El cho­que en­tre ins­ti­tu­cio­nes su­me a Pe­rú en una gra­ve cri­sis po­lí­ti­ca

El País (País Vasco) - - INTERNACIO­NAL - JAC­QUE­LI­NE FOWKS,

El cho­que en­tre ins­ti­tu­cio­nes ha su­mi­do a Pe­rú en una pro­fun­da cri­sis po­lí­ti­ca. El pulso en­tre el pre­si­den­te, Mar­tín Vizcarra, y el Con­gre­so, do­mi­na­do por una ma­yo­ría opo­si­to­ra,

La de­ci­sión de Vizcarra bus­ca­ba, en sus­tan­cia, una sa­li­da a los in­ten­tos de la opo­si­ción de ele­gir más ma­gis­tra­dos afi­nes en el Tri­bu­nal Cons­ti­tu­cio­nal y con­tro­lar di­cha ins­ti­tu­ción. Se pro­du­jo, ade­más, des­pués de me­ses de blo­queo de fac­to del po­der le­gis­la­ti­vo. Sin em­bar­go, las fuer­zas opo­si­to­ras no aca­tan el cie­rre del Con­gre­so y lle­ga­ron a ca­li­fi­car la me­di­da de “gol­pe de Es­ta­do”, en pa­la­bras del pre­si­den­te del Con­gre­so, Pe­dro Olae­chea.

La ur­gen­cia de las ban­ca­das de Fuer­za Po­pu­lar y del Par­ti­do Apris­ta de ase­gu­rar­se la ma­yo­ría de vo­tos en el Cons­ti­tu­cio­nal se de­be a que sus prin­ci­pa­les lí­de­res se pre­ci­pi­tó la no­che del lu­nes. El blo­queo del Par­la­men­to lle­vó al man­da­ta­rio a di­sol­ver­lo y a con­vo­car nue­vas elec­cio­nes le­gis­la­ti­vas. Lo hi­zo in­vo­can­do un me­ca­nis­mo pre­vis­to por el ar­tícu­lo 134 de la Cons­ti­tu­ción, que

es­tán sien­do in­ves­ti­ga­dos por dos gran­des ca­sos de co­rrup­ción. El pri­me­ro, vin­cu­la­do a pa­gos ile­ga­les de la cons­truc­to­ra bra­si­le­ña Ode­brecht pa­ra fon­dos de cam­pa­ña y so­bor­nos. Y el se­gun­do, re­la­cio­na­do con una tra­ma ile­gal que ope­ra­ba con la or­ga­ni­za­ción cri­mi­nal Cue­llos Blan­cos del Puer­to.

Kei­ko Fu­ji­mo­ri, la lí­der de la opo­si­ción, es­tá en pri­sión pre­ven­ti­va des­de oc­tu­bre de 2018 mien­tras es in­ves­ti­ga­da por la­va­do de di­ne­ro co­mo con­se­cuen­cia de los so­bor­nos de Ode­brecht a su cam­pa­ña elec­to­ral de 2016. La de­fen­sa de Fu­ji­mo­ri es­pe­ra una de­ci­sión del Cons­ti­tu­cio­nal pa­ra anu­lar di­cha pri­sión pre­ven­ti­va, pe­ro se pue­de ac­ti­var cuan­do la Cá­ma­ra re­cha­za con­si­de­rar dos pro­yec­tos de ley del Go­bierno. El Ejér­ci­to se ali­neó con Vizcarra, mien­tras la ban­ca­da fu­ji­mo­ris­ta y sus alia­dos de la de­re­cha vo­ta­ron sus­pen­der al pre­si­den­te.

la opo­si­ción tam­bién pre­vé acu­dir a ese tri­bu­nal pa­ra sor­tear las in­ves­ti­ga­cio­nes fis­ca­les y se­guir ha­cien­do po­lí­ti­ca.

El Eje­cu­ti­vo plan­teó el lu­nes al Con­gre­so una cues­tión de con­fian­za so­bre un pro­yec­to de ley. Se tra­ta­ba de aña­dir a una nor­ma exis­ten­te los cri­te­rios de trans­pa­ren­cia, plu­ra­li­dad y par­ti­ci­pa­ción ciu­da­da­na en la se­lec­ción de can­di­da­tos al Cons­ti­tu­cio­nal, ya que la opo­si­ción in­vi­tó a 11 pos­tu­lan­tes —10 de ellos afi­nes— a for­mar la ter­na que lue­go iba a ser vo­ta­da en el Pleno. El Par­la­men­to, sin em­bar­go, no vo­tó la cues­tión de con­fian­za y so­me­tió al vo­to la elec­ción de ma­gis­tra­dos. Lo­gró nom­brar

a uno, ya que ho­ras más tar­de Vizcarra dio por re­cha­za­da la cues­tión de con­fian­za, anun­ció la di­so­lu­ción del Le­gis­la­ti­vo y la con­vo­ca­to­ria a elec­cio­nes.

