Ase­si­na­to en el cam­po de hoc­key

El País (País Vasco) - - PANTALLAS - NUÑO DO­MÍN­GUEZ,

En 2007 co­men­za­ron a des­cu­brir­se en la tie­rra hue­sos hu­ma­nos. Las ex­ca­va­do­ras que alla­na­ban el te­rreno pa­ra cons­truir un cam­po de hoc­key hier­ba en San Fer­nan­do (Cá­diz) de­ja­ron de tra­ba­jar. Lle­ga­ron los ar­queó­lo­gos y se to­pa­ron con una enor­me ne­cró­po­lis de 59 tum­bas cons­trui­das ha­ce 6.200 años. A pe­sar del abis­mo tem­po­ral, allí ya es­ta­ban pre­sen­tes los pi­la­res de las so­cie­da­des ac­tua­les: cla­ses so­cia­les, de­sigual­dad, creen­cias re­li­gio­sas, amor, vio­len­cia. La ma­yo­ría eran se­pul­tu­ras in­di­vi­dua­les, sin lu­jos, los ni­chos de la épo­ca. Unas po­cas eran de ma­yor ta­ma­ño y con­te­nían ri­cos ajua­res fu­ne­ra­rios. En una de ellas apa­re­cie­ron los ca­dá­ve­res de un hom­bre y una mu­jer fun­di­dos en un abra­zo, una ima­gen en­tra­ña­ble que dio la vuel­ta al mun­do.

Aho­ra, los in­ves­ti­ga­do­res del ya­ci­mien­to del cam­po de hoc­key pre­sen­tan el aná­li­sis de los dos ca­dá­ve­res ha­lla­dos en la se­pul­tu­ra más mo­nu­men­tal y ri­ca de to­do el ce­men­te­rio. Su con­clu­sión es que es­tán an­te uno de los ca­sos de muer­te vio­len­ta más an­ti­guos de la pe­nín­su­la Ibé­ri­ca.

En aquel tiem­po, San Fer­nan­do era una is­la se­pa­ra­da por una bue­na len­gua de mar de las cos­tas con­ti­nen­ta­les, el fo­so per­fec­to an­te po­si­bles in­va­so­res. Allí se vi­vía de la agri­cul­tu­ra, de la ga­na­de­ría y de la pes­ca. Por el ta­ma­ño del ce­men­te­rio se tra­ta­ba de un asen­ta­mien­to im­por­tan­te y per­ma­nen­te.

En la se­pul­tu­ra nú­me­ro 11, de unos dos me­tros de diá­me­tro y cu­bier­ta con la­jas de pie­dra, apa­re­cie­ron los cuer­pos de dos hom­bres. El pri­me­ro te­nía unos 30 años. En me­dio de la fren­te pre­sen­ta­ba una pro­fun­da herida en el crá­neo que po­dría ha­ber­le oca­sio­na­do la muer­te. Se le en­te­rró en po­si­ción fe­tal y la tum­ba fue se­lla­da. Un tiem­po des­pués la re­abrie­ron, re­ti­ra­ron los hue­sos ya pe­la­dos y allí se de­jó un se­gun­do ca­dá­ver, el de un hom­bre de unos 45 años. Es­te tam­bién pre­sen­ta­ba una gran herida en el crá­neo, tam­bién po­si­ble­men­te mor­tal. An­te la au­sen­cia de otras le­sio­nes y las po­cas po­si­bi­li­da­des de que las he­ri­das sean de ac­ci­den­tes, los an­tro­pó­lo­gos y ar­queó­lo­gos creen que lo más plau­si­ble es que sean dos muer­tes vio­len­tas.

En es­ta tum­ba se ha­lló el ajuar fu­ne­ra­rio más ri­co de la ne­cró­po­lis. “Ha­bía un co­llar de ám­bar que pro­ba­ble­men­te se ha­bía traí­do de Si­ci­lia, va­si­jas de ba­rro y cin­co agu­jas de hue­so que po­dían ser de un to­ca­do en el pe­lo”, ex­pli­ca Eduar­do Vi­jan­de, ar­queó­lo­go de la Uni­ver­si­dad de Cá­diz y coau­tor del es­tu­dio. “Es­tos ajua­res tan ex­clu­si­vos nos ha­blan de las pri­me­ras de­sigual­da­des en so­cie­da­des hu­ma­nas. Sur­gen jus­to en es­te mo­men­to, el Neo­lí­ti­co, cuan­do la in­ven­ción de la agri­cul­tu­ra y la ga­na­de­ría ge­ne­ra las pri­me­ras acu­mu­la­cio­nes de pro­duc­tos y sus due­ños pa­san a ser los pri­me­ros ri­cos. Es­tos des­equi­li­brios ge­ne­ran vio­len­cia. Apar­te de un ca­so de muer­te vio­len­ta de ha­ce 400.000 años lo­ca­li­za­do en Ata­puer­ca y per­te­ne­cien­te a un Ho­mo hei­del­ber­gen­sis, cree­mos que es­te es el ca­so más an­ti­guo de muer­te vio­len­ta que se co­no­ce en la Pe­nín­su­la”, ex­pli­ca el ar­queó­lo­go. Los re­sul­ta­dos de su es­tu­dio se aca­ban de pu­bli­car en In­ter­na­tio­nal Jour­nal of Pa­leo­pat­ho­logy.

La an­tro­pó­lo­ga de la Uni­ver­si­dad de Gra­na­da Ly­dia Sán­che­zBar­ba, que ha ana­li­za­do los res­tos cra­nea­les, re­co­no­ce que es muy di­fí­cil co­no­cer los de­ta­lles de am­bas muer­tes y sa­ber si los dos hom­bres eran pa­rien­tes. No se ha con­se­gui­do ex­traer ADN de los res­tos. Tam­po­co es po­si­ble de­ter­mi­nar el tiem­po que pa­só en­tre un en­te­rra­mien­to y otro. “Lo que sí sa­be­mos es que re­ci­bie­ron un ri­to fu­ne­ra­rio di­fe­ren­te al del res­to, con el ajuar más va­lio­so, y que ellos son los úni­cos que mues­tran le­sio­nes cra­nea­les”, ex­pli­ca.

Ha­ce ya años que ter­mi­na­ron las ex­ca­va­cio­nes ar­queo­ló­gi­cas

Una ne­cró­po­lis de ha­ce 6.200 años, ha­lla­da ba­jo una ins­ta­la­ción de­por­ti­va, re­ve­la uno de los ca­sos más an­ti­guos de muer­te vio­len­ta

en la ne­cró­po­lis. So­bre ella es­tá aho­ra el cam­po mu­ni­ci­pal de hoc­key Pa­blo Ne­gre, al que a me­nu­do va a en­tre­nar la se­lec­ción es­pa­ño­la, co­men­ta Vi­jan­de. Pro­ba­ble­men­te los ju­ga­do­res no sa­ben que ba­jo sus pies hay to­da­vía de­ce­nas de muer­tos de ha­ce 6.200 años, pues un ter­cio de to­da la ne­cró­po­lis no pu­do ser ex­ca­va­da.

/ E. VI­JAN­DE

Los dos ca­dá­ve­res ha­lla­dos en la tum­ba 11 de la ne­cró­po­lis.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.