Una lí­nea in­vi­si­ble pa­ra re­cu­pe­rar la paz en la is­la

El País (País Vasco) - - INTERNACIO­NAL -

Si el Reino Uni­do aban­do­na el club co­mu­ni­ta­rio, la Re­pú­bli­ca de Ir­lan­da —un Es­ta­do miem­bro de la Unión Eu­ro­pea— se­rá la nue­va fron­te­ra oc­ci­den­tal. Pe­ro una por­ción de esa is­la, Ir­lan­da del Nor­te, si­gue sien­do te­rri­to­rio bri­tá­ni­co. Du­ran­te tres años se ha in­ten­ta­do dar con la res­pues­ta a un do­ble pro­ble­ma. Bru­se­las no quie­re nin­gún hue­co fí­si­co que pon­ga en ries­go su mer­ca­do in­te­rior, pe­ro ni Du­blín ni Bru­se­las desean que pe­li­gre la si­tua­ción con­se­gui­da tras el Acuer­do de Paz de Vier­nes San­to, en 1998.

La ma­gia de aquel pac­to fue ha­cer in­vi­si­ble la lí­nea que se­pa­ra a los dos paí­ses. Una so­la is­la pa­ra ayu­dar a sus ha­bi­tan­tes a ol­vi­dar que te­nían na­cio­na­li­da­des dis­tin­tas. La idea fun­cio­nó, por­que la Re­pú­bli­ca de Ir­lan­da y el Reino Uni­do per­te­ne­cían am­bos a la UE: li­ber­tad de mo­vi­mien­to de per­so­nas, bie­nes y ser­vi­cios. Por eso cual­quier re­cuer­do de la ci­ca­triz, co­mo un pues­to de con­trol adua­ne­ro, po­dría con­ver­tir­se en blan­co de los vio­len­tos, cu­ya pre­sen­cia si­gue aún muy la­ten­te.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.