“Un ca­so úni­co”

El País (País Vasco) - - ESPAÑA -

Uno de los ar­gu­men­tos de la fa­mi­lia Fran­co con­tra el Go­bierno era que el Eje­cu­ti­vo dis­cri­mi­na­ba al dic­ta­dor por ser quien es. El Tri­bu­nal Su­pre­mo re­cha­za que se tra­te de una “ar­bi­tra­rie­dad” y re­cuer­da que Fran­co fue el je­fe de Es­ta­do “sur­gi­do de la Gue­rra Ci­vil” y en­ca­be­zó un ré­gi­men que se ca­rac­te­ri­zó “por ne­gar la se­pa­ra­ción de po­de­res y el plu­ra­lis­mo po­lí­ti­co y so­cial”. “La ex­tra­or­di­na­ria sin­gu­la­ri­dad de su fi­gu­ra la con­vier­te, efec­ti­va­men­te, en un ca­so úni­co en el sen­ti­do de que no hay otra en la que des­de el pun­to de vis­ta pú­bli­co se reúnan las mis­mas cir­cuns­tan­cias: la for­ma de ac­ce­der al po­der, su per­ma­nen­cia en él du­ran­te dé­ca­das y la ma­ne­ra en que lo ejer­ció no tienen pa­ran­gón”. res­tos del dic­ta­dor, el Su­pre­mo da tam­bién la ra­zón al Go­bierno res­pec­to a ve­tar el tras­la­do del cuer­po a la crip­ta de la ca­te­dral de La Al­mu­de­na y lle­var­lo al ce­men­te­rio de El Par­do. El tri­bu­nal re­cuer­da que el Eje­cu­ti­vo op­tó por es­te des­tino una vez ex­pi­ra­do el pla­zo da­do a la fa­mi­lia pa­ra se­ña­lar otro em­pla­za­mien­to. Ade­más, el de­re­cho de la fa­mi­lia a ele­gir el lu­gar de se­pul­tu­ra no es “ili­mi­ta­do”, se­ña­la el tri­bu­nal, que re­cuer­da que es­ta no es una in­hu­ma­ción de ca­rác­ter pri­va­do.

Son va­rias las oca­sio­nes en las que la re­so­lu­ción se re­fie­re a las cir­cuns­tan­cias es­pe­cia­les de es­ta ex­hu­ma­ción por “la sig­ni­fi­ca­ción de Fran­cis­co Fran­co Baha­mon­de”. “No se pre­ten­de más que re­ti­rar del pri­mer plano, des­de lue­go en un lu­gar de ti­tu­la­ri­dad es­ta­tal, cuan­to sig­ni­fi­que, re­pre­sen­te o sim­bo­li­ce el en­fren­ta­mien­to ci­vil. Ese pro­pó­si­to no es in­com­pa­ti­ble con la li­ber­tad re­li­gio­sa ni su­po­ne ne­gar o des­co­no­cer las creen­cias de na­die”, se­ña­la el tri­bu­nal.

El Su­pre­mo con­si­de­ra ade­más que in­hu­mar los res­tos del dic­ta­dor en la ca­te­dral de La Al­mu­de­na, en el cen­tro de Ma­drid, tie­ne “un fac­tor de ries­go” aña­di­do por tra­tar­se de un área ur­ba­na en la que, “por mo­ti­vos re­li­gio­sos, tu­rís­ti­cos o de otra ín­do­le se con­cen­tra un gran nú­me­ro de per­so­nas”.

La sen­ten­cia de­ja tam­bién sin ar­gu­men­tos al prior de la ba­sí­li­ca del Va­lle de los Caí­dos pa­ra im­pe­dir la ex­hu­ma­ción. Los ma­gis­tra­dos ad­mi­ten que el acuer­do de Es­pa­ña con la San­ta Se­de de 1979 re­co­no­ce la in­vio­la­bi­li­dad de los lu­ga­res de cul­to, pe­ro ad­vier­ten de que la mis­ma nor­ma se­ña­la que esa in­vio­la­bi­li­dad ri­ge “con arre­glo a las le­yes”. Y la ley acor­da­da por el Con­se­jo de Go­bierno pa­ra ex­hu­mar a Fran­co es, se­gún el Su­pre­mo, cons­ti­tu­cio­nal, por lo que el prior no puede im­pe­dir la ex­hu­ma­ción. El Go­bierno sí ne­ce­si­ta­rá au­to­ri­za­ción ecle­siás­ti­ca pa­ra ac­ce­der al tem­plo, pe­ro los ma­gis­tra­dos ya de­jan cons­tan­cia en la sen­ten­cia de que si la Igle­sia ve­ta el ac­ce­so, el Eje­cu­ti­vo po­drá ob­te­ner au­to­ri­za­ción ju­di­cial.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.