­ca es­ta­bi­li­za­ción del caos.

En es­te mis­mo pe­rio­do, los ve­ne­zo­la­nos he­mos si­do du­ra­men­te cas­ti­ga­dos por el re­cru­de­ci­mien­to de las san­cio­nes con las cua­les EE UU ha per­se­gui­do, sin éxi­to, su ob­je­ti­vo de cam­bio de ré­gi­men en nues­tro país. An­tes de enero de 2019, san­cio­nes de­cre­ta­das en 2015 y 2017 ya ha­bían prohi­bi­do a los ca­pi­ta­les es­ta­dou­ni­den­ses ha­cer negocios con el Es­ta­do ve­ne­zo­lano, y ha­bían im­pues­to el blo­queo de ac­ti­vos y la prohi­bi­ción de via­jar a EE UU a al­gu­nos in­di­vi­duos vin­cu­la­dos con el Go­bierno.

Ar­gu­men­tan­do que un re­cru­de­ci­mien­to de la pre­sión era la cla­ve pa­ra pre­ci­pi­tar una tran­si­ción po­lí­ti­ca, la Ad­mi­nis­tra­ción de Trump san­cio­nó, con el be­ne­plá­ci­to de la opo­si­ción ve­ne­zo­la­na, a la pe­tro­le­ra es­ta­tal PDVSA en enero de 2019 y al Ban­co Cen­tral de Ve­ne­zue­la en abril, en un in­ten­to inequí­vo­co por ter­mi­nar de as­fi­xiar a nues­tra ya mal­tre­cha eco­no­mía.

Pa­ra­le­la­men­te a es­ta es­ca­la­da, No­rue­ga em­pren­dió ges­tio­nes di­plo­má­ti­cas pa­ra sen­tar a las dos fac­cio­nes al­re­de­dor de una me­sa, lo­gran­do ini­ciar con­tac­tos se­cre­tos que se hi­cie­ron pú­bli­cos a par­tir del mes de ma­yo. Pri­me­ro en Os­lo y lue­go en Bar­ba­dos, re­pre­sen­tan­tes de Ma­du­ro y de Guai­dó ac­ce­die­ron a la­brar el di­fí­cil ca­mino ha­cia lo que an­he­la­mos el 65% de los ve­ne­zo­la­nos: un acuer­do po­lí­ti­co que cree con­di­cio­nes de go­ber­na­bi­li­dad mí­ni­ma pa­ra su­pe­rar es­te im­pas­se ca­tas­tró­fi­co. Cier­ta­men­te, tal acuer­do en­tre cú­pu­las no se­ría ca­paz de re­sol­ver má­gi­ca­men­te to­dos nues­tros pro­ble­mas, pe­ro al me­nos des­pe­ja­ría el ca­mino pa­ra que los ve­ne­zo­la­nos vol­vié­se­mos a di­ri­mir nues­tras di­fe­ren­cias co­mo ya lo he­mos he­cho tan­tas ve­ces: por la vía de ins­ti­tu­cio­nes de­mo­crá­ti­cas y elec­cio­nes li­bres y trans­pa­ren­tes.

