La cen­su­ra so­bre la di­ver­si­dad se­xual en­tra en la es­cue­la es­pa­ño­la

Mur­cia per­mi­te a las fa­mi­lias ex­cluir a sus hi­jos de ta­lle­res so­bre el co­lec­ti­vo LGTBI. CC OO lle­va a la Fis­ca­lía a Haz­te Oír por pe­dir a 20.000 cen­tros que se­cun­den el Pin pa­ren­tal

El País (País Vasco) - - SOCIEDAD - ANA TO­RRES,

La cen­su­ra so­bre­vue­la las es­cue­las en Es­pa­ña. Des­de que arran­có el cur­so ha­ce unas se­ma­nas, más de 20.000 cen­tros edu­ca­ti­vos pú­bli­cos y con­cer­ta­dos de las di­fe­ren­tes au­to­no­mías —en to­tal exis­ten unos 28.000— han si­do los des­ti­na­ta­rios de la úl­ti­ma cam­pa­ña del co­lec­ti­vo de ul­tra­de­re­cha Haz­te Oír, que ha he­cho un en­vió ma­si­vo de un kit ti­tu­la­do Mis hi­jos, mi de­ci­sión , en el que aler­tan a las fa­mi­lias de un su­pues­to “adoc­tri­na­mien­to de gé­ne­ro”, por el que los es­co­la­res es­ta­rían re­ci­bien­do ins­truc­cio­nes so­bre “con­duc­tas lés­bi­cas”, “abor­to” o qué ha­cer en el día del Or­gu­llo Gay.

Co­mi­sio­nes Obre­ras cree que esa ac­ción po­dría ser cons­ti­tu­ti­va de un de­li­to de odio y ayer pre­sen­tó una de­nun­cia an­te la Fis­ca­lía Ge­ne­ral del Es­ta­do pa­ra que ini­cie una in­ves­ti­ga­ción. “La le­gis­la­ción edu­ca­ti­va vi­gen­te pro­mue­ve la edu­ca­ción en va­lo­res, igual­dad y di­ver­si­dad afec­ti­vo­se­xual y ese en­vío ma­si­vo de do­cu­men­tos es una in­tro­mi­sión ile­gí­ti­ma en el sis­te­ma edu­ca­ti­vo”, se­ña­la Car­men Pe­ro­na, res­pon­sa­ble del de­par­ta­men­to ju­rí­di­co de la Fe­de­ra­ción de En­se­ñan­za del sin­di­ca­to.

La cam­pa­ña lle­ga des­pués de que en ma­yo Mur­cia —con el an­te­rior Go­bierno en so­li­ta­rio del PP— se con­vir­tie­ra en la pri­me­ra au­to­no­mía en ac­ti­var el lla­ma­do Pin pa­ren­tal, una de las pro­pues­tas es­tre­lla de Vox en las úl­ti­mas elec­cio­nes, que obli­ga a los cen­tros edu­ca­ti­vos a in­for­mar a las fa­mi­lias de to­das las ac­ti­vi­da­des com­ple­men­ta­rias or­ga­ni­za­das den­tro del ho­ra­rio lec­ti­vo, y el de­re­cho de los pro­ge­ni­to­res a dar su con­sen­ti­mien­to o no a ca­da uno de esos ta­lle­res. La au­to­no­mía de los cen­tros no les per­mi­te po­ner en mar­cha el Pin pa­ren­tal por­que ex­ce­de sus com­pe­ten­cias. En el ca­so de Mur­cia, CC OO ha re­cu­rri­do la ins­truc­ción an­te la con­se­je­ría y es­tá a la es­pe­ra de una re­so­lu­ción.

