Los le­gio­na­rios fo­to­gra­fia­dos con ar­mas se­rán cas­ti­ga­dos si se prue­ba que be­bie­ron

El País (País Vasco) - - ESPAÑA - MI­GUEL GON­ZÁ­LEZ,

El Ejér­ci­to de Tie­rra san­cio­na­rá dis­ci­pli­na­ria­men­te, con has­ta 15 días de mul­ta o 30 de arres­to, a la do­ce­na de le­gio­na­rios que el pa­sa­do sá­ba­do fue­ron fo­to­gra­fia­dos sen­ta­dos con bo­te­lli­nes de cer­ve­za y sus ar­mas en el sue­lo en una te­rra­za de un bar de

El có­di­go dis­ci­pli­na­rio mi­li­tar es inequí­vo­co. Se con­si­de­ra fal­ta gra­ve “con­su­mir be­bi­das al­cohó­li­cas du­ran­te un ser­vi­cio de ar­mas o por­tán­do­las”. Los le­gio­na­rios no cum­plían un ser­vi­cio de ar­mas, pues vol­vían de unas ma­nio­bras en Fran­cia, pe­ro sí por­ta­ban sub­fu­si­les, que de­ja­ron en el sue­lo pa­ra sen­tar­se en el bar. Aun­que las ar­mas no tu­vie­ran mu­ni­ción, ni se pro­du­je­ra nin­gún in­ci­den­te, co­mo sub­ra­yó un por­ta­voz del Ejér­ci­to, se tra­ta de una fal­ta gra­ve, cas­ti­ga­da con mul­ta de ocho a 15 días, arres­to de 15 a 30 o pér­di­da de des­tino.

La cues­tión, se­gún fuen­tes mi­li­ta­res, es­tá en de­mos­trar si con­su­mie­ron al­cohol. Aun­que los bo­te­lli­nes de cer­ve­za que se apre­cian en la fo­to así pa­re­cen Vi­la­fran­ca del Pe­ne­dés (Bar­ce­lo­na), si se de­mues­tra que to­ma­ron be­bi­das al­cohó­li­cas, se­gún fuen­tes mi­li­ta­res. La res­pon­sa­bi­li­dad más cla­ra, sin em­bar­go, po­dría re­caer en el ca­pi­tán que de­ci­dió que los le­gio­na­rios ba­ja­ran ar­ma­dos en vez de de­jar los sub­fu­si­les ba­jo cus­to­dia en los vehícu­los.

acre­di­tar­lo, el pro­ce­di­mien­to dis­ci­pli­na­rio in­clu­ye ga­ran­tías co­mo la pre­sun­ción de inocen­cia, el de­re­cho a no de­cla­rar o a no ha­cer­lo con­tra uno mis­mo. Los le­gio­na­rios po­drían ale­gar, por ejem­plo, que los bo­te­lli­nes ya es­ta­ban en la me­sa cuan­do se sen­ta­ron. Una vez con­clui­do el ex­pe­dien­te, que pue­de de­mo­rar­se has­ta un año, po­drían re­cu­rrir a los tri­bu­na­les.

Más fá­cil pa­re­ce, se­gún las fuen­tes con­sul­ta­das, de­ter­mi­nar la res­pon­sa­bi­li­dad del ca­pi­tán al fren­te de la uni­dad que de­ci­dió que los le­gio­na­rios ba­ja­sen de los au­to­bu­ses con sus ar­mas au­to­má­ti­cas, en vez de de­jar­las en los vehícu­los ba­jo la cus­to­dia de un retén de vi­gi­lan­cia, co­mo es re­gla­men­ta­rio. El

he­cho de que los au­to­bu­ses tu­vie­ran que acu­dir a re­pos­tar mien­tras los le­gio­na­rios es­ti­ra­ban las pier­nas y com­pra­ban ví­ve­res en un su­per­mer­ca­do no pa­re­ce su­fi­cien­te jus­ti­fi­ca­ción. Más gra­ve aún se­ría si se acre­di­ta­ra que el ca­pi­tán to­le­ró el he­cho de que sus su­bor­di­na­dos be­bie­ran al­cohol con ar­mas.

La mi­nis­tra de De­fen­sa en fun­cio­nes, Mar­ga­ri­ta Ro­bles, ha de­ja­do la ges­tión del in­ci­den­te en ma­nos del je­fe del Ejér­ci­to, ge­ne­ral Fran­cis­co Ja­vier Va­re­la, y ha la­men­ta­do su uti­li­za­ción por par­te de las fuer­zas in­de­pen­den­tis­tas. ERC, Junts per Ca­ta­lun­ya y EH Bil­du han pe­di­do que Ro­bles acu­da a la Dipu­tación Per­ma­nen­te del Con­gre­so pa­ra dar ex­pli­ca­cio­nes.

Los mi­li­ta­res fo­to­gra­fia­dos el sá­ba­do en una te­rra­za de Vi­la­fran­ca del Pe­ne­dés, en una ima­gen que el dipu­tado de ERC Ga­briel Rufián col­gó en su cuen­ta en Twit­ter.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.