Los Mos­sos avi­san de que no se­gui­rán di­rec­tri­ces po­lí­ti­cas

El País (País Vasco) - - ESPAÑA - JE­SÚS GAR­CÍA,

na­da de huel­gas y pro­tes­tas por las car­gas po­li­cia­les del re­fe­rén­dum y el Rey pro­nun­ció un dis­cur­so que cen­su­ró la “des­leal­tad inad­mi­si­ble” de la Ge­ne­ra­li­tat y que pro­vo­có un gran ma­les­tar en el in­de­pen­den­tis­mo.

To­rra tu­vo un re­cuer­do pa­ra los he­ri­dos en las car­gas po­li­cia­les, que To­rra ca­li­fi­có de “bar­ba­rie”. El de­par­ta­men­to de Sa­lud de la Ge­ne­ra­li­tat cuan­ti­fi­có en 1.066 las per­so­nas que fue­ron aten­di­das el 1 de oc­tu­bre. “2,3 mi­llo­nes de ciu­da­da­nos fue­ron a vo­tar y de­fen­die­ron las ur­nas. La so­cie­dad ca­ta­la­na, co­mo de­po­si­ta­ria de los de­re­chos ci­vi­les y po­lí­ti­cos, los va a de­fen­der asu­mien­do to­das las con­se­cuen­cias, sien­do gol­pea­dos y agre­di­dos por las fuer­zas en­via­das por el Go­bierno es­pa­ñol”, di­jo.

En el tex­to, los dos má­xi­mos re­pre­sen­tan­tes de la Ge­ne­ra­li­tat tas: es­pe­cial­men­te por­que de­ri­van de con­fe­sio­nes de par­te, y de un mi­li­mé­tri­co se­gui­mien­to de se­gu­ri­dad co­mo se­gu­ra­men­te nun­ca se ha­bía re­gis­tra­do en Ca­ta­lu­ña, a di­fe­ren­cia de Eus­ka­di.

La reac­ción ex­cul­pa­to­ria sin más cau­te­las em­pren­di­da por los di­ri­gen­tes so­be­ra­nis­tas y los teó­ri­cos go­ber­nan­tes en­tra­ña se­gu­ra­men­te una tor­pe­za fru­to de la in­cer­ti­dum­bre so­bre lo que pue­da des­ve­lar­se. Me­jor así ne­gar­lo to­do de un plu­ma­zo, dar cuer­da al ca­len­da­rio y lue­go ya se im­pro­vi­sa­rá se­gún co­mo va­ya la co­sa, pa­re­cen co­gi­tar.

La mi­ni­mi­za­ción de la vio­len­cia en cier­nes re­la­ta­da y el in­ten­to de ri­di­cu­li­zar una in­ves­ti­ga­ción ju­di­cial que en sus tér­mi­nos ac­tua­les po­ne los pe­los de pun­ta son fru­to de una nue­va fa­se po­lí­ti­ca re­cién es­tre­na­da. Aque­lla en que se crean con­fu­sas zo­nas de se vuel­ven a com­pro­me­ter con el “de­re­cho a la au­to­de­ter­mi­na­ción, la ra­di­ca­li­dad de­mo­crá­ti­ca y el diá­lo­go”. Tam­bién tu­vie­ron un re­cuer­do pa­ra los al­tos car­gos de la Ge­ne­ra­li­tat a los que in­ves­ti­ga el Juz­ga­do de Ins­truc­ción 13 de Bar­ce­lo­na, por los pre­pa­ra­ti­vos del re­fe­rén­dum.

El Par­la­ment tam­bién ce­le­bró su pro­pio ac­to or­ga­ni­za­do por la Aso­cia­ción de De­fen­sa de las Ins­ti­tu­cio­nes Ca­ta­la­nas. La pro­ta­go­nis­ta fue una de las ur­nas de plás­ti­co usa­das aquel día. Va­rios dipu­tados y fun­cio­na­rios si­mu­la­ron vol­ver a vo­tar en­tre gri­tos de “li­ber­tad pre­sos po­lí­ti­cos” y la­zos ama­ri­llos. El pre­si­den­te de la Cá­ma­ra, Ro­ger To­rrent, li­de­ró la con­cen­tra­ción, acom­pa­ña­do de dipu­tados de Junts per Ca­ta­lun­ya, ERC y la CUP.

Por la tar­de, Es­que­rra Re­pu­bli­ca­na con­vo­có un ac­to de re­cuer­do del 1-O en Fo­no­llo­sa (Bar­ce­lo­na), don­de se pro­du­je­ron car­gas po­li­cia­les. El pa­dre de Oriol Jun­que­ras le­yó una car­ta es­cri­ta por es­te en la cár­cel en la que ase­gu­ra: “Ven­drán nue­vos oc­tu­bres, no ten­gáis nin­gu­na du­da. Y hay que es­tar pre­pa­ra­dos. Se­re­mos más y más fuer­tes”.