El Pin pa­ren­tal se­ría, en teo­ría, in­via­ble. Las normativas au­to­nó­mi­cas es­ta­ble­cen que es­tas ac­ti­vi­da­des com­ple­men­ta­rias en los co­le­gios e ins­ti­tu­tos —que a di­fe­ren­cia de las ex­tra­es­co­la­res, se desa­rro­llan en ho­ra­rio lec­ti­vo—, son obli­ga­to­rias pa­ra to­dos los alum­nos y eva­lua­bles, por lo que los pa­dres no pue­den ne­gar­se a que sus hi­jos re­ci­ban es­te ti­po de for­ma­ción. Por otra par­te, to­das los ta­lle­res com­ple­men­ta­rios se in­clu­yen en la pro­gra­ma­ción anual de los cen­tros, lo que quie­re de­cir que son pú­bli­cas y ac­ce­si­bles pa­ra los fa­mi­lia­res. “Esos ta­lle­res, que pue­den ser de te­má­ti­ca di­ver­sa, son apro­ba­dos por el claus­tro, pre­sen­ta­dos en el con­se­jo es­co­lar —con re­pre­sen­ta­ción de las fa­mi­lias— y, fi­nal­men­te, su­per­vi­sa­dos por la Ins­pec­ción Edu­ca­ti­va”, apun­ta Rai­mun­do Ben­zal, ins­pec­tor de Edu­ca­ción re­cien­te­men­te ju­bi­la­do.

En­tre los ma­te­ria­les en­via­dos aho­ra por Haz­te Oír a los co­le­gios e ins­ti­tu­tos, hay un li­bro de 106 pá­gi­nas en cu­ya por­ta­da apa­re­cen dos mu­je­res pa­sean­do; una lle­va un ca­rri­to de be­bé. “¿Es ni­ño o ni­ña?”, pre­gun­ta una a la otra. “Pues no lo sa­be­mos por­que to­da­vía no ha­bla”, le con­tes­ta. Ba­jo la vi­ñe­ta y con el tí­tu­lo De­jad a los ni­ños en paz, se puede leer “una res­pues­ta ciu­da­da­na al adoc­tri­na­mien­to de gé­ne­ro”. “Es una pro­vo­ca­ción, quie­ren que sus idea­les re­li­gio­sos do­mi­nen la es­cue­la y eso su­pon­dría un re­tro­ce­so, la vuel­ta a la cen­su­ra”, cri­ti­ca Es­pe­ran­za, una pro­fe­so­ra de un co­le­gio ru­ral de Cas­ti­lla y León con 49

esos ta­lle­res por ser eva­lua­bles, pe­ro no ob­tu­vo res­pues­ta al res­pec­to. Las mis­mas s fuen­tes de la con­se­je­ría de Edu­ca­ción se­ña­lan que la ins­truc­ción “res­pon­de a una de­man­da cre­cien­te de los pa­dres”, que se apli­ca “en to­das las te­má­ti­cas” y “so­lo en ca­so de que las im­par­ta per­so­nal ajeno al cen­tro edu­ca­ti­vo”. Ade­más, aña­den que “den­tro de la au­to­no­mía que os­ten­tan” los co­le­gios, ca­da uno de­ter­mi­na­rá el mo­de­lo de con­sen­ti­mien­to pa­ren­tal a cum­pli­men­tar. alum­nos. “Re­ci­bi­mos el pa­que­te co­mo un ca­tá­lo­go pu­bli­ci­ta­rio más, pe­ro no es una em­pre­sa, y nos pre­gun­ta­mos de dón­de han sa­ca­do el di­ne­ro pa­ra su­fra­gar la cam­pa­ña”, lan­za la do­cen­te.

En­tre los do­cu­men­tos en­via­dos, el co­lec­ti­vo ins­ta a di­rec­to­res de cen­tro, do­cen­tes y fa­mi­lias a so­li­ci­tar por es­cri­to a los con­se­je­ros de Edu­ca­ción de las di­fe­ren­tes au­to­no­mías la pues­ta en mar­cha del Pin pa­ren­tal, e in­clu­yen una car­ta ti­po con los hue­cos pa­ra in­tro­du­cir los da­tos per­so­na­les. La Agen­cia Es­pa­ño­la de Pro­tec­ción de Da­tos tam­bién ha to­ma­do car­tas en el asun­to y anun­ció en su cuen­ta de Twit­ter que ha ini­cia­do una in­ves­ti­ga­ción.

