Tres ‘al­ba­ñi­las’ pa­ra le­van­tar un pue­blo la­dri­llo a la­dri­llo

Pa­re­des de Nava, que ha per­di­do 3.000 ha­bi­tan­tes des­de 1950, apues­ta por reha­bi­li­tar el pa­tri­mo­nio pa­ra fi­jar la po­bla­ción

El País (País Vasco) - - SOCIEDAD - MA­RÍA SO­SA TROYA

Des­de la ca­lle se ve a una mu­jer en ca­da ven­ta­na. Ro­pa y bo­tas de fae­na. Mascarilla­s. Bro­chas. Son al­ba­ñi­las. Se abren pa­so en un sec­tor don­de más del 90% de los tra­ba­ja­do­res son hom­bres. En una tie­rra que en 1950 su­pe­ra­ba los 5.000 ve­ci­nos y aho­ra tie­ne 1.930. Vi­ven en Pa­re­des de Nava (Pa­len­cia). En abril em­pe­za­ron a ha­cer prác­ti­cas, con­tra­ta­das por el Ayun­ta­mien­to, reha­bi­li­tan­do edi­fi­cios que for­man par­te del pa­tri­mo­nio del mu­ni­ci­pio. An­tes es­ta­ban en pa­ro. Aho­ra sue­ñan con es­ta­bi­li­zar­se en un em­pleo que les per­mi­ta lle­var el pan a ca­sa y se­guir en el pue­blo.

La vi­si­ta es en ve­rano. El olor al tra­ta­mien­to con­tra la car­co­ma im­preg­na el am­bien­te. En la re­si­den­cia San Mar­cos, don­de vi­ven 49 an­cia­nos, es fá­cil se­guir el ras­tro de es­tas tres mu­je­res. La mi­tad de las vi­gas del te­cho de la en­tra­da es­tán ya res­tau­ra­das. Aún les que­da ta­rea. Tra­ba­jan la ma­de­ra en cua­tro fa­ses. Lo apren­die­ron en un cur­so de al­ba­ñi­le­ría y car­pin­te­ría del Ayun­ta­mien­to, fi­nan­cia­do por la Jun­ta de Cas­ti­lla y León. Ade­más de las ta­reas bá­si­cas, tam­bién es­tu­dian téc­ni­cas de cons­truc­ción tra­di­cio­nal y res­tau­ra­ción, cru­cia­les pa­ra es­te pue­blo que es­tá he­cho de ma­de­ra y tie­rra, de ar­ci­lla y ado­be. En cua­tro edi­cio­nes del pro­gra­ma ha ha­bi­do 32 par­ti­ci­pan­tes, 10 de ellos mu­je­res.

“So­lo he vis­to que una de ellas con­si­guie­ra un con­tra­to al fi­na­li­zar el cur­so. Y en una em­pre­sa de su fa­mi­lia. Ellos lo tie­nen mu­cho más fá­cil”, cuen­ta Pi­lar Díez, la ar­qui­tec­ta que su­per­vi­sa el pro­gra­ma, que han lla­ma­do ta­ller de man­te­ni­mien­to. Se pu­so en mar­cha es­te año y ha du­ra­do seis me­ses que fi­na­li­za­ron el lu­nes. Ha con­ta­do con 80.800 eu­ros del pre­su­pues­to mu­ni­ci­pal pa­ra los ma­te­ria­les más los suel­dos. In­ma­cu­la­da Osorno, de 37 años; Pi­lar Adán, de 48, y Emi­li­ya Oj­nia­no­va, tam­bién de 48, son la mi­tad de una cua­dri­lla pa­ri­ta­ria. La for­man tres hom­bres y tres mu­je­res que des­ta­ca­ron en los cur­sos y es­ta­ban en pa­ro.

“Aho­ra, al fi­na­li­zar las prác­ti­cas, el Ayun­ta­mien­to eva­lua­rá el pro­yec­to. Pe­ro yo apues­to por re­no­var­lo con un equi­po so­lo de mu­je­res reha­bi­li­tan­do el pa­tri­mo­nio del pue­blo, que es mu­cho”, sos­tie­ne Díez. El al­cal­de, Luis Cal­de­rón, del PP, se com­pro­me­te, de mo­men­to, a la pa­ri­dad. “Ellas des­pun­tan en su tra­ba­jo”, in­sis­te la ar­qui­tec­ta. “Y ayu­dan a fi­jar po­bla­ción. To­dos sa­be­mos que sin mu­je­res es im­po­si­ble”, afir­ma la con­ce­jal de Fa­mi­lia, Ser­vi­cios So­cia­les y Mu­jer, Yo­lan­da Díaz.