La me­jor for­ma de abo­gar por el pro­ce­so de ne­go­cia­ción es pro­por­cio­nán­do­le a los escépticos una do­sis de cru­da reali­dad. En pri­mer lu­gar, la lon­ge­vi­dad de la cri­sis ha de­mos­tra­do que el sta­tu quo, aun­que desas­tro­so, no es in­sos­te­ni­ble. La de­mo­cra­cia ve­ne­zo­la­na puede ter­mi­nar de vo­lar en pe­da­zos, la eco­no­mía y la in­dus­tria pe­tro­le­ra pue­den con­ti­nuar su co­lap­so, la emi­gra­ción ma­si­va puede se­guir su cur­so y, aun así, Ma­du­ro puede sos­te­ner­se en el po­der. To­man­do a la his­to­ria por tes­ti­go, eso es exac­ta­men­te lo que ha su­ce­di­do a lo lar­go de los úl­ti­mos cin­co años. En se­gun­do lu­gar, una to­ma del po­der de Guai­dó por la fuer­za y sin acuer­do po­lí­ti­co pre­vio es no so­lo im­pro­ba­ble sino in­de­sea­ble, pues no ga­ran­ti­za ni la paz, ni la es­ta­bi­li­dad de­mo­crá­ti­ca que cons­ti­tu­yen la jus­ti­fi­ca­ción mis­ma pa­ra la bús­que­da de un cam­bio po­lí­ti­co. Ha que­da­do bas­tan­te cla­ro que los mi­li­ta­res ve­ne­zo­la­nos no son par­ti­da­rios de una rup­tu­ra ins­ti­tu­cio­nal, y me­nos de una con­du­ci­da por Guai­dó y te­le­di­ri­gi­da por Was­hing­ton. Quien la qui­sie­ra im­po­ner ten­dría que con­tar con la fuer­za y la vo­lun­tad de enrumbar al país por el ca­mino de la gue­rra ci­vil, es de­cir, ha­cia un es­ce­na­rio mu­cho peor que el ac­tual. Fi­nal­men­te, quie­nes ci­fran sus es­pe­ran­zas en la es­ca­la­da de Es­ta­dos Uni­dos pa­re­cie­ran ol­vi­dar que ese país co­lec­cio­na a los enemi­gos geo­po­lí­ti­cos co­mo fe­ti­ches. ¿O aca­so no ha im­pues­to Was­hing­ton un arsenal de san­cio­nes so­bre Cu­ba du­ran­te dé­ca­das sin que se pro­duz­ca el su­pues­to cam­bio po­lí­ti­co que esas me­di­das di­cen per­se­guir?

De he­cho, fue pre­ci­sa­men­te en vís­pe­ras de una ron­da cru­cial de ne­go­cia­cio­nes en­tre el Go­bierno y la opo­si­ción, a prin­ci­pios del mes de agos­to, que el en­ton­ces ase­sor de Se­gu­ri­dad Na­cio­nal John Bol­ton anun­ció la im­po­si­ción de san­cio­nes se­cun­da­rias con­tra Ve­ne­zue­la. Tan se­ve­ras co­mo las que afec­tan a Cu­ba, Irán o Co­rea del Nor­te, es­tas fue­ron di­se­ña­das pa­ra cas­ti­gar a per­so­nas y em­pre­sas de cual­quier na­cio­na­li­dad que sos­ten­gan al­gún ti­po de re­la­ción co­mer­cial o fi­nan­cie­ra con el Es­ta­do ve­ne­zo­lano. El pro­pio Trump, po­co ami­go de los eu­fe­mis­mos, se re­fi­rió a ellas lla­mán­do­las por su nom­bre: blo­queo. Al tor­pe­dear la ne­go­cia­ción y pro­vo­car la re­ti­ra­da del Go­bierno de la me­sa, es­ta me­di­da echó por tie­rra el ar­gu­men­to de quie­nes de­fien­den las san­cio­nes co­mo una he­rra­mien­ta pa­ra obli­gar a Ma­du­ro a ne­go­ciar. Por el con­tra­rio, Es­ta­dos Uni­dos de­mos­tró que era ca­paz de obs­ta­cu­li­zar el avan­ce del pro­ce­so de ne­go­cia­ción, in­clu­so a es­pal­das de la opo­si­ción, pa­ra im­pe­dir que se con­cre­ti­za­ra una so­lu­ción dis­tin­ta al de­rro­ca­mien­to de Ma­du­ro. Y en efecto, a pe­sar de que en sus de­cla­ra­cio­nes pú­bli­cas Guai­dó si­ga exi­gien­do el “ce­se de la usur­pa­ción”, al ini­ciar ne­go­cia­cio­nes con Ma­du­ro la opo­si­ción re­nun­ció, de fac­to, a es­te ob­je­ti­vo. Por lo pron­to, so­lo que­da es­pe­rar que el abrup­to des­pi­do de Bol­ton de la Casa Blan­ca acer­que al Go­bierno de Trump a pos­tu­ras me­nos ideo­ló­gi­cas y más prag­má­ti­cas.

