El atletismo se abo­ca al pre­ci­pi­cio

El País (País Vasco) - - DEPORTES -

Ha­ce tiem­po que el atletismo, en su fa­ce­ta pro­fe­sio­nal y co­mo en­tre­te­ni­mien­to pa­ra el con­su­mo de los afi­cio­na­dos, en­tró en un im­pa­ra­ble pro­ce­so au­to­des­truc­ti­vo. No hay me­jor evi­den­cia de su de­cli­ve que los Mun­dia­les de Doha, mal ele­gi­dos, mal ubi­ca­dos en el ca­len­da­rio, va­cío de es­pec­ta­do­res, es­con­di­do en las pa­rri­llas de te­le­vi­si­vas por el de­sin­te­rés ge­ne­ral, ca­si clan­des­ti­nos.

La re­gre­sión vie­ne de le­jos, pe­ro ja­más se ha ma­ni­fes­ta­do de una ma­ne­ra tan ro­tun­da pa­ra un de­por­te que, sin em­bar­go, es­tá más pre­sen­te que nun­ca en la vi­da co­ti­dia­na. Gen­te de to­das las eda­des co­rre por las ca­lles y los par­ques, a to­das ho­ras, to­dos los días. Les con­vo­ca, ade­más, un mer­ca­do de pro­duc­tos —pren­das de­por­ti­vas, za­pa­ti­llas, etc.— que ha al­can­za­do una mag­ni­tud gi­gan­tes­ca.

Con me­nos ba­se po­pu­lar, otros de­por­tes ge­ne­ran mu­cha más aten­ción. Es­tán me­jor di­ri­gi­dos y ad­mi­nis­tra­dos, más aten­tos a los cam­bios de cos­tum­bres y gus­tos, con más cin­tu­ra pa­ra re­no­var su ofer­ta en el mun­do de la in­dus­tria del en­tre­te­ni­mien­to, con­di­cio­na­da de ma­ne­ra ra­di­cal por las nue­vas tec­no­lo­gías.

No hay una cau­sa con­cre­ta en la de­ca­den­cia del atletismo y de su pérdida de in­fluen­cia. Des­de el es­cán­da­lo Ben John­son en los Jue­gos de Seúl 88, se han su­ce­di­do las ma­las no­ti­cias pa­ra su repu­tación. La­mi­ne Diack, an­te­rior pre­si­den­te de la IAAF, y su hi­jo es­tán acu­sa­dos de co­rrup­ción. No ce­sa el pro­ble­ma del do­pa­je, con una pérdida cons­tan­te de cre­di­bi­li­dad. Tam­po­co ha di­se­ña­do una in­te­li­gen­te ade­cua­ción te­le­vi­si­va. Su in­fluen­cia en la es­fe­ra olím­pi­ca ha de­cre­ci­do. La con­tro­ver­ti­da ges­tión y re­so­lu­ción del ca­so Se­men­ya no ha me­re­ci­do la apro­ba­ción del COI. La re­ti­ra­da de Usain Bolt ha de­ja­do un pai­sa­je hue­ro de re­fe­ren­tes pa­ra el se­gui­dor del de­por­te. El ca­so ru­so —sus atle­tas no pue­den par­ti­ci­par con su ban­de­ra en los Mun­dia­les— aña­de com­pli­ca­cio­nes po­lí­ti­cas…Y aho­ra lle­gan es­tos Mun­dia­les de pan­de­re­ta.

La lis­ta es in­ter­mi­na­ble, pe­ro te­nía el aire di­fu­so de los sín­to­mas que aca­ban con un en­fer­mo sin que se no­ten de­ma­sia­do. Los Mun­dia­les de Doha han es­ce­ni­fi­ca­do con to­da la cru­de­za los pro­ble­mas ac­tua­les del atletismo y la te­rri­ble ges­tión de la IAAF, di­ri­gi­da por Se­bas­tian Coe, bri­llan­te atle­ta y un pre­si­den­te in­ca­paz de en­ten­der la des­gra­cia­da de­ri­va de su de­por­te.

Los Mun­dia­les ex­po­nen su es­ta­do de sa­lud a una au­dien­cia ávi­da de con­su­mo, pe­ro se­lec­ti­va en sus gus­tos. Cuan­do se es­tre­na­ron los pri­me­ros Mun­dia­les (Hel­sin­ki 1983), ali­men­ta­ron un in­te­rés des­bor­dan­te y la co­di­cia de la IAAF, que de­ci­dió or­ga­ni­zar­los ca­da dos años a par­tir de 1991. Ga­nó el di­ne­ro al pro­duc­to. Des­de en­ton­ces, con le­ves ex­cep­cio­nes, los Mun­dia­les han des­cen­di­do en pres­ti­gio y po­pu­la­ri­dad. In­te­re­san ca­da vez me­nos.

A Ca­tar le so­bran los pe­tro­dó­la­res, pe­ro no tie­ne ni tra­di­ción, ni po­bla­ción, ni ape­ti­to por el atletismo. To­dos los re­cur­sos des­ti­na­dos a en­friar las tem­pe­ra­tu­ras del gol­fo Pér­si­co no han im­pe­di­do el tris­tí­si­mo desen­la­ce de la ma­ra­tón fe­me­ni­na, aban­do­na­da por la mi­tad de las par­ti­ci­pan­tes. Fue­ra del es­ta­dio, el ca­lor es in­so­por­ta­ble pa­ra atle­tas y es­pec­ta­do­res. A fi­na­les de sep­tiem­bre, en me­dio de la apo­teo­sis fut­bo­le­ra y de­rro­ta­do por la in­te­li­gen­te com­pe­ten­cia del Mun­dial de rugby, los Mun­dia­les de Doha es­ta­ban des­ti­na­dos al fra­ca­so y a la in­vi­si­bi­li­dad.

Huér­fano de es­pec­ta­do­res, el es­ta­dio asis­te al es­fuer­zo anó­ni­mo de los me­jo­res atle­tas del mun­do. En es­tas con­di­cio­nes, cual­quier hazaña pa­sa inad­ver­ti­da, lo que me­nos ne­ce­si­ta el atletismo des­pués de Bolt. Co­mo sue­le su­ce­der en las cri­sis más agu­das, la evi­den­cia del fra­ca­so se descubre des­de den­tro. La no­ti­cia de por­ta­da fue pro­ta­go­ni­za­da el do­min­go por un atle­ta fue­ra del ám­bi­to del Mun­dial. Ke­ne­ni­sa Be­ke­le, 37 años, el fon­dis­ta más com­ple­to de la his­to­ria, se que­dó a dos se­gun­dos del récord mun­dial del ke­niano El­yud Kip­cho­ge. En Ber­lín, no en el va­cío Doha.

/ EFE

Se­bas­tian Coe, pre­si­den­te de la IAFF.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.