Los 111 días sin Da­na Leon­te

El no­vio de la des­apa­re­ci­da en ju­nio tu­vo una or­den de ale­ja­mien­to de ella y de su hi­ja co­mún. Hoy es­tá de­te­ni­do y la po­li­cía bus­ca los res­tos de la mu­jer

El País (País Vasco) - - SOCIEDAD - NACHO SÁN­CHEZ,

Da­na Leon­te —1,60, pe­lo lar­go cas­ta­ño, ojos ma­rro­nes y com­ple­xión del­ga­da— via­jó a Vélez-Má­la­ga en 2005. Te­nía 17 años. Lle­gó po­co des­pués de que un ami­go se asen­ta­ra en la lo­ca­li­dad. Bus­ca­ba un lu­gar don­de pros­pe­rar ale­ja­do de los du­ros in­vier­nos y la fal­ta de po­si­bi­li­da­des de Vul­can (Ru­ma­nia), su pue­blo na­tal, de 30.000 ha­bi­tan­tes y cer­ca de Ser­bia. Ca­tor­ce años des­pués, la jo­ven es­tá des­apa­re­ci­da. Su pa­re­ja y pa­dre de su hi­ja, Ser­gio R., se en­cuen­tra en pri­sión des­de el sá­ba­do acu­sa­do de un pre­sun­to de­li­to de ho­mi­ci­dio des­pués de que un ve­cino en­con­tra­ra un hue­so de mu­jer en el cam­po que las prue­bas de ADN apun­tan que es de Leon­te.

La mu­jer ha te­ni­do nu­me­ro­sos tra­ba­jos de hos­te­le­ría. “Pe­ro siempre qui­so ser su pro­pia je­fa”, di­ce su her­mano, Flo­rin Leon­te. De he­cho, cin­co se­ma­nas an­tes de que se le per­die­ra la pis­ta Da­na abrió una ca­fe­te­ría muy cer­ca del cuar­tel de la Guar­dia Ci­vil don­de Ser­gio pa­só 72 ho­ras de­te­ni­do la se­ma­na pa­sa­da. Fue él quien de­nun­ció la des­apa­ri­ción de su pa­re­ja ha­ce 111 días, el 12 de ju­nio. Aquel día la chi­ca ves­tía pan­ta­lón y ca­mi­sa ne­gra. Es­ta­ba preo­cu­pa­da por­que ha­bían ro­ba­do en su co­che­ra, si­tua­da en los ba­jos del do­mi­ci­lio que com­par­tía con Ser­gio. Su úl­ti­mo con­tac­to con una de sus tra­ba­ja­do­ras, In­grid Zar­za, fue “a las ocho y me­dia de la tar­de”, se­gún afir­mó la em­plea­da la se­ma­na pa­sa­da. Dos ho­ras des­pués és­ta le res­pon­dió con un men­sa­je que no lle­gó a su des­tino. No hu­bo do­ble ba­rra. Los in­ves­ti­ga­do­res creen que Ser­gio pu­do aca­bar con la vi­da de Leon­te en esas dos ho­ras. “Él es una per­so­na muy fría, agre­si­va y ce­lo­sa”, aña­dió Zar­za ha­ce unos días.

Sos­pe­chas

“Siempre sos­pe­ché de él. ¿Da­na va a de­jar a su be­bé aquí?”, se pre­gun­ta Flo­rin Leon­te, ya sin es­pe­ran­zas de en­con­trar a su her­ma­na con vi­da. Lle­gó un año des­pués que ella a Vélez-Má­la­ga. Es­ta­ban dis­tan­cia­dos, pe­ro siempre sa­bían el uno del otro por­que has­ta fi­na­les de 2018 vi­vían muy cer­ca. Se­gún cuen­ta, la jo­ven fue desahu­cia­da en­ton­ces por no pa­gar el al­qui­ler y de­ci­dió ir­se a vi­vir con Ser­gio —de 37 años— ocho ki­ló­me­tros más al nor­te, a una casa de su sue­gro, Es­ta­nis­lao, jun­to al ce­men­te­rio de Are­nas (1.177 ha­bi­tan­tes). En el pue­blo na­die la co­no­ce. Sus ve­ci­nos cuen­tan que ape­nas se la veía.