Nun­ca, des­de el ini­cio mis­mo de la cri­sis, ha ha­bi­do al­ter­na­ti­va se­ria a un acuer­do ne­go­cia­do, si por al­ter­na­ti­va se en­tien­de aque­lla que con­tri­bu­ya a re­sol­ver el pro­ble­ma y no a agu­di­zar­lo. To­dos los de­más es­ce­na­rios son fru­to de un vo­lun­ta­ris­mo di­vor­cia­do de la reali­dad.

Pe­ro avan­zar ha­cia un acuer­do re­quie­re de un com­pro­mi­so fir­me de los pro­ta­go­nis­tas del con­flic­to, a quie­nes no ven­dría mal de­mos­trar al­go de con­si­de­ra­ción por el pue­blo ve­ne­zo­lano que car­ga a cues­tas el pe­so de es­ta in­ter­mi­na­ble cri­sis. Ade­más, tal avan­ce de­be­ría dar­se en el mar­co de una tre­gua, que vea al Go­bierno ce­sar el aco­so ju­di­cial con­tra sus ad­ver­sa­rios, y a la opo­si­ción desis­tir del ab­sur­do Es­ta­do pa­ra­le­lo que ha ido con­for­man­do esen­cial­men­te en el exi­lio. Tam­bién es ne­ce­sa­rio re­pen­sar el con­te­ni­do de ese po­ten­cial acuer­do, pues la pro­fun­di­dad de la cri­sis obli­ga a bus­car go­ber­na­bi­li­dad y so­lu­cio­nes de ur­gen­cia, en lu­gar de per­se­guir una qui­me­ra elec­to­ral a la cual el Go­bierno de Ma­du­ro se rehu­sa­rá mien­tras el país es­té so­me­ti­do a san­cio­nes. En lu­gar de su­frir las con­se­cuen­cias caó­ti­cas de la ac­tual dua­li­dad con­flic­ti­va de po­de­res, que anu­la la ca­pa­ci­dad del Es­ta­do pa­ra cum­plir con sus fun­cio­nes bá­si­cas, se­ría sen­sa­to cons­truir un acuer­do tran­si­to­rio de co­par­ti­ci­pa­ción en el po­der que per­mi­ta aten­der las ne­ce­si­da­des fun­da­men­ta­les de nues­tro pue­blo, que eche las ba­ses de una re­ins­ti­tu­cio­na­li­za­ción de los po­de­res pú­bli­cos y per­mi­ta, a tér­mino, con­cre­tar las ga­ran­tías que las par­tes exi­gen pa­ra ir a un pro­ce­so elec­to­ral cu­yo re­sul­ta­do sea acep­ta­do por to­dos. Una fór­mu­la sui ge­ne­ris en la cual ni Ma­du­ro ni Guai­dó se vie­sen obli­ga­dos a ca­pi­tu­lar pre­ser­va­ría la dig­ni­dad de am­bos, apar­tan­do el pe­li­gro de per­der la ca­ra que tan­to obs­ta­cu­li­za la con­clu­sión de acuer­dos ra­zo­na­bles.

Alcanzar tal acuer­do es esen­cial­men­te cues­tión de vo­lun­tad. De vo­lun­tad y vi­sión es­tra­té­gi­ca. Ya es tiem­po de que Ma­du­ro y Guai­dó pon­gan los in­tere­ses del pue­blo ve­ne­zo­lano por en­ci­ma de sus am­bi­cio­nes.

Quie­nes po­nen su es­pe­ran­za en la es­ca­la­da de EE UU ol­vi­dan que co­lec­cio­na enemi­gos co­mo fe­ti­ches

Alcanzar un acuer­do en­tre las par­tes es esen­cial­men­te una cues­tión de vo­lun­tad y vi­sión es­tra­té­gi­ca

EULOGIA MERLE

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.