John­son re­su­ci­ta el fan­tas­ma de la fron­te­ra en Ir­lan­da

El País (País Vasco) - - INTERNACIO­NAL - RA­FA DE MI­GUEL,

“La gen­te de­be en­fren­tar­se a la cru­da reali­dad. Nos va­mos de la UE, y eso, me te­mo, su­pon­drá al­gún cam­bio en el sta­tu quo”. El pri­mer mi­nis­tro bri­tá­ni­co, Bo­ris John­son, anun­ció fi­nal­men­te ayer lo que sus de­trac­to­res ya sos­pe­cha­ban: en sus pla­nes pa­ra

La sos­pe­cha de to­dos los ri­va­les po­lí­ti­cos de John­son es que es­tá ju­gan­do a ten­sar la cuer­da con el pro­pó­si­to úl­ti­mo de ha­cer que un Bre­xit sin acuer­do sea inevi­ta­ble. ¿En qué con­sis­ti­ría es­te jue­go? Has­ta el úl­ti­mo mo­men­to, ha sos­te­ni­do el men­sa­je de que que­ría al­can­zar un pac­to con Bru­se­las, pe­ro se ha cui­da­do mu­cho de de­ta­llar su pro­pues­ta. El tiem­po co­rre a su fa­vor. La fe­cha fi­ja­da ofi­cial­men­te pa­ra que el Reino Uni­do aban­do­ne la UE es el 31 de oc­tu­bre. La úl­ti­ma opor­tu­ni­dad pa­ra con­ven­cer a los Vein­ti­sie­te de que se re­plan­teen su pos­tu­ra ten­drá lu­gar el 17 de oc­tu­bre, fe­cha en la que es­tá pre­vis­to un nue­vo Con­se­jo Eu­ro­peo.

El pri­mer mi­nis­tro tie­ne in­ten­ción de co­men­zar a ex­pli­car su pro­pues­ta a los di­fe­ren­tes lí­de­res eu­ro­peos en las pró­xi­mas ho­ras. Al­go ya se ha fil­tra­do a los me­dios, y la res­pues­ta ir­lan­de­sa ha si­do ro­tun­da. “No es una pro­pues­ta, es un mal co­mien­zo. Ha lle­ga­do la ho­ra de que la Unión Eu­ro­pea re­ci­ba una pro­pues­ta se­ria del Go­bierno del Reino Uni­do si que­re­mos que sea po­si­ble un acuer­do an­tes del 31 de oc­tu­bre. Ir­lan­da del Nor­te y la Re­pú­bli­ca de Ir­lan­da se me­re­cen al­go me­jor que es­to”, es­cri­bió el vi­ce­pre­si­den­te ir­lan­dés, Si­mon Co­ve­ney, en su cuen­ta en Twit­ter. La emi­so­ra pú­bli­ca ir­lan­de­sa RTE ha­bía des­ve­la­do ho­ras an­tes los pla­nes de Lon­dres de es­ta­ble­cer pues­tos de con­trol adua­ne­ros a 16 ki­ló­me­tros de la fron­te­ra fí­si­ca. el Bre­xit, con o sin acuer­do, Ir­lan­da del Nor­te va de la mano del Reino Uni­do, y eso sig­ni­fi­ca que la fron­te­ra con el te­rri­to­rio co­mu­ni­ta­rio de­be­rá par­tir, con ma­yor o me­nor sua­vi­dad, a la is­la de Ir­lan­da. La po­si­ble ins­ta­la­ción de pues­tos de con­trol adua­ne­ros pro­vo­có una reac­ción ai­ra­da en Du­blín.

Aun­que John­son res­tó im­por­tan­cia a esa idea, y la ca­li­fi­có de des­fa­sa­da, el pri­mer mi­nis­tro ha em­pe­za­do a ex­pre­sar con ma­yor cla­ri­dad que en sus pla­nes es­tá al­gún ti­po de se­pa­ra­ción te­rri­to­rial. “Es­toy ab­so­lu­ta­men­te con­ven­ci­do de que pue­de ser una fron­te­ra de pri­me­ra cla­se, con una re­duc­ción al mí­ni­mo de los in­con­ve­nien­tes pa­ra per­so­nas y em­pre­sas”, di­jo.

