El úl­ti­mo via­je de un hi­jo del nar­co­trá­fi­co

La muer­te de un con­tra­ban­dis­ta en el Es­tre­cho ele­va la ten­sión en­tre ban­das y agen­tes en La Lí­nea

El País (País Vasco) - - ESPAÑA - P.OR­TE­GA DOLZ / J. A. CA­ÑAS

Al­fre­do Mo­ro­do Gu­tié­rrez, li­nen­se de 42 años co­no­ci­do co­mo El Mo­ro­do, lle­va­ba el contraband­o en las ve­nas, co­mo mu­chos ve­ci­nos de La Lí­nea de la Con­cep­ción (Cádiz), que han cre­ci­do y vi­vi­do con los be­ne­fi­cios del trá­fi­co de ta­ba­co y del ha­chís en una co­mar­ca en la que los ín­di­ces de des­em­pleo ron­dan el 30%. La ma­dru­ga­da de ayer hi­zo su úl­ti­mo via­je. “No era un tra­fi­can­te es­pe­cial­men­te co­no­ci­do, pe­ro su pa­dre era fa­mo­so por me­ter ha­chís”, ase­gu­ran fuen­tes po­li­cia­les de la zo­na. Su cuer­po fue res­ca­ta­do en el en­torno de Gi­bral­tar por agen­tes de la co­lo­nia in­gle­sa.

Pa­sa­da la me­dia­no­che co­men­zó una per­se­cu­ción de pa­tru­lle­ras gi­bral­ta­re­ñas a va­rias em­bar­ca­cio­nes que es­ta­ban car­gan­do ta­ba­co en el Pe­ñón pa­ra ali­jar­lo des­pués en una pla­ya de La Lí­nea. Pe­ro una de las pa­tru­lle­ras aca­bó cho­can­do con la go­ma en la que iba Mo­ro­do. Tras ser res­ca­ta­do del agua, los agen­tes lo tras­la­da­ron a un hos­pi­tal de Gi­bral­tar.

En el Mi­nis­te­rio del In­te­rior es­tán “a la es­pe­ra de co­no­cer la ver­sión ofi­cial de las au­to­ri­da­des gi­bral­ta­re­ñas”. Fuen­tes del de­par­ta­men­to que di­ri­ge en fun­cio­nes Fer­nan­do Gran­de-Mar­las­ka, ase­gu­ran ha­ber “pe­di­do un in­for­me com­ple­to de la Guar­dia Ci­vil pa­ra te­ner co­no­ci­mien­to exac­to de los he­chos”. Se­gún la ver­sión ofi­cial ofre­ci­da a los me­dios y a la po­li­cía es­pa­ño­la por par­te de las au­to­ri­da­des gi­bral­ta­re­ñas, Mo­ro­do ha­bría fa­lle­ci­do co­mo con­se­cuen­cia de un “cho­que ac­ci­den­tal” en­tre las dos em­bar­ca­cio­nes.

La voz se co­rrió pri­me­ro en­tre el gru­po de per­so­nas que su­pues­ta­men­te es­ta­ba es­pe­ran­do el des­em­bar­co del ta­ba­co en la pla­ya, y, des­pués, por to­do el ba­rrio de San Ber­nar­do, uno de los ve­cin­da­rios más po­pu­la­res de La Lí­nea, afec­ta­dos his­tó­ri­ca­men­te por la pre­sen­cia del nar­co y el contraband­o. El gru­po de la pla­ya plan­tó ca­ra a los agen­tes de la Po­li­cía Na­cio­nal, que aca­ba­ron dis­pa­ran­do al ai­re, lo que desató las re­vuel­tas en la zo­na. “Un ase­dio a la po­li­cía en to­da re­gla”, des­ta­can las fuen­tes po­li­cia­les.

