“El gran pro­ble­ma no es la ne­ga­ción del cam­bio cli­má­ti­co, es la in­di­fe­ren­cia”

DA­VID WA­LLA­CE-WELLS

El País (País Vasco) - - SOCIEDAD - GUI­LLER­MO AL­TA­RES,

Des­de su pu­bli­ca­ción en EE UU, El pla­ne­ta in­hós­pi­to. La vi­da des­pués del ca­len­ta­mien­to (De­ba­te), li­bro del pe­rio­dis­ta Da­vid Wa­lla­ce-Wells (Nue­va York, 1982) que aca­ba de ser edi­ta­do en Es­pa­ña, cau­só una hon­da im­pre­sión por la for­ma en que en­fo­ca el cam­bio cli­má­ti­co. Su te­sis es que ya es de­ma­sia­do tar­de: los efec­tos de la cri­sis se­rán de­vas­ta­do­res, se ha­ga lo que se ha­ga. Aun así, la hu­ma­ni­dad de­be se­guir re­cor­tan­do las emi­sio­nes pa­ra no lle­gar a ni­ve­les le­ta­les de ca­len­ta­mien­to que pro­vo­ca­rán un su­fri­mien­to inima­gi­na­ble, pe­ro, so­bre to­do, tie­ne que prepararse pa­ra mi­ti­gar los efec­tos de lo que, inevi­ta­ble­men­te, vie­ne. Edi­tor ad­jun­to de la re­vis­ta New York Ma­ga­zi­ne, su li­bro na­ció pri­me­ro co­mo un ar­tícu­lo y fue cre­cien­do has­ta con­ver­tir­se en un in­quie­tan­te al­da­bo­na­zo so­bre el fu­tu­ro de la hu­ma­ni­dad. Es­ta en­tre­vis­ta se reali­zó el lu­nes en Ma­drid.

Pre­gun­ta. ¿Es­ta­mos con­de­na­dos? Su li­bro re­cuer­da un po­co a aquel re­la­to de Ray Brad­bury en el que dos per­so­na­jes es­pe­ran el fin del mun­do, anun­cia­do pa­ra esa mis­ma tar­de, has­ta que uno de ellos se da cuen­ta de que se ha de­ja­do un gri­fo abier­to. Lo cie­rra y vuel­ve a es­pe­rar el fi­nal…

Res­pues­ta. Es una cues­tión de có­mo de­fi­ni­mos con­de­na­dos. Creo que ya es inevi­ta­ble una subida de las tem­pe­ra­tu­ras; es im­po­si­ble evi­tar los dos gra­dos de ca­len­ta­mien­to, un ni­vel que los cien­tí­fi­cos con­si­de­ran ca­tas­tró­fi­co. La cues­tión es cuán­to su­fri­mien­to van a pro­vo­car esos dos gra­dos. A ve­ces cae­mos en la tram­pa de pen­sar de for­ma bi­na­ria en el cam­bio cli­má­ti­co. ¿Es real o no es real? ¿Lo de­rro­ta­re­mos o nos de­rro­ta­rá a no­so­tros? ¿Es­tá ya aquí o for­ma par­te del fu­tu­ro? Pa­ra mí, el en­fo­que es que ca­da gra­do de subida de tem­pe­ra­tu­ra que lo­gre­mos re­du­cir evi­ta­rá a su vez una enor­me can­ti­dad de su­fri­mien­to hu­mano. Si te­ne­mos la es­pe­ran­za de con­ser­var el cli­ma tal y co­mo es aho­ra, creo que es­ta­mos con­de­na­dos. Pe­ro eso no sig­ni­fi­ca que el pro­yec­to de con­ser­var la vi­da hu­ma­na tam­bién es­té con­de­na­do. La cues­tión es cuán­to nos adap­ta­re­mos y con qué gra­do de ca­len­ta­mien­to ten­dre­mos que li­diar.

P. ¿Y no po­de­mos ha­cer na­da? R. Es im­por­tan­te en­ten­der que el au­men­to de la tem­pe­ra­tu­ra de­pen­de de no­so­tros. No es un pro­ce­so que ocu­rra fue­ra de nues­tro con­trol, sino a cau­sa de lo que ha­ce­mos. Soy es­cép­ti­co so­bre la po­si­bi­li­dad de que lle­gue­mos a vi­vir en un mun­do que sea con­for­ta­ble, pe­ro cuán­to ca­len­ta­mien­to evi­te­mos de­pen­de de lo que ha­ga­mos en las pró­xi­mas dé­ca­das.

P. ¿Qué sen­sa­ción le de­jó la re­cien­te cum­bre so­bre el cli­ma de Nue­va York? ¿Cree que los

di­ri­gen­tes fue­ron lo su­fi­cien­te­men­te con­cre­tos?

R. La par­te geo­po­lí­ti­ca del pro­ble­ma me pa­re­ce la más preo­cu­pan­te. Pue­do ima­gi­nar que se en­cuen­tren so­lu­cio­nes tec­no­ló­gi­cas, que na­cio­nes e in­di­vi­duos to­men me­di­das con­cre­tas, pe­ro or­ga­ni­zar es­te pro­yec­to en el ám­bi­to glo­bal me pa­re­ce un au­tén­ti­co desafío. El Acuer­do

de Pa­rís es un fra­ca­so por­que ca­si nin­gún país va a cum­plir los ob­je­ti­vos de emi­sio­nes, y la evo­lu­ción geo­po­lí­ti­ca del mun­do, con paí­ses re­ti­rán­do­se del or­den in­ter­na­cio­nal, ha­ce que el pro­ble­ma sea mu­cho más di­fí­cil de so­lu­cio­nar.

