Cuan­do em­pe­za­mos a ser mar­que­ses

El País (País Vasco) - - OPINIÓN -

Tie­ne ra­zón Os­car Pie­rre, fun­da­dor de Glo­vo, al que­jar­se de la “agre­si­va” re­gu­la­ción es­pa­ño­la que pre­ten­de que una em­pre­sa ha­ga con­tra­tos a sus em­plea­dos. Pe­na­li­za al em­pren­de­dor, des­ace­le­ra su cre­ci­mien­to y cas­ti­ga ideas ori­gi­na­les, co­mo ha­cer re­ca­dos. Con se­me­jan­te pa­no­ra­ma es agre­si­vo has­ta un se­má­fo­ro en ro­jo.

Glo­vo, y tan­tas co­mo Glo­vo na­ci­das al ca­lor de las apli­ca­cio­nes del sub­sue­lo la­bo­ral, in­ten­ta que el ser­vi­cio que pres­ta se de­ba a unas exi­gen­cias pro­por­cio­na­les. De es­te mo­do, si Glo­vo cree que na­die ha­ce un con­tra­to a un chi­co en bi­ci lle­van­do un pa­que­te de ta­ba­co de un la­do a otro, el Go­bierno de­be en­ten­der que cual­quier re­gu­la­ción al res­pec­to es ab­sur­da. Así, lo que es ce­lo por la ley se con­vier­te en “agre­si­vi­dad”, co­mo un ser­vi­cio de ex­plo­ta­ción de pre­sun­tos fal­sos au­tó­no­mos es “eco­no­mía co­la­bo­ra­ti­va”. Ló­gi­ca tie­ne, aun­que per­ver­sa, y en esa per­ver­sa ló­gi­ca tie­ne más que ver la de­man­da que la ofer­ta. No en vano ser­vi­cios co­mo es­tos han con­ver­ti­do en ne­ce­si­dad lo que siem­pre fue co­mo­di­dad o lu­jo. El mo­men­to en que ir a re­co­ger unas lla­ves de­jó de ser un re­ca­do in­có­mo­do y pu­do ser al­go de lo que se en­car­ga­se otro, se dio la opor­tu­ni­dad a pla­ta­for­mas co­mo es­tas, apro­ve­chan­do la fa­ci­li­dad de la ta­rea, de te­jer una red pre­ca­ria otor­gan­do una li­ber­tad ilu­so­ria a sus em­plea­dos eter­na­men­te con­tro­la­dos. Co­mo lo pue­de ha­cer cual­quie­ra, lo ha­ce cual­quie­ra co­bran­do cual­quier co­sa.

Lo que nos lle­va a no­so­tros, el más amar­go de los des­ti­nos. A mí mis­mo, que ob­ser­vo que he usa­do Glo­vo ha­ce un año pa­ra que al­guien me tra­je­se a ca­sa una co­mi­da que te­nía a 300 me­tros. Por frío, por llu­via, por re­sa­ca, por no le­van­tar­me de la ca­ma: no ten­go ni idea, pe­ro se­gu­ro que al­gu­na de es­tas co­sas, más gra­ve si ca­be te­nien­do en cuen­ta que no so­lo no me im­por­ta ba­jar en pi­ja­ma, sino que ha­go vi­da di­rec­ta­men­te con él. Pe­ro ahí es­tás, lla­man­do. Ni si­quie­ra por con­sue­lo de que el re­par­ti­dor es­ta­rá ga­nan­do di­ne­ro, sino co­mo con­so­li­da­ción de un mo­de­lo que nun­ca lo sa­ca­rá de la pre­ca­ri­za­ción en la me­di­da en que en­ri­quez­ca a su em­pre­sa y te ha­ga a ti más fá­cil la vi­da.

De es­te mo­do, lo que era una ur­gen­cia que una apli­ca­ción te po­día sol­ven­tar (des­pla­zar por ti al­go que ni tú ni un ami­go o fa­mi­liar pue­de ha­cer) se trans­for­ma en un pe­que­ño lu­jo has­ta con­ver­tir­se en al­go im­pres­cin­di­ble (tie­nes un ejér­ci­to a tu dis­po­si­ción; po­drías ha­cer que al­guien te pon­ga la pas­ta de dien­tes en el ce­pi­llo ca­da ma­ña­na). Cuan­do eso ocu­rre, lo que era una co­sa ex­tra­or­di­na­ria en tu vi­da ya es un de­re­cho; a me­nu­do, un de­re­cho ad­qui­ri­do. Al­go que es­tu­vo siem­pre ahí, que no se con­ci­be no te­ner. Y el re­par­ti­dor no es tal, sino una bi­ci­cle­ta con ha­bi­li­da­des pa­ra des­em­pa­que­tar y de­cir “gra­cias a us­ted”.

En ese ins­tan­te co­mien­za la per­ver­sión: las con­tes­ta­cio­nes des­agra­da­bles, las lla­ma­das en­fu­re­ci­das, el re­par­ti­dor que tu­vo un ac­ci­den­te y lla­mó pa­ra con­tar­lo, ex­pre­san­do la em­pre­sa su preo­cu­pa­ción por el es­ta­do de las piz­zas y pre­sen­tán­do­se el clien­te de mal hu­mor en la ca­rre­te­ra pa­ra re­co­ger­las “él mis­mo”. El ins­tan­te en el que se des­cu­bre el círcu­lo vir­tuo­so de la des­pro­tec­ción y las con­di­cio­nes en­fer­mi­zas de un tra­ba­ja­dor: su em­pre­sa ha crea­do un ser­vi­cio in­ne­ce­sa­rio cu­yos clien­tes con­si­de­ran im­pres­cin­di­ble. Y han de­fi­ni­do co­mo agre­si­vo el con­tra­to cuan­do agre­si­vo, en reali­dad, es pe­dir co­sas pa­ra las que tú an­tes te­nías que ba­jar en un as­cen­sor.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.