Al­gu­nas de las pro­pues­tas ya han cir­cu­la­do en las úl­ti­mas se­ma­nas. La prin­ci­pal, ha ex­pli­ca­do Dow­ning Street, su­pon­dría crear una zo­na eco­nó­mi­ca co­mún

pa­ra el con­trol de ga­na­dos y pro­duc­tos agrí­co­las, una de las áreas más de­li­ca­das de la ne­go­cia­ción. Su­pon­dría com­par­tir re­gla­men­tos y cri­te­rios, y Lon­dres ha pre­sen­ta­do la idea co­mo una gran ce­sión. Jun­to a eso, se plan­tean res­pues­tas tec­no­ló­gi­cas y le­ga­les co­mo el se­gui­mien­to por sa­té­li­te de las ru­tas de mer­can­cías o la crea­ción de los lla­ma­dos “trans­por­tis­tas de con­fian­za”, un mé­to­do que con­ce­de la ges­tión de mer­can­cías a em­pre­sas con repu­tación con­so­li­da­da.

John­son, quien ya no dis­po­ne de ma­yo­ría par­la­men­ta­ria en West­mins­ter, ha ce­di­do a las pre­sio­nes de los unio­nis­tas no­rir­lan­de­ses del DUP, cu­yos 10 dipu­tados sos­te­nían has­ta aho­ra al Go­bierno con­ser­va­dor. Pa­ra ellos, un prin­ci­pio sa­gra­do es que Ir­lan­da del Nor­te no ten­ga un es­ta­tus le­gal di­fe­ren­te al del res­to del Reino Uni­do.

El lla­ma­do backs­top, la so­lu­ción crea­da por Bru­se­las pa­ra des­ha­cer el en­re­do, ga­ran­ti­za­ba que Ir­lan­da del Nor­te si­guie­ra for­man­do par­te, a efec­tos adua­ne­ros y de mer­ca­do, del te­rri­to­rio co­mu­ni­ta­rio. Al me­nos du­ran­te un pe­rio­do de tran­si­ción has­ta que el Reino Uni­do y la UE acor­da­ran una nue­va re­la­ción co­mer­cial.

Opo­si­ción fron­tal

La opo­si­ción fron­tal de los unio­nis­tas no­rir­lan­de­ses y de los con­ser­va­do­res eu­ro­es­cép­ti­cos lle­va­ron a la ex pri­me­ra mi­nis­tra The­re­sa May al con­ven­ci­mien­to de que no po­dría sa­car ade­lan­te esa idea. Y pro­pu­so otra: man­te­ner a to­do el Reino Uni­do en la unión adua­ne­ra has­ta que se al­can­za­ra una so­lu­ción de­fi­ni­ti­va. Bien en de­fen­sa de la in­te­gri­dad te­rri­to­rial, bien con la sos­pe­cha de que el me­ca­nis­mo se­ría una tram­pa per­pe­tua pa­ra Lon­dres, el ala más du­ra de los to­ries de­jó cla­ro, has­ta en tres vo­ta­cio­nes que nun­ca acep­ta­ría el backs­top.

Pe­ro esa fue la ban­de­ra con la que John­son lo­gró el li­de­raz­go con­ser­va­dor, jun­to con la pro­me­sa de sa­car al Reino Uni­do de la UE el 31 de oc­tu­bre. Por eso la opo­si­ción sos­pe­cha que la es­tra­te­gia del pri­mer mi­nis­tro es­con­de un do­ble jue­go. O tri­ple. Pue­de pre­sen­tar un su­pues­to nue­vo plan que en reali­dad no es más que un re­tro­ce­so en las ne­go­cia­cio­nes y, cuan­do Bru­se­las lo re­cha­ce, echar a los Vein­ti­sie­te la cul­pa del fra­ca­so. Pue­de lle­var a la UE has­ta el pre­ci­pi­cio y lo­grar que el mie­do a un Bre­xit sal­va­je do­ble­gue los áni­mos. O pue­de, en cual­quier ca­so, lo­grar que co­rra el re­loj has­ta con­se­guir lo que fue su pro­pó­si­to des­de un prin­ci­pio: sa­car al Reino Uni­do sin nin­gún ti­po de acuer­do.

/ NEIL HALL (EFE)

Bo­ris John­son, a su sa­li­da del con­gre­so del Par­ti­do Con­ser­va­dor bri­tá­ni­co, ayer en Mán­ches­ter.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.