En Bar­ce­lo­na, unas 18.000 per­so­nas, se­gún la Guar­dia Ur­ba­na, se ma­ni­fes­ta­ron por el cen­tro de la ciu­dad en­ca­be­za­dos por una pan­car­ta con una ur­na y el le­ma “Lo hi­ci­mos y ga­na­mos”. Los ma­ni­fes­tan­tes reivin­di­ca­ron a Car­les Puig­de­mont co­mo pre­si­den­te de la Ge­ne­ra­li­tat y con­clu­ye­ron su re­co­rri­do an­te la se­de de la Co­mi­sión Eu­ro­pea en la ciu­dad. Al­gu­nos ma­ni­fes­tan­tes arro­ja­ron agua a una pe­rio­dis­ta de Te­le­cin­co y le za­ran­dea­ron e in­cre­pa­ron al gri­to de “pren­sa es­pa­ño­la, ma­ni­pu­la­do­ra”. Ha­ce un año, la ma­ni­fes­ta­ción pa­ra con­me­mo­rar el 1-O reuníó en Bar­ce­lo­na a 180.000 per­so­nas, tam­bién se­gún la Guar­dia Ur­ba­na.

En Gi­ro­na más de 5.000 per­so­nas par­ti­ci­pa­ron en otra mar­cha de an­tor­chas pa­ra con­me­mo­rar el 1-O, mien­tras que en Sa­ba­dell una ba­tu­ca­da re­co­rrió los co­le­gios don­de se pro­du­je­ron car­gas po­li­cia­les ha­ce dos años. Tam­bién hu­bo con­cen­tra­cio­nes y ac­tos en ciu­da­des co­mo Ta­rra­go­na, Vic, Valls o Sa­lou.

Con in­for­ma­ción de e

su­per­po­si­ción. En­tre dos ac­to­res. Uno es la es­tre­cha mi­no­ría ten­ta­da por el aven­tu­re­ris­mo de la vio­len­cia de al­to gra­do; o bien en­tre­ga­da a su pre­pa­ra­ción, ba­jo las tra­zas o re­fe­ren­cias de los res­col­dos de la des­apa­re­ci­da or­ga­ni­za­ción te­rro­ris­ta Te­rra Lliu­re.

El otro es la blan­da to­le­ran­cia, la con­des­cen­den­cia en­do­gá­mi­ca, la pa­si­vi­dad be­ne­vo­len­te o los gui­ños de sin­to­nía en sor­di­na de los dos apa­ren­tes pre­si­dents (nin­guno efec­ti­vo), Car­les Puig­de­mont y Quim To­rra, con esas co­rrien­tes. Es­to es lo que va de an­tea­yer a hoy.

Y es la pie­dra fun­da­cio­nal de la nue­va eta­pa que avi­zo­ra inexo­ra­ble­men­te un desas­tre, pa­ra al­gu­nos o pa­ra mu­chos. La des­co­di­fi­ca a la perfección la no­ve­dad del re­torno de los guar­daes­pal­das. Y más en tan­to que se pro­du­ce gra­cias a los pro­pios Mos­sos. La cú­pu­la de los Mos­sos d’Es­qua­dra se ha con­ju­ra­do pa­ra no ad­mi­tir nin­gu­na in­je­ren­cia del Go­vern en la ges­tión de la se­gu­ri­dad en Ca­ta­lu­ña. La ines­ta­bi­li­dad en el De­par­ta­men­to de In­te­rior —acen­tua­da con la di­mi­sión de An­dreu Mar­tí­nez, cuar­to di­rec­tor de

Los man­dos po­li­cia­les quie­ren evi­tar a to­da cos­ta los erro­res del pa­sa­do. Ha­ce dos años, an­te el 1-O, la cú­pu­la de los Mos­sos man­tu­vo cier­ta am­bi­güe­dad en­tre la leal­tad a los man­dos po­lí­ti­cos de la Ge­ne­ra­li­tat y el de­ber de cum­plir las ór­de­nes de jue­ces y fis­ca­les. La ges­tión del re­fe­rén­dum pro­vo­có un seís­mo en la po­li­cía ca­ta­la­na: agen­tes in­ves­ti­ga­dos por pa­si­vi­dad an­te los co­le­gios elec­to­ra­les; des­cré­di­to ins­ti­tu­cio­nal; y el má­xi­mo res­pon­sa­ble del cuer­po, el ma­jor Jo­sep Lluís Tra­pe­ro, lle­va­do a jui­cio por re­be­lión. “To­dos he­mos apren­di­do la lec­ción”, ex­pli­ca un al­to man­do de los Mos­sos, cons­cien­te de que es­tán, una vez más, en el pun­to de mi­ra an­te el “oto­ño ca­lien­te” por la sen­ten­cia. Ya aler­tó de ello, en ju­nio pa­sa­do, Eduard Sa­llent, re­cién de­sig­na­do je­fe de los Mos­sos: “El fu­tu­ro nos pon­drá a prue­ba. Se­rán mu­chos [los] ojos que nos ob­ser­va­rán”, di­jo en un ac­to pú­bli­co con el con­se­je­ro de In­te­rior Mi­quel Buch.

