El ci­ga­rri­llo elec­tró­ni­co, una lo­te­ría pa­ra la sa­lud

Una gran re­vi­sión cien­tí­fi­ca des­acon­se­ja los dis­po­si­ti­vos co­mo al­ter­na­ti­va al ta­ba­co al des­co­no­cer­se sus efec­tos

El País (País Vasco) - - SOCIEDAD - PA­BLO LINDE,

La in­dus­tria del ta­ba­co es cau­te­lo­sa cuan­do ha­bla de los ci­ga­rri­llos elec­tró­ni­cos y vapeadores. Aun­que im­pul­sa su uso co­mo más se­gu­ro que los con­ven­cio­na­les, cuan­do se re­fie­re a su me­nor ries­go sue­le aña­dir la pa­la­bra “po­ten­cial”. Por­que no sa­be a cien­cia cier­ta si real­men­te es un mal me­nor a lar­go pla­zo. Na­die lo sa­be. La úl­ti­ma gran re­vi­sión de la li­te­ra­tu­ra cien­tí­fi­ca al res­pec­to se ha pu­bli­ca­do es­ta se­ma­na en The Bri­tish Me­di­cal Jour­nal y la con­clu­sión es que, con el co­no­ci­mien­to ac­tual, no es po­si­ble de­ter­mi­nar si son me­nos da­ñi­nos que los ci­ga­rros nor­ma­les.

No ha pa­sa­do el su­fi­cien­te tiem­po des­de que co­men­za­ron a usar­se ni se han rea­li­za­do los es­tu­dios ne­ce­sa­rios pa­ra es­ta­ble­cer sus efec­tos a lar­go pla­zo. Pa­ra que eso su­ce­da ha­brá que es­pe­rar has­ta me­dia­dos de es­te si­glo, se­gún los in­ves­ti­ga­do­res. Han lle­ga­do a sus con­clu­sio­nes tras cri­bar más de 5.000 ar­tícu­los pu­bli­ca­dos so­bre el uso del ci­ga­rri­llo elec­tró­ni­co y sus efec­tos en el sis­te­ma res­pi­ra­to­rio des­de 1980 has­ta el pa­sa­do ju­nio, tan­to en hu­ma­nos co­mo en ani­ma­les e in vi­tro.

A al­gu­nos mé­di­cos, la his­to­ria del ci­ga­rri­llo elec­tró­ni­co les re­cuer­da a lo que su­ce­dió con con­ven­cio­nal o de com­bus­tión en los años cin­cuen­ta y se­sen­ta del si­glo XX. Se em­pe­za­ron a ver da­ños, que fue­ron sis­te­má­ti­ca­men­te ne­ga­dos y mi­ni­mi­za­dos por la in­dus­tria, has­ta que la evi­den­cia fue tan con­tun­den­te que no hu­bo for­ma de di­si­mu­lar­los.

Da­ños dis­tin­tos

“Los per­jui­cios del ta­ba­co no sue­len apa­re­cer has­ta unos 20 años des­pués de co­men­zar a fu­mar. Ape­nas lle­va­mos 10 de uso de es­te nue­vo mé­to­do, así que no sa­be­mos con qué nos en­con­tra­re­mos”, ase­gu­ra por te­lé­fono Ro­bert Ta­rran, uno de los au­to­res del es­tu­dio.

Co­mo di­ce el aná­li­sis, el ci­ga­rro elec­tró­ni­co tie­ne si­mi­li­tu­des y di­fe­ren­cias con el tra­di­cio­nal. Aun­que com­par­ten al­gu­nas sus­tan­cias, otras son di­fe­ren­tes y el mé­to­do de com­bus­tión cam­bia, con lo que los da­ños pue­den ser dis­tin­tos. Sus de­fen­so­res ar­gu­men­tan que tie­nen un 95% me­nos de tó­xi­cos y que pue­de ser un buen mé­to­do pa­ra de­jar de fu­mar. Sus de­trac­to­res, que en la co­mu­ni­dad cien­tí­fi­ca y mé­di­ca son gran ma­yo­ría, re­ce­lan. “En to­do ca­so se­ría fu­mar dis­tin­to, no de­jar­lo. Po­si­ble­men­te sean más se­gu­ros, pe­ro es co­mo de­cir que ti­rar­se de un cuar­to pi­so es me­nos pe­li­gro­so que de un oc­ta­vo. Es cier­to, pe­ro con­vie­ne no ti­rar­se de nin­guno”, re­fle­xio­na Roi Cal, far­ma­céu­ti­co es­pe­cia­lis­ta en ta­ba­co.

En Es­pa­ña al­go más de me­dio mi­llón de per­so­nas usan el ci­ga­rri­llo elec­tró­ni­co, se­gún la Aso­cia­ción de Pro­mo­to­res y Em­pre­sa­rios del Vapeo. De acuer­do con su úl­ti­mo in­for­me, des­de 2014 el sec­tor vie­ne cre­cien­do a un rit­mo de un 25% anual y fac­tu­ra más de 88 mi­llo­nes de eu­ros.

La So­cie­dad Es­pa­ño­la de Neu­mo­lo­gía y Ci­ru­gía To­rá­ci­ca (Se­par) es con­tun­den­te. En un in­for­me de 2013 ya ad­vir­tie­ron que el ci­ga­rro elec­tró­ni­co no es se­gu­ro

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.