¿Dón­de es­tán los gran­des po­lí­ti­cos?

El País (País Vasco) - - OPINIÓN -

La re­pe­ti­ción de elec­cio­nes y la pro­vi­sio­na­li­dad que con­lle­va su­gie­ren que la épo­ca de los gran­des po­lí­ti­cos con vi­sión de Es­ta­do y lu­ces lar­gas ya pa­só, y por al­gu­na ra­zón los ac­tua­les, to­dos jó­ve­nes y al­gu­nos cre­ci­dos en el seno y con la vi­sión de sus pro­pios par­ti­dos, no pa­re­cen con­se­guir ver fue­ra de su ám­bi­to y ex­pe­rien­cia. Lo peor es que les han per­mi­ti­do desa­rro­llar una pre­si­den­cia del par­ti­do per­so­na­lis­ta y au­to­ri­ta­ria; las ideas di­si­den­tes —o sim­ple­men­te di­fe­ren­tes— son re­cha­za­das y los que las tienen aban­do­nan el par­ti­do en vez de abo­nar­lo con ellas. Di­fí­cil­men­te los nue­vos gran­des po­lí­ti­cos que ne­ce­si­ta­mos po­drán cre­cer en un am­bien­te que pa­re­ce claus­tro­fó­bi­co y con es­ca­sas lu­ces. Los par­ti­dos son res­pon­sa­bles con su fun­cio­na­mien­to in­terno es­ca­sa­men­te de­mo­crá­ti­co y la in­se­gu­ri­dad de sus jó­ve­nes lí­de­res, pro­ba­ble ra­zón de su au­to­ri­ta­ris­mo.

Eli­seo Pascual Gó­mez. Ali­can­te los abu­sos y la co­rrup­ción, te­ner me­jor sa­ni­dad y edu­ca­ción pú­bli­cas. La ta­rea era di­fí­cil, re­que­ría de­ter­mi­na­ción, fir­me­za y pa­cien­cia. En el 15-M no se que­ría “asal­tar los cie­los”; se que­rían me­jo­res con­di­cio­nes de vi­da, más dig­ni­dad, y pa­ra ello ha­cía fal­ta cin­tu­ra y al­gu­nas tra­ga­de­ras pa­ra pac­tar, aun­que fue­ra con los me­nos ma­los. Ve­re­mos si Erre­jón ha en­ten­di­do el men­sa­je.

Án­gel Villegas Bra­vo

Ma­drid

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.