El aban­de­ra­do de los jó­ve­nes eu­ro­peís­tas

El País (País Vasco) - - INTERNACIO­NAL - ANA CARBAJOSA,

Da­mian Boe­se­la­ger es un re­cién lle­ga­do a la po­lí­ti­ca eu­ro­pea. Lo­gró en ma­yo un es­ca­ño en la Eu­ro­cá­ma­ra con un par­ti­do nue­vo, lo que su­po­ne ade­más una ra­re­za en el uni­ver­so po­lí­ti­co de la Unión Eu­ro­pea. Volt es un par­ti­do pan­eu­ro­peo, que no sur­ge de una ma­triz po­lí­ti­ca na­cio­nal. Es una pla­ta­for­ma eu­ro­pea des­de su na­ci­mien­to. Y es así, por­que Boe­se­la­ger y el ejér­ci­to de jó­ve­nes glo­ba­les que le apo­yan no con­ci­ben una Eu­ro­pa con fron­te­ras ni una iden­ti­dad na­cio­nal úni­ca. Na­cie­ron y cre­cie­ron con una Eu­ro­pa que dan por sen­ta­da y aho­ra ob­ser­van con es­pan­to los re­bro­tes na­cio­na­lis­tas de quie­nes abo­gan por una UE ji­ba­ri­za­da.

Boe­se­la­ger, ale­mán de 31 años y ca­be­za del par­ti­do, abre mu­cho los ojos y son­ríe co­mo si to­da­vía no se cre­ye­ra que los pa­si­llos de Bru­se­las y Es­tras­bur­go van a ser su nue­va ca­sa. “Cuan­do mi­ra­mos al Par­la­men­to Eu­ro­peo, ve­mos que los par­ti­dos na­cio­na­les tie­nen mu­cho más po­der so­bre ellos que el gru­po eu­ro­peo. Los gran­des te­mas no se re­suel­ven por­que la po­lí­ti­ca na­cio­nal blo­quea te­mas que de­be­rían ser re­suel­tos des­de una óp­ti­ca eu­ro­pea. ¿Quién pien­sa en tér­mi­nos real­men­te eu­ro­peos?”, pre­gun­ta en una li­bre­ría en el nor­te de Ber­lín, don­de vi­ve. “El cam­bio cli­má­ti­co, la di­gi­ta­li­za­ción, la mi­gra­ción. Es que mu­chos de los gran­des re­tos so­lo se pue­den so­lu­cio­nar jun­tos”, de­fien­de.

Volt di­ce re­pre­sen­tar a la ge­ne­ra­ción más jo­ven de vo­tan­tes eu­ro­peos, “los que no tie­nen pro­ble­ma en que su iden­ti­dad se des­do­ble en va­rias ca­pas que no son ex­clu­yen­tes. Pa­ra no­so­tros hoy se­ría to­tal­men­te ab­sur­do, in­con­ce­bi­ble que hu­bie­ra una fron­te­ra en­tre Po­lo­nia y Ale­ma­nia”. Ese “no­so­tros” es una le­gión de jó­ve­nes idea­lis­tas que has­ta aho­ra no par­ti­ci­pa­ba en po­lí­ti­ca. El 70% de sus miem­bros ac­ti­vos no tie­nen ex­pe­rien­cia po­lí­ti­ca pre­via, se­gún sus da­tos. “Por­que te­nían la sen­sa­ción de que da­ba un po­co igual lo que hi­cie­ras, que tu opi­nión no iba a con­tar. Esa sen­sa­ción es es­pe­cial­men­te fuer­te en Ale­ma­nia, con la gran coa­li­ción”.