La hi­ja de am­bos, Lu­cía, tie­ne hoy 10 me­ses y es­tá a car­go de Ser­vi­cios So­cia­les. La jue­za qui­tó la pa­tria po­tes­tad a Ser­gio, pa­ra quien dic­tó tam­bién una or­den de ale­ja­mien­to de la ni­ña. Ya ha­bía te­ni­do otra or­den si­mi­lar res­pec­to a Da­na du­ran­te un mes por vio­len­cia de gé­ne­ro. Fue la pa­sa­da pri­ma­ve­ra. Ella per­ma­ne­ció ese tiem­po so­la con su pe­que­ña en la casa de su sue­gro, don­de Ser­gio di­jo ha­ber vis­to va­rias ve­ces el co­che de un sar­gen­to de la Guar­dia Ci­vil de Rin­cón de la Vic­to­ria, con el que creía que ella man­te­nía una re­la­ción. To­do cam­bió tras el jui­cio. El jo­ven fue ab­suel­to y re­to­ma­ron la con­vi­ven­cia, se­gún ex­pli­ca Flo­rin Leon­te. An­tes de ser de­te­ni­do, Ser­gio ex­pli­có que ha­bían em­pe­za­do los trá­mi­tes pa­ra ca­sar­se en los juz­ga­dos, aun­que su re­la­ción no fue sen­ci­lla. Más aún des­de que na­ció Lu­cía. Él cri­ti­ca­ba que siempre te­nía que es­tar pen­dien­te de su hi­ja, que ella no ayu­da­ba. Ella con­ta­ba a sus alle­ga­dos que es­ta­ba muy fe­liz. “Te­nía pla­nes de fu­tu­ro pa­ra su fa­mi­lia y su ne­go­cio”, ase­gu­ró In­grid Zar­za.

Ser­gio siempre sos­tu­vo que su pa­re­ja se ha­bía mar­cha­do a Ru­ma­nia. Fil­tró a la pren­sa men­sa­jes, cap­tu­ras de pan­ta­lla y au­dios pa­ra sos­te­ner­lo. E in­sis­tió en las nu­me­ro­sas deu­das que te­nía con em­plea­dos, pro­vee­do­res y un co­no­ci­do, a quien atri­bu­ye un prés­ta­mo de 12.000 eu­ros pa­ra po­ner en mar­cha la ca­fe­te­ría.

Esa so­bre­ac­tua­ción, las ex­ce­si­vas ex­pli­ca­cio­nes a la pren­sa y los in­ves­ti­ga­do­res, pu­sie­ron pron­to en aler­ta a la Guar­dia Ci­vil. A fi­nes de ju­nio, el ins­ti­tu­to ar­ma­do or­ga­ni­zó un am­plio ope­ra­ti­vo de bús­que­da. Es­pe­cia­lis­tas del Equi­po de Res­ca­te e In­ter­ven­ción en Mon­ta­ña (EREIM) de Álo­ra se aden­tra­ron en ba­rran­cos, bal­sas y pei­na­ron los al­re­de­do­res de Are­nas. La po­li­cía cien­tí­fi­ca des­cu­brió en­ton­ces que la casa co­mún ha­bía si­do lim­pia­da con le­jía y que al­gu­nas pa­re­des es­ta­ban re­cién blan­quea­das. Ser­gio di­jo que que­ría eli­mi­nar la su­cie­dad de los pe­rros y te­ner la casa de­cen­te an­te la vi­si­ta de Ser­vi­cios So­cia­les. Los agen­tes no le cre­ye­ron. Has­ta Eva, su her­ma­na, du­dó de él. Su abo­ga­do, Juan Jo­sé Ro­me­ro, afir­ma que no exis­te “ni un so­lo in­di­cio di­rec­to” que apunte a su clien­te.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.