P. ¿Qué po­de­mos ha­cer ca­da uno de no­so­tros pa­ra ayu­dar a me­jo­rar la si­tua­ción?

R. Creo que las ac­cio­nes in­di­vi­dua­les tie­nen un pa­pel, pe­ro muy pe­que­ño si se com­pa­ra con las ac­cio­nes po­lí­ti­cas. El im­pac­to que los in­di­vi­duos pue­den te­ner, a tra­vés de lo que com­pran o có­mo via­jan, es tri­vial com­pa­ra­do con el im­pac­to que pue­den lo­grar los gran­des cam­bios po­lí­ti­cos. Es­ta­bi­li­zar el cli­ma del pla­ne­ta nos obli­ga a eli­mi­nar com­ple­ta­men­te las emi­sio­nes de car­bono. No va­le con re­du­cir las emi­sio­nes; hay que eli­mi­nar­las.

P. En su li­bro, ase­gu­ra que no cree que se pue­da con­fiar so­lo en la tec­no­lo­gía pa­ra en­con­trar una so­lu­ción a la cri­sis.

R. Ten­go una re­la­ción com­pli­ca­da con la tec­no­lo­gía. Creo que la tec­no­lo­gía for­ma par­te de la so­lu­ción, sin du­da. Y ya he­mos lo­gra­do in­no­va­cio­nes, por ejem­plo, el pro­gre­so y el pre­cio de las re­no­va­bles. Es­ta­mos vi­vien­do el prin­ci­pio de la tec­no­lo­gía que per­mi­te cap­tu­rar car­bón, pe­ro que al­go sea po­si­ble en el la­bo­ra­to­rio no sig­ni­fi­ca que se pue­da apli­car en la reali­dad y mu­cho me­nos en la es­ca­la ne­ce­sa­ria. Es un pro­ble­ma que no pue­de te­ner una so­la so­lu­ción: es de­ma­sia­do com­pli­ca­do y de­ma­sia­do am­plio, por­que cual­quier as­pec­to de nues­tra vi­da tie­ne una mar­ca de car­bono. Es el ma­yor pro­ble­ma al que se ha en­fren­ta­do la hu­ma­ni­dad.

P. ¿Y có­mo le ex­pli­ca eso a Do­nald Trump o a Jair Bol­so­na­ro? ¿Có­mo les ex­pli­ca to­do es­to a los que nie­gan el cam­bio cli­má­ti­co o, sin ne­gar­lo, se que­dan cru­za­dos de bra­zos?

R. El gran pro­ble­ma no es la ne­ga­ción del cam­bio cli­má­ti­co, es la in­di­fe­ren­cia. Tan­to en Es­ta­dos Uni­dos co­mo en Eu­ro­pa, la in­men­sa ma­yo­ría de la po­bla­ción cree que el cam­bio cli­má­ti­co es un he­cho. El pro­ble­ma es que muy po­cos es­tán dis­pues­tos a to­mar me­di­das ra­di­ca­les. Eso es lo di­fí­cil: que esa gen­te pase de es­tar re­mo­ta­men­te preo­cu­pa­da a es­tar muy preo­cu­pa­da por su fu­tu­ro in­me­dia­to. Di­ri­gir­se al 10% o 20% que no cree en el cam­bio cli­má­ti­co se­ría per­der el tiem­po. Es más o me­nos el mis­mo por­cen­ta­je de los es­ta­dou­ni­den­ses que creen que en la Tie­rra vi­ven alie­ní­ge­nas. Y a esa gen­te le di­ría: “Mi­ren a su al­re­de­dor, es­cu­chen las no­ti­cias, con­tem­plen lo que ocu­rre so­lo con 1,1 gra­dos de subida de las tem­pe­ra­tu­ras”. Aho­ra mis­mo, la tem­pe­ra­tu­ra del pla­ne­ta es más ele­va­da de lo que ha co­no­ci­do la hu­ma­ni­dad en su his­to­ria. Y va­mos a te­ner, en el me­jor de los ca­sos, un au­men­to de la tem­pe­ra­tu­ra del do­ble: ve­re­mos ciu­da­des en Orien­te Pró­xi­mo y en Asia en las que ha­rá tan­to ca­lor que no se po­drá sa­lir a la ca­lle en ve­rano, ha­brá 1.000 mi­llo­nes de re­fu­gia­dos cli­má­ti­cos. Y es­ta­mos ha­blan­do de 2040 o 2050. Y eso im­pli­ca cons­truir ciu­da­des com­ple­ta­men­te nue­vas. Ne­ce­si­ta­mos mos­trar que ac­tuar rá­pi­da­men­te es esen­cial pa­ra to­dos.

P. Cuan­do con­tem­pla­mos los cua­dros de los maes­tros ho­lan­de­ses du­ran­te la Pe­que­ña Edad de Hie­lo no re­co­no­ce­mos aho­ra los pai­sa­jes he­la­dos que apa­re­cen en ellos. ¿Nos ocu­rri­rá lo mis­mo con los pai­sa­jes en los que vi­vi­mos ac­tual­men­te?

R. To­dos los pai­sa­jes del mun­do van a cam­biar du­ran­te es­te pro­ce­so. Y to­do lo que pen­sa­mos que eran ca­rac­te­rís­ti­cas in­mu­ta­bles de nues­tro en­torno se van a trans­for­mar. Creo que la Pe­que­ña Edad de Hie­lo es una ilus­tra­ción in­tere­san­te: la hu­ma­ni­dad so­bre­vi­vió, aun­que en me­dio de mu­cho su­fri­mien­to. Pe­ro el cam­bio cli­má­ti­co pro­vo­ca­do por el hom­bre es to­da­vía mu­cho más dra­má­ti­co.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.