El éxi­to del ma­tri­mo­nio Cloo­ney en el que na­die creía

El ac­tor y la abo­ga­da ce­le­bran su quin­to aniver­sa­rio de bo­da con dos hi­jos y de­di­ca­dos a múl­ti­ples cau­sas so­li­da­rias

El País (País Vasco) - - GENTE - MAI­TE NIE­TO,

Geor­ge Cloo­ney era has­ta 2013 el sol­te­ro de oro de Holly­wood. Ha­bía es­ta­do ca­sa­do con la ac­triz Ra­lia Bal­sam du­ran­te cua­tro años y se ha­bía con­ju­ra­do pa­ra no re­pe­tir ex­pe­rien­cia. In­clu­so es co­no­ci­da la apues­ta que te­nían va­rias com­pa­ñe­ras de pro­fe­sión, las ac­tri­ces Mi­che­lle Pfeif­fer, San­dra Bu­llock y Ni­co­le Kid­man. Du­ran­te 20 años las mu­je­res se su­ce­die­ron a su la­do en fies­tas y even­tos, pe­ro el ma­tri­mo­nio si­guió sien­do un asun­to que no en­tra­ba en sus pla­nes.

Amal Ala­mud­din (41 años), no te­nía na­da que ver con el mun­do del es­pec­tácu­lo. Su fa­ma se li­dia­ba en los juz­ga­dos in­ter­na­cio­na­les, un es­ce­na­rio to­tal­men­te ajeno a las al­fom­bras ro­jas. Ha­bía tra­ba­ja­do en Nue­va York en la ofi­ci­na del fis­cal en el Tri­bu­nal Es­pe­cial pa­ra Lí­bano en las Na­cio­nes Uni­das y en el Tri­bu­nal Pe­nal In­ter­na­cio­nal pa­ra la an­ti­gua Yu­gos­la­via. Des­pués, en Lon­dres y co­mo par­te de un pres­ti­gio­so des­pa­cho de abo­ga­dos, par­ti­ci­pó en di­fe­ren­tes cau­sas de pres­ti­gio, des­de ase­so­ra de Ko­fi An­nan cuan­do fue enviado es­pe­cial de la ONU pa­ra Si­ria, a pro­ce­sos en los que re­pre­sen­tó al Es­ta­do de Cam­bo­ya o a Ju­lian As­san­ge, fun­da­dor de Wi­kiLeaks.

Cloo­ney na­ció en Le­xing­ton (Ken­tucky) ha­ce 58 años. Su ma­dre fue rei­na de be­lle­za y con­ce­jal y su pa­dre, Nick Cloo­ney, un pre­sen­ta­dor de la ca­de­na de te­le­vi­sión AMC, bas­tan­te co­no­ci­do en Cin­cin­nat­ti. Él mis­mo es­tu­dió pe­rio­dis­mo, aun­que nun­ca lle­gó a li­cen­ciar­se. Sus pri­me­ras in­cur­sio­nes co­mo ac­tor lle­ga­ron a fi­na­les de los se­ten­ta, pe­ro no fue has­ta me­dia­dos de los no­ven­ta cuan­do su in­ter­pre­ta­ción del doc­tor Doug Ross de la se­rie Ur­gen­cias le dio el pa­se de­fi­ni­ti­vo al mun­do de las es­tre­llas de ci­ne.

Amal na­ció en Bei­rut (Lí­bano), hi­ja del crea­dor de la agen­cia de via­jes COMET; se es­ta­ble­ció en Gran Bre­ta­ña con su fa­mi­lia hu­yen­do de la gue­rra. Na­da pa­re­cía que pu­die­ra unir dos mun­dos tan di­fe­ren­tes, pe­ro en ju­lio de 2013 lo hi­zo un ami­go co­mún de la pa­re­ja que se pre­sen­tó con ella en la casa que el ac­tor tie­ne en el la­go de Co­mo, en Ita­lia.