En su pá­gi­na web, ani­man a las fa­mi­lias a se­cun­dar un do­cu­men­to que en­via­rán a los lí­de­res de PP, Ciu­da­da­nos y Vox a ni­vel na­cio­nal pa­ra pe­dir­les que in­clu­yan el Pin pa­ren­tal en la pró­xi­ma ley edu­ca­ti­va. Ya su­man más de 42.200 fir­mas. “No ha­ce fal­ta cam­biar una ley en­te­ra, tam­po­co es­ta­mos pi­dien­do cam­bios en las asig­na­tu­ras tron­ca­les ni en las op­ta­ti­vas, sino ma­yor pro­ta­go­nis­mo de los pa­dres en la edu­ca­ción y va­lo­res que re­ci­ben sus hi­jos”, in­di­ca Te­re­sa Gar­cía, por­ta­voz de Haz­te Oír.

En el es­cri­to pre­sen­ta­do an­te la Fis­ca­lía, CC OO ar­gu­men­ta que la cam­pa­ña de Haz­te Oír con­tra­vie­ne las le­yes LGTBI apro­ba­das por to­das las au­to­no­mías —ex­cep­to Cas­ti­lla-La Man­cha, Cas­ti­lla y León, As­tu­rias, La Rio­ja, y Can­ta­bria—, en las que el sis­te­ma edu­ca­ti­vo jue­ga un pa­pel cla­ve en la pro­mo­ción de esas po­lí­ti­cas y don­de se es­ta­ble­cen los ob­je­ti­vos y las ac­ti­vi­da­des que los cen­tros de­ben desa­rro­llar. Ade­más, el sin­di­ca­to ex­po­ne que Haz­te Oír es­tá in­ci­tan­do a los co­le­gios a “co­me­ter una ile­ga­li­dad”, ya que la ac­tual ley edu­ca­ti­va (Lom­ce) con­tem­pla que los es­tu­dian­tes de­ben desa­rro­llar “una ac­ti­tud con­tra­ria a los es­te­reo­ti­pos se­xis­tas”.

Co­lec­ti­vos ex­ter­nos

La raíz del pro­ble­ma, ex­pli­can va­rios pro­fe­so­res con­sul­ta­dos, fue el des­con­ten­to de al­gu­nos co­lec­ti­vos co­mo el Fo­ro de Fa­mi­lia —una or­ga­ni­za­ción ci­vil ul­tra­con­ser­va­do­ra— con la par­ti­ci­pa­ción de aso­cia­cio­nes LGTBI ex­ter­nas a los cen­tros edu­ca­ti­vos en ac­ti­vi­da­des so­bre di­ver­si­dad afec­ti­vo-se­xual. “Es­tos ta­lle­res se or­ga­ni­zan en co­mu­ni­da­des co­mo la ma­dri­le­ña des­de ha­ce años y es la for­ma de dar voz a per­so­nas de di­fe­ren­te orien­ta­ción se­xual, pa­ra que no to­do que­de so­bre un pa­pel”, ex­pli­ca Be­lén de la Ro­sa, se­cre­ta­ria de igual­dad de CC OO.

Ma­ría Luz Sán­chez Fei­joó, por­ta­voz de Edu­ca­ción del PSOE en el Con­gre­so, ase­gu­ra que si su par­ti­do con­si­gue al­zar­se con el po­der en las pró­xi­mas elec­cio­nes, ten­drán que plan­tear la fór­mu­la pa­ra fre­nar a au­to­no­mías co­mo Mur­cia. “Mu­chos di­rec­to­res de cen­tro se es­tán sin­tien­do coac­cio­na­dos por­que se es­tá cues­tio­nan­do su li­ber­tad de cá­te­dra y su pro­fe­sio­na­li­dad”, se­ña­la. “Ade­más, des­de el pun­to de vis­ta cons­ti­tu­cio­nal es inad­mi­si­ble: va en con­tra del de­re­cho del alumno a la edu­ca­ción y su for­ma­ción en va­lo­res cí­vi­cos”, zan­ja.

/ SAN­TI BUR­GOS

Alum­nos en­tran a cla­se en un co­le­gio ma­dri­le­ño en sep­tiem­bre.

Por­ta­da de la pu­bli­ca­ción de Haz­te Oír.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.