El oto­ño de Ne­tan­yahu

El pri­mer mi­nis­tro is­rae­lí ca­re­ce de apo­yos pa­ra for­mar Go­bierno, mien­tras el fis­cal ge­ne­ral pla­nea in­cul­par­le en tres ca­sos de co­rrup­ción

El País (País Vasco) - - INTERNACIO­NAL - JUAN CAR­LOS SANZ,

Cuan­do co­mien­za el año 5780 des­pués de la crea­ción, de acuer­do con el ca­len­da­rio ju­dío, el mun­do de Ben­ja­mín Ne­tan­yahu de­cli­na. El oto­ño del pri­mer mi­nis­tro que du­ran­te más tiem­po ha go­ber­na­do Israel co­mien­za con ne­gros pre­sa­gios. Su par­ti­do, el con­ser­va­dor Li­kud, ha per­di­do las elec­cio­nes ce­le­bra­das el pa­sa­do día 17, su­pe­ra­do en un es­ca­ño por la alian­za cen­tris­ta Azul y Blan­co del ex­ge­ne­ral Benny Gantz. Pe­se a su re­tro­ce­so, ha re­ci­bi­do el en­car­go de for­mar Go­bierno, una ta­rea de Sí­si­fo que pa­re­ce con­de­na­da al fra­ca­so por se­gun­da vez es­te año, tras el blo­queo de­ri­va­do de las le­gis­la­ti­vas de abril.

El eco de la tra­di­cio­nal fe­li­ci­ta­ción he­brea —“Sha­ná to­vá ume­tu­ká!” (“Buen y dul­ce año”)— to­da­vía re­so­na­rá ma­ña­na cuan­do el fis­cal ge­ne­ral de Israel, Avi­chai Man­del­blit, con­vo­que una au­dien­cia que pue­de desem­bo­car en la in­cul­pa­ción de Ne­tan­yahu en tres ca­sos de co­rrup­ción por frau­de, so­borno y abu­so de po­der. Bi­bi, el apo­do po­pu­lar del que el mis­mo go­ber­nan­te se jac­ta, cum­pli­rá 70 años el día 21. Si no re­nun­cia an­tes, en­ton­ces es­ta­rá a pun­to de ven­cer el pla­zo que le ha con­ce­di­do el pre­si­den­te de Israel, Reu­ven Ri­vlin, pa­ra for­mar un nue­vo Ga­bi­ne­te.

Los par­ti­dos de la de­re­cha is­rae­lí, que se­cun­da­ron la hui­da ha­cia ade­lan­te de una re­pe­ti­ción de las elec­cio­nes, no han con­se­gui­do su­mar la ma­yo­ría de la le­gis­la­tu­ra an­te­rior. La re­edi­ción del con­si­de­ra­do co­mo Go­bierno más con­ser­va­dor en la his­to­ria de Israel re­sul­ta in­via­ble des­de que Avig­dor Lie­ber­man, lí­der po­lí­ti­co de los ju­díos ru­soha­blan­tes, rom­pió con su an­ti­guo men­tor. Los ocho dipu­tados de su par­ti­do, Israel Nues­tra Ca­sa, no se han in­cli­na­do por el blo­que de la de­re­cha (55 es­ca­ños) ni por el de cen­troiz­quier­da (54).

“El dis­cur­so que pro­nun­ció pa­ra acep­tar el en­car­go del pre­si­den­te bien po­dría ser­vir, en un fu­tu­ro no tan dis­tan­te, pa­ra lan­zar la ter­ce­ra cam­pa­ña elec­to­ral del Li­kud en un año”, apun­ta el analista po­lí­ti­co Yos­si Ver­ter en las pá­gi­nas del pe­rió­di­co Haa­retz. Las fór­mu­las que se ma­ne­jan pa­ra evi­tar una nue­va re­pe­ti­ción de los co­mi­cios van des­de un Eje­cu­ti­vo de uni­dad con Azul y Blan­co has­ta el re­torno de Lie­ber­man a la coa­li­ción de la gran de­re­cha is­rae­lí.

Nin­gu­na de las al­ter­na­ti­vas funciona. El cen­tris­ta Gantz no de­ja de en­to­nar el man­tra de que, mien­tras afron­te una in­cul­pa­ción por co­rrup­ción, Ne­tan­yahu no se sen­ta­rá en la mis­ma me­sa de un Eje­cu­ti­vo con él. Cuan­do se le ol­vi­da por inex­pe­rien­cia po­lí­ti­ca, sus alia­dos —en par­ti­cu­lar el ex­mi­nis­tro de Fi­nan­zas Yair La­pid— se ocu­pan de re­cor­dár­se­lo. Pa­ra el lí­der de Israel Nues­tra Ca­sa, eri­gi­do en pa­la­dín de los lai­cos, cual­quier pac­to con los par­ti­dos ul­tra­rre­li­gio­sos es aho­ra una lí­nea ro­ja in­fran­quea­ble. La es­tra­te­gia de Lie­ber­man pa­ra for­zar la di­so­lu­ción de la Kne­set (el Par­la­men­to) an­tes del ve­rano ya per­se­guía el re­le­vo de Ne­tan­yahu co­mo lí­der de la de­re­cha.

Los ciu­da­da­nos de­man­dan, pe­se a la con­fu­sión rei­nan­te, una so­lu­ción al blo­queo po­lí­ti­co. El 50,6% de los is­rae­líes se mues­tra a fa­vor de un Eje­cu­ti­vo de gran coa­li­ción pac­ta­do en­tre Gantz y Ne­tan­yahu, se­gún una en­cues­ta del ca­nal de te­le­vi­sión es­ta­tal Kan. Y el 60% re­cha­za la

El 50,6% de los ciu­da­da­nos apo­yan un Eje­cu­ti­vo de gran coa­li­ción

“Bus­ca le­gi­ti­mar­se a tra­vés de una fo­to jun­to a sus ri­va­les”, di­ce un analista

/ RONEN ZVULUN (REUTERS)

Ne­tan­yahu, el 1 de sep­tiem­bre en Je­ru­sa­lén.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.