“Fue di­fe­ren­te a cual­quie­ra de las otras re­la­cio­nes que le he co­no­ci­do, y las he co­no­ci­do des­de que él te­nía 13 años”, con­tó el pa­dre del ac­tor años des­pués so­bre aquel en­cuen­tro que pre­sen­cia­ron en di­rec­to él y su es­po­sa Ni­na. “Fue in­creí­ble. Es­ta jo­ven­ci­ta sig­ni­fi­có mu­cho pa­ra él ca­si in­me­dia­ta­men­te. Ella es ex­tra­or­di­na­ria y él, a su la­do, tam­bién”, ex­pli­có en una en­tre­vis­ta a la re­vis­ta Peo­ple. Aun­que sus pa­dres lo vie­ron cla­ro, ca­si na­die apos­ta­ba por una re­la­ción a dis­tan­cia y en­tre dos per­so­nas tan di­fe­ren­tes. La bo­da lle­gó a fi­na­les de sep­tiem­bre de 2014, fue en Ve­ne­cia y du­ró cua­tro días. Al pres­ti­gio pro­fe­sio­nal, Amal Ala­mud­din, aña­dió en­ton­ces un ha­lo de ele­gan­cia y es­ti­lo que con­si­guió el vis­to bueno in­clu­so de los más escépticos.

Cin­co años des­pués de su bo­da, la unión de es­ta pa­re­ja que se an­to­ja­ba in­só­li­ta, pa­re­ce con­so­li­da­da. En par­te se de­be a que Amal –que adop­tó el ape­lli­do de su ma­ri­do tras su bo­da– ha si­do ca­paz de man­te­ner su po­si­ción y ha­cer­le som­bra al mis­mí­si­mo Geor­ge. Y a que él, le­jos de sen­tir ce­los de la po­si­ción de su es­po­sa, se sien­te or­gu­llo­so, fe­liz y dis­pues­to a ser so­lo su acom­pa­ñan­te cuan­do to­ca. No se cor­ta en ala­bar su in­te­li­gen­cia y en mar­zo de es­te año lle­gó a de­cir al New York Daily News: “Mu­chas ve­ces me sien­to co­mo un idio­ta cuan­do ha­blo con mi pro­pia mu­jer”.

Unas pa­la­bras que ex­pre­sa­ban la ad­mi­ra­ción que la pro­fe­sa y que ella ya ha­bía con­fe­sa­do sen­tir tam­bién ha­cia él, unos me­ses an­tes, du­ran­te la en­tre­ga de los Pre­mios del Ame­ri­can Film Ins­ti­tu­te: “Es más fá­cil pa­ra mí di­ri­gir­me a un tri­bu­nal en nom­bre de un de­te­ni­do, que ha­blar en pú­bli­co co­mo lo ha­go es­ta no­che por pri­me­ra vez so­bre mi es­po­so. Lo ha­go por el in­men­so or­gu­llo de ver to­do lo que ha lo­gra­do”, di­jo en­ton­ces. Y aña­dió que era “un ca­ba­lle­ro en to­do el sen­ti­do de la pa­la­bra” y que aun­que él creía en la suer­te co­mo fac­tor de su éxi­to, ella lo atri­buía “a su ta­len­to y a su in­creí­ble ca­rác­ter”.

Los Cloo­ney se con­vir­tie­ron en pa­dres de los me­lli­zos Ella y Ale­xan­der en ju­nio de 2017. Ni si­quie­ra esa do­ble res­pon­sa­bi­li­dad les ha apar­ta­do de sus pro­fe­sio­nes, ni de im­pli­car­se jun­tos en nu­me­ro­sas y sig­ni­fi­ca­ti­vas cau­sas so­li­da­rias a las que han pres­ta­do su apo­yo y do­na­do ge­ne­ro­sos fon­dos: des­de apo­yar la lu­cha con­tra las ar­mas de fue­go en Es­ta­dos Uni­dos a es­co­la­ri­zar ni­ños si­rios, co­la­bo­rar en mo­men­tos de ca­tás­tro­fes na­tu­ra­les, com­ba­tir el ra­cis­mo o se­cun­dar a jó­ve­nes que tra­tan de cam­biar sus co­mu­ni­da­des.

A buen se­gu­ro Cloo­ney ha­brá sal­da­do ya sus apues­tas con Pfeif­fer, Bu­llock y Kid­man, y por el re­co­rri­do de su ma­tri­mo­nio no le ha­brá cos­ta­do re­co­no­cer lo que ya le pro­nos­ti­ca­ron sus amigas: que re­nun­cia­ría a su sol­te­ría cuan­do la mu­jer ade­cua­da lla­ma­ra a su puer­ta.

/ GETTY

Geor­ge y Amal Cloo­ney, en mar­zo en Edim­bur­go.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.