Sa­llent re­cor­dó el lu­nes, en una reunión con los man­dos, que ac­túan co­mo “po­li­cía ju­di­cial” y de­ben, por tan­to, cum­plir las ór­de­nes de fis­ca­les y jue­ces. De pa­sa­do in­de­pen­den­tis­ta pe­ro con un per­fil téc­ni­co, Sa­llent reivin­di­có la ple­na au­to­no­mía de la po­li­cía ca­ta­la­na so­bre el or­den pú­bli­co. De­ta­lló, ade­más, los es­ce­na­rios pre­vis­tos pa­ra es­te oto­ño y el dis­po­si­ti­vo de se­gu­ri­dad que ya es­tá en mar­cha, y que in­clu­ye a to­dos los an­ti­dis­tur­bios.

La re­la­ción en­tre los man­dos po­lí­ti­cos y ope­ra­ti­vos de los Mos­sos po­li­cía en dos años— ha re­for­za­do la con­vic­ción de los man­dos de que de­ben ajus­tar­se so­lo a cri­te­rios ope­ra­ti­vos y no per­mi­tir di­rec­tri­ces po­lí­ti­cas. Los Mos­sos pro­te­gen su au­to­no­mía an­te un oto­ño que au­gu­ran com­pli­ca­do por las mo­vi­li­za­cio­nes —alen­ta­das por el Go­vern— con­tra la sen­ten­cia del pro­cés.

nun­ca ha si­do fá­cil. Me­nos aún du­ran­te el úl­ti­mo año. El pre­si­dent Quim To­rra ha si­do el pri­me­ro en cri­ti­car pú­bli­ca­men­te ac­tua­cio­nes po­li­cia­les con­tra miem­bros de los Co­mi­tés de De­fen­sa de la Re­pú­bli­ca (CDR). El 1 de oc­tu­bre de 2018, los CDR tra­ta­ron de asal­tar el Par­la­ment des­pués de que To­rra les ins­ta­se a “apre­tar” pa­ra ha­cer efec­ti­va la Re­pú­bli­ca. Los Mos­sos, des­pués de aguan­tar di­ver­sas em­bes­ti­das, car­ga­ron.

Pe­ro el pun­to de in­fle­xión lle­gó el 6 de di­ciem­bre. Los Mos­sos car­ga­ron en Gi­ro­na y Te­rras­sa (Bar­ce­lo­na) pa­ra evi­tar que gru­pos

de in­de­pen­den­tis­tas re­ven­ta­sen ac­tos a fa­vor de la Cons­ti­tu­ción. To­rra avi­só de que se in­ves­ti­ga­ría una po­si­ble “ma­la pra­xis” y de que se im­ple­men­ta­rían “los cam­bios ne­ce­sa­rios”. Buch tam­bién cri­ti­có a los su­yos: “Hay imá­ge­nes que no se ajus­tan a los prin­ci­pios de po­li­cía de­mo­crá­ti­ca”.

En la me­mo­ria de los man­dos per­ma­ne­ce el avi­so que re­ci­bie­ron des­pués de que los CDR man­tu­vie­ran cor­ta­da la au­to­pis­ta AP-7 du­ran­te 15 ho­ras en otra pro­tes­ta. La Fis­ca­lía abrió una in­ves­ti­ga­ción —que lue­go ce­rró— por la su­pues­ta inac­ción de los Mos­sos. Días más tar­de se ce­le­bró el Con­se­jo de Mi­nis­tros en Bar­ce­lo­na, que cul­mi­nó con en­fren­ta­mien­tos en­tre Mos­sos y CDR (13 de­te­ni­dos, 77 he­ri­dos).

“Pase lo que pase en In­te­rior, no­so­tros a lo nues­tro”, re­su­me el mis­mo man­do po­li­cial so­bre la di­mi­sión de Mar­tí­nez. “El cuer­po es­tá har­to de la in­se­gu­ri­dad de los po­lí­ti­cos. Es­to es un sai­ne­te”, afir­ma el sin­di­ca­to US­PAC. “Al cuer­po no le afec­ta [la di­mi­sión] por­que to­dos los agen­tes sa­ben que se es­tá tra­ba­jan­do de for­ma co­rrec­ta”, aña­de To­ni Cas­te­jón, por­ta­voz de SAP-Fe­pol. Fuen­tes po­li­cia­les ad­mi­ten que Mar­tí­nez ca­si no in­ter­fe­ría en as­pec­tos ope­ra­ti­vos, pe­ro que re­ci­bía una fuer­te pre­sión de Pre­si­dèn­cia pa­ra ha­cer­lo. Esa pre­sión ha aca­ba­do pro­vo­can­do la sa­li­da de un fun­cio­na­rio de ca­rre­ra que si­gue así el bre­ve y tor­tuo­so ca­mino de otros je­fes po­lí­ti­cos de los Mos­sos de los úl­ti­mos tiem­pos, co­mo Al­bert Batlle o Pe­re So­ler.

/ MAS­SI­MI­LI­ANO MINOCRI

El pre­si­den­te del Par­la­ment, Ro­ger To­rrent, vo­ta ayer en un ac­to con­me­mo­ra­ti­vo del 1-O.

Al­fon­so Con­gos­tri­na, Mar­ta Ro­drí­guez Ivan­na Va­lles­pín.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.