Las pro­tes­tas for­za­ron la in­ter­ven­ción de miem­bros de las Uni­da­des de Pre­ven­ción y Reac­ción de la Po­li­cía Na­cio­nal (UPR) des­pla­za­dos des­de Al­ge­ci­ras y de uni­da­des de la Guar­dia Ci­vil, que re­fuer­zan la zo­na des­de que se pu­so en mar­cha el Plan Es­pe­cial de Se­gu­ri­dad del Cam­po de Gi­bral­tar en agos­to de 2018.

“Nos tie­nen en dic­ta­du­ra”, se que­ja­ba un ve­cino del cer­cano ba­rrio de La Atu­na­ra que pre­fie­re man­te­ner su ano­ni­ma­to. Des­de la im­plan­ta­ción de ese plan es­pe­cial con­tra el nar­co­trá­fi­co, el am­bien­te se ha he­cho más as­fi­xian­te pa­ra mu­chos nar­cos que se sien­ten ato­si­ga­dos por el con­trol po­li­cial. “To­dos los días ca­ra a la pa­red y ca­cheo a la mí­ni­ma. Es­tán pa­ra ha­cer su tra­ba­jo, pe­ro no pa­ra ava­sa­llar. Ya se pa­san, to­dos no so­mos igua­les. Nos ha­blan muy mal”, in­sis­tía.

La ira se apo­de­ró de mu­chos de esos ve­ci­nos que ven pe­li­grar “la pa­ga” y los al­ter­ca­dos se pro­lon­ga­ron has­ta las cin­co de la ma­dru­ga­da. “Lan­za­ban bo­te­llas, pie­dras e in­clu­so ben­ga­las y ar­te­fac­tos pi­ro­téc­ni­cos co­mo pe­tar­dos”, ex­pli­ca­ron fuen­tes ju­di­cia­les. Sin em­bar­go, no se pro­du­je­ron de­ten­cio­nes.

Mien­tras se in­cen­dia­ba La Lí­nea, los po­li­cías gi­bral­ta­re­ños aco­rra­la­ban en una ga­so­li­ne­ra a los miem­bros del gru­po res­pon­sa­bles de car­gar el ta­ba­co en las lan­chas, se­gún se­ña­la­ron fuen­tes po­li­cia­les. Un cen­te­nar de per­so­nas lle­gó a agol­par­se en la fron­te­ra con la in­ten­ción de lle­gar has­ta el hos­pi­tal, pe­ro fi­nal­men­te so­lo de­ja­ron en­trar al pa­dre del fa­lle­ci­do, ase­gu­ran las mis­mas fuen­tes.

El ca­dá­ver de Mo­ro­do con­ti­núa en Gi­bral­tar, don­de se ha ini­cia­do una in­ves­ti­ga­ción ju­di­cial pa­ra de­ter­mi­nar lo ocu­rri­do. Fuen­tes del Go­bierno del Pe­ñón la­men­ta­ron los he­chos y en­sal­za­ron la labor de uno de los agen­tes que se lan­zó al agua pa­ra res­ca­tar al fa­lle­ci­do. “Las cir­cuns­tan­cias exac­tas que ro­dean es­te trá­gi­co in­ci­den­te si­guen sin es­tar cla­ras, pe­ro he trans­mi­ti­do mi más sen­ti­do pé­sa­me a la fa­mi­lia in­vo­lu­cra­da y al al­cal­de de la Lí­nea de la Con­cep­ción”, di­jo Fa­bian Pi­car­do, mi­nis­tro prin­ci­pal del Pe­ñón, en un co­mu­ni­ca­do. En el ba­rrio de San Ber­nar­do, don­de Mo­ro­do sí era co­no­ci­do, so­lo quie­ren que les de­vuel­van a su “hi­jo”.

“Nos tie­nen en una dic­ta­du­ra”, se que­ja­ba un ve­cino de La Atu­na­ra

Gi­bral­tar ha abier­to una in­ves­ti­ga­ción pa­ra acla­rar los he­chos

/ MAR­COS MO­RENO

Una de las em­bar­ca­cio­nes gi­bral­ta­re­ñas im­pli­ca­das en la per­se­cu­ción.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.