Mo­vi­li­za­cio­nes ciu­da­da­nas lle­na­ron las ca­lles de 15 ciu­da­des pa­ra res­pal­dar la de­ci­sión del pre­si­den­te. Sin em­bar­go, sus ri­va­les no se die­ron por ven­ci­dos y ya en­tra­da la no­che el pre­si­den­te del Con­gre­so nom­bró co­mo “pre­si­den­ta en fun­cio­nes” a la vi­ce­pre­si­den­ta Mer­ce­des Aráoz. An­tes de eso, des­ti­tu­ye­ron al man­da­ta­rio a tra­vés de una mo­ción cal­za­da a úl­ti­ma ho­ra. En la prác­ti­ca, la Cá­ma­ra acor­dó sus­pen­der de sus fun­cio­nes a Vizcarra: en­vió el do­cu­men­to de sus­pen­sión al Go­bierno, pe­ro es­te no fue re­ci­bi­do.

La ma­ña­na de ayer Olae­chea in­for­mó de que la opo­si­ción rea­li­za­ba con­sul­tas le­ga­les so­bre los pa­sos a se­guir. “Por el mo­men­to, soy pre­si­den­te de la co­mi­sión per­ma­nen­te”, ma­ni­fes­tó. Se­gún la Cons­ti­tu­ción di­cho ór­gano per­ma­ne­ce ac­ti­vo has­ta que sean ele­gi­dos los nue­vos con­gre­sis­tas. Se­gún el de­cre­to de di­so­lu­ción pu­bli­ca­do ano­che por el dia­rio ofi­cial, los co­mi­cios se rea­li­za­rán el 26 de ene­ro.

Vizcarra ya ha­bía ad­ver­ti­do la tar­de del lu­nes de que ca­bía la po­si­bi­li­dad de una di­so­lu­ción del Le­gis­la­ti­vo. La De­fen­so­ría del Pue­blo se­ña­ló en un pro­nun­cia­mien­to que la in­ter­pre­ta­ción de la ley he­cha por el je­fe del Go­bierno “se ale­ja de la Cons­ti­tu­ción”, da­do que en el Pleno no se lle­gó a rea­li­zar la vo­ta­ción con­tra la cues­tión de con­fian­za, sino que tan so­lo se plan­teó.

Re­fren­do del Ejér­ci­to

Pa­sa­das las 10 de la no­che del lu­nes, los co­man­dan­tes ge­ne­ra­les de las Fuer­zas Ar­ma­das, el je­fe del Co­man­do Con­jun­to y el di­rec­tor ge­ne­ral de la Po­li­cía Na­cio­nal se reunie­ron con Vizcarra pa­ra dar­le su res­pal­do y di­fun­die­ron un co­mu­ni­ca­do en el que lo re­co­no­cían co­mo “je­fe su­pre­mo” de di­chos or­ga­nis­mos, es de­cir, un re­fren­do de su au­to­ri­dad. La pri­me­ra reac­ción de una en­ti­dad mul­ti­la­te­ral so­bre la cri­sis po­lí­ti­ca en Pe­rú ha si­do la de la Or­ga­ni­za­ción de Es­ta­dos Ame­ri­ca­nos (OEA). “Es un pa­so cons­truc­ti­vo que las elec­cio­nes han si­do lla­ma­das con­for­me a los pla­zos constituci­onales y que la de­ci­sión de­fi­ni­ti­va re­cai­ga so­bre el pue­blo pe­ruano. Es con­ve­nien­te que la po­la­ri­za­ción po­lí­ti­ca que su­fre el país la re­suel­va el pue­blo en las ur­nas”. Pe­ro la OEA es­pe­ra que el Tri­bu­nal Cons­ti­tu­cio­nal se pro­nun­cie “res­pec­to a la le­ga­li­dad y le­gi­ti­mi­dad de las de­ci­sio­nes adop­ta­das, así co­mo so­bre las di­fe­ren­cias que pu­die­ran exis­tir en la in­ter­pre­ta­ción de la Cons­ti­tu­ción”.

Mien­tras en Pe­rú con­ti­núa una ba­ta­lla de opi­nio­nes acer­ca del nue­vo es­ce­na­rio po­lí­ti­co, Vizcarra ha nom­bra­do co­mo nue­vo pre­si­den­te del Con­se­jo de Mi­nis­tros a Vi­cen­te Ze­ba­llos, quien es con­gre­sis­ta del par­ti­do de Go­bierno, era el mi­nis­tro de Jus­ti­cia y uno de sus más importante­s con­se­je­ros po­lí­ti­cos.

/ GUA­DA­LU­PE PAR­DO (REUTERS)

Agen­tes de po­li­cía vi­gi­lan las in­me­dia­cio­nes del Con­gre­so pe­ruano tras su di­so­lu­ción, ayer en Li­ma.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.