El as­cen­so chino

El País (País Vasco) - - OPINIÓN -

Chi­na ha ex­pe­ri­men­ta­do una pro­fun­da trans­for­ma­ción en los úl­ti­mos 70 años. Des­de que Mao Ze­dong pro­cla­ma­ra la Re­pú­bli­ca el 1 de oc­tu­bre de 1949 en un pai­sa­je de mi­se­ria y de­sola­ción pos­te­rior a una lar­ga eta­pa de gue­rras y re­vo­lu­cio­nes, has­ta hoy, cuan­do ha sa­ca­do de la po­bre­za a cen­te­na­res de mi­llo­nes de sus ha­bi­tan­tes, se ha si­tua­do en ca­be­za de las tec­no­lo­gías de in­te­li­gen­cia ar­ti­fi­cial y se ha con­ver­ti­do en una su­per­po­ten­cia eco­nó­mi­ca y co­mer­cial ca­paz de desafiar la he­ge­mo­nía de Es­ta­dos Uni­dos.

El as­cen­so de Chi­na se ha tra­du­ci­do tam­bién en una abier­ta am­bi­ción he­ge­mó­ni­ca asiá­ti­ca, es­pe­cial­men­te en los ma­res cir­cun­dan­tes, y en un pro­yec­to de glo­ba­li­za­ción de ma­triz chi­na, ex­pre­sa­da por unos pla­nes de in­fra­es­truc­tu­ras y de in­ver­sio­nes que al­can­zan a to­dos los con­ti­nen­tes. Si hay al­go in­quie­tan­te en es­te as­cen­so, por el mo­men­to eco­nó­mi­co, es la fa­ci­li­dad con que Es­ta­dos Uni­dos ha ti­ra­do la toa­lla del mul­ti­la­te­ra­lis­mo y ha re­nun­cia­do a su pa­pel de ár­bi­tro en Orien­te Pró­xi­mo, de­jan­do vía li­bre al pro­ta­go­nis­mo de Pekín, mu­cho más es­tra­té­gi­co que la Ru­sia de Pu­tin en el apro­ve­cha­mien­to de las de­bi­li­da­des oc­ci­den­ta­les.

Tam­bién es in­quie­tan­te, na­tu­ral­men­te, la rí­gi­da es­truc­tu­ra del po­der, or­ga­ni­za­da al­re­de­dor del par­ti­do co­mu­nis­ta, to­da­vía más com­pac­ta y je­rar­qui­za­da ba­jo la ba­tu­ta de un di­ri­gen­te sa­li­do de la éli­te fun­da­do­ra maoís­ta co­mo Xi Jin­ping, di­rec­ta­men­te ins­pi­ra­do en el dog­ma­tis­mo y en el cul­to a la per­so­na­li­dad del fun­da­dor. Es­pe­cial­men­te por­que des­mien­te las es­pe­ran­zas de una evo­lu­ción del ré­gi­men ha­cia las for­mas de de­mo­cra­cia li­be­ral que al­gu­nos es­pe­ra­ban de la glo­ba­li­za­ción y de la im­plan­ta­ción de una eco­no­mía de mer­ca­do. Na­da re­co­gía me­jor es­tas be­né­vo­las ex­pec­ta­ti­vas co­mo el prin­ci­pio “un país, dos sis­te­mas”, que iba a per­mi­tir la pro­gre­si­va in­te­gra­ción pa­cí­fi­ca de la an­ti­gua co­lo­nia de Hong Kong en un país pro­gre­si­va­men­te abier­to al mun­do.

Es­ta de­cep­ción de­mo­crá­ti­ca ha que­da­do re­fle­ja­da de for­ma bru­tal en el con­tras­te de ayer en­tre las ce­le­bra­cio­nes de la pla­za de Tia­nan­men, don­de Xi Jin­ping pre­si­dió un gran des­fi­le mi­li­tar, el ha­bi­tual ba­ño de ma­sas dis­ci­pli­na­das y pro­nun­ció un dis­cur­so de en­cen­di­da re­tó­ri­ca na­cio­na­lis­ta, y las ma­ni­fes­ta­cio­nes ca­da vez más ra­di­ca­li­za­das de mi­les de jó­ve­nes en Hong Kong en fa­vor de las li­ber­ta­des, se­cues­tra­das por el sis­te­ma in­di­rec­to im­pues­to des­de Pekín.

Sien­do el país más po­bla­do del mun­do, des­de ha­ce años pre­sen­ta unas ci­fras es­pec­ta­cu­la­res de cre­ci­mien­to —du­ran­te el pri­mer tri­mes­tre de es­te ejer­ci­cio fue del 6,3% pe­se a las ame­na­zas de gue­rra co­mer­cial con Es­ta­dos Uni­dos—, con un de­sa­rro­llo ma­te­rial y tec­no­ló­gi­co que ha trans­for­ma­do tan­to a la so­cie­dad chi­na co­mo a la ima­gen que el gi­gan­te asiá­ti­co proyecta al mun­do. En po­cas dé­ca­das ha pa­sa­do del sub­de­sa­rro­llo y la irre­le­van­cia in­ter­na­cio­nal más allá del tea­tro de ope­ra­cio­nes re­gio­nal a ser un país con in­te­rés es­tra­té­gi­co mun­dial y un li­de­raz­go en in­ves­ti­ga­ción y de­sa­rro­llo —es el ca­so del 5G— que lo co­lo­ca en una de las po­si­cio­nes do­mi­nan­tes an­te la pró­xi­ma re­vo­lu­ción tec­no­ló­gi­ca mun­dial.

Se tra­ta de un mo­de­lo de ges­tión que cho­ca con un la­do os­cu­ro: to­dos esos lo­gros han si­do al­can­za­dos ba­jo un sis­te­ma de fé­rreo con­trol ideo­ló­gi­co, con gra­ves vio­la­cio­nes de los de­re­chos hu­ma­nos en el in­te­rior y una po­lí­ti­ca de he­chos con­su­ma­dos y ame­na­zas ve­la­das en el ex­te­rior. Un mi­llón de ciu­da­da­nos chi­nos de la et­nia iu­gur han si­do in­ter­na­dos en “cam­pos de ree­du­ca­ción”, el pre­mio No­bel de la Paz Liu Xiao­bo ago­ni­zó en la cár­cel en 2017 y la doc­tri­na co­mu­nis­ta es la úni­ca per­mi­ti­da en to­do el país. Pekín es­tá desa­rro­llan­do unos me­ca­nis­mos de con­trol de los ciu­da­da­nos —re­co­no­ci­mien­to fa­cial, hue­lla di­gi­tal— más pro­pios de una dis­to­pía no­ve­les­ca que de un país que es una po­ten­cia mun­dial. Chi­na ha de­mos­tra­do su efi­ca­cia du­ran­te es­tos 70 años, una trans­for­ma­ción que no se co­rres­pon­de, sin em­bar­go, con el más mí­ni­mo aso­mo de in­ten­ción de­mo­cra­ti­za­do­ra.

Pekín ce­le­bra los 70 años de ré­gi­men sin dar atis­bos de aper­tu­ra po­lí­ti­ca

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.