To­do em­pe­zó con una “cu­tre pá­gi­na web” y al­gu­nas pu­bli­ca­cio­nes en Fa­ce­book. En se­gui­da, unas cien per­so­nas di­je­ron es­tar in­tere­sa­das y eso les dio el áni­mo pa­ra se­guir ade­lan­te en 2017. Hoy tie­nen 60.000 sim­pa­ti­zan­tes re­gis­tra­dos y 500 gru­pos lo­ca­les y ac­ti­vos en to­da la Unión. El grue­so de sus apo­yos lo tie­nen en Ale­ma­nia —250.000 vo­tos en las pa­sa­das eu­ro­peas de ma­yo—, y el otro cuar­to de mi­llón de vo­tos en el res­to de paí­ses de la UE. Eso a pe­sar de que hu­bo paí­ses, co­mo Ita­lia o Fran­cia, en los que no se pu­die­ron pre­sen­tar por las par­ti­cu­la­ri­da­des de las le­yes elec­to­ra­les na­cio­na­les.

Al fi­nal, lo­gra­ron un es­ca­ño, el de Boe­se­la­ger, que des­em­bar­có en Bru­se­las tras la re­sa­ca elec­to­ral ca­si co­mo un mar­ciano que ate­rri­za en el pla­ne­ta Tie­rra. Allí ne­go­ció con el gru­po de los li­be­ra­les y con Los Ver­des en bus­ca de aco­mo­do y aca­ba­ron jun­to a los eco­lo­gis­tas, co­mo de­ci­die­ron sus ba­ses y a la vis­ta de lo que les ofre­cían sen­dos gru­pos. En Volt quie­ren pe­lear pa­ra que el Par­la­men­to ga­ne pe­so fren­te al Con­se­jo, por­que creen que la ar­qui­tec­tu­ra co­mu­ni­ta­ria es par­te de la cri­sis de le­gi­ti­mi­dad que atra­vie­sa la Unión. “Mu­chos eu­ro­peos sien­ten que su voz no se es­cu­cha en Bru­se­las. Que vo­tan en las eu­ro­peas, pe­ro no sir­ve. Se tra­ta de acer­car a los ciu­da­da­nos a la UE”, de­fien­de. “Lo que es­tá cla­ro es que no po­de­mos se­guir co­mo has­ta aho­ra. Es­tas elec­cio­nes han si­do una lla­ma­da de aten­ción”.

De­cep­ción

Boe­se­la­ger di­ce tam­bién que la elec­ción de su com­pa­trio­ta, la nue­va pre­si­den­ta de la Co­mi­sión Eu­ro­pea, Ur­su­la von der Le­yen, fue pa­ra él una gran de­cep­ción. “Sa­lió de la na­da, no era una can­di­da­ta, pe­ro tam­bién es cier­to que los Go­bier­nos hi­cie­ron lo que se les per­mi­te le­gal­men­te”, di­ce en alu­sión a una can­di­da­ta que no for­ma­ba par­te del sis­te­ma de spit­zen­kan­di­dat, es de­cir, no era la ele­gi­da por nin­guno de los gran­des par­ti­dos. Pe­ro Boe­se­la­ger tam­bién cree que eso es pa­sa­do, que aho­ra lo que to­ca es mi­rar ha­cia ade­lan­te y ser “prag­má­ti­co”. “No­so­tros es­ta­mos de acuer­do con los po­pu­lis­tas cuan­do di­cen que el sta­tu quo no funciona. La gran di­fe­ren­cia es que no­so­tros no que­re­mos des­tro­zar­lo, que­re­mos me­jo­rar­lo”.

To­do eso es la teo­ría, la prác­ti­ca pa­sa por mon­tar una ofi­ci­na en Bru­se­las y tra­tar de orien­tar­se en el la­be­rin­to de pa­si­llos y sa­las de la Eu­ro­cá­ma­ra. Pe­ro tam­bién por bus­car la ma­ne­ra de in­fluir en la agen­da co­mu­ni­ta­ria des­de un mi­cro­par­ti­do atí­pi­co. “¿Al­gún con­se­jo?, yo soy nue­vo”, ad­mi­te con una fres­cu­ra que se an­ti­ci­pa efí­me­ra.

/ M. DOSSMANN

Da­mian Boe­se­la­ger, en Es­tras­bur­go.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.