En Pa­re­des de Nava vi­ven 1.930 per­so­nas, se­gún los da­tos del INE del año pa­sa­do. Son sie­te más que el año an­te­rior. “Cre­ci­mos por­que te­ne­mos ser­vi­cios. Aun­que es po­si­ble que es­te año sí per­da­mos al­gún ha­bi­tan­te”, ade­lan­ta el al­cal­de, en su se­gun­do man­da­to. “Es­ta­mos cer­ca de Pa­len­cia. Te­ne­mos co­le­gio e ins­ti­tu­to, cen­tro de sa­lud con ser­vi­cio de urgencias 24 ho­ras, la Jun­ta re­ba­jó mu­cho el pre­cio de las par­ce­las de un po­lí­gono in­dus­trial don­de se es­tán asen­tan­do ve­ci­nos del pue­blo…” Así ex­pli­ca las ini­cia­ti­vas que les han he­cho man­te­ner­se. La fun­da­ción Eda­des del Hom­bre es­tá tra­ba­jan­do en la aper­tu­ra de un mu­seo que com­par­ti­rán cua­tro pue­blos que, en el ra­dio de 10 ki­ló­me­tros, “tie­nen la ma­yor con­cen­tra­ción de ar­te sa­cro de Es­pa­ña”.

Es­te mu­ni­ci­pio, que vi­ve ma­yo­ri­ta­ria­men­te de la agri­cul­tu­ra y la ga­na­de­ría, cu­na del poe­ta Jor­ge Manrique y del pin­tor Pe­dro Be­rru­gue­te, bus­ca ex­plo­tar lo que les ha­ga di­fe­ren­tes. Por ello la reha­bi­li­ta­ción del pa­tri­mo­nio es atrac­ti­va. “Es una jo­ya. A po­co que es­car­bas, en­cuen­tras ele­men­tos ori­gi­na­les que va­le la pe­na con­ser­var”, cuen­ta Díez, pre­si­den­ta del co­le­gio de ar­qui­tec­tos de Pa­len­cia. “Hay mu­chos edi­fi­cios del Ayun­ta­mien­to que ha­ce fal­ta reha­bi­li­tar”, di­ce la con­ce­jal. “El ta­ller tie­ne fu­tu­ro”, in­sis­te Díez.

Una opor­tu­ni­dad

A In­ma­cu­la­da, Pi­lar y Emi­li­ya es lo me­jor que les po­dría pa­sar. “Así es mu­cho más fá­cil”, cuen­ta Pi­lar, la pri­me­ra que hi­zo el cur­so de for­ma­ción, en 2014. Des­de en­ton­ces no ha en­con­tra­do em­pleo. “Hay so­bre to­do em­pre­sas pe­que­ñas, que ya lo tie­nen di­fí­cil pa­ra con­tra­tar. En­ci­ma, de gen­te ma­yor. Y hom­bres, cla­ro. Con más pre­jui­cios”, la­men­ta In­ma­cu­la­da. Las tres sa­ben que no lo tie­nen fá­cil. Por ello mi­ran a la con­ce­jal cuan­do se ha­bla de ex­ten­der el pro­gra­ma. “Que nos con­tra­ten otros seis me­ses”, su­gie­re In­ma­cu­la­da. “Yo soy de aquí, pe­ro cre­cí en Pa­len­cia. Lue­go vol­ví, al ca­sar­me. Al prin­ci­pio me cos­tó. Pe­ro ya no po­dría vi­vir en una ciu­dad”, aña­de. Quie­re se­guir en Pa­re­des de Nava. Y tra­ba­jar, cla­ro.

Co­mo Emi­li­ya, que na­ció en Bul­ga­ria pe­ro se sien­te del pue­blo, don­de vi­ve con su ma­ri­do, cua­tro hi­jos y tres nie­tos. Te­ner tra­ba­jo es im­por­tan­te en es­ta ca­sa de nue­ve. A me­dio­día, cuan­do el sol aprie­ta tan­to que aplas­ta, una ve­ci­na di­ce que eso es jus­to lo que fal­ta: tra­ba­jo. “Aquí no hay na­da, los jó­ve­nes tie­nen que ir­se”, se que­ja, de­s­es­pe­ran­za­da, es­ta oc­to­ge­na­ria. Ella, que vi­vió los bue­nos tiem­pos, di­ce que el go­teo no ce­sa.

Las tres al­ba­ñi­las apues­tan por el pue­blo. A Pi­lar le gus­ta tra­ba­jar en al­tu­ra. Emi­li­ya pre­fie­re en­fos­car pa­re­des, lo apren­dió a ba­se de en­sa­yo y error en el cur­so, en “el mu­ro de las la­men­ta­cio­nes”, co­mo lo bau­ti­zó el pro­fe­sor. In­ma­cu­la­da pre­fie­re la­bo­res de de­ta­lle, co­mo pa­vi­men­tar con can­tos. Quie­ren se­guir dan­do el ca­llo, aun­que no las ten­gan to­das con­si­go. No sa­ben qué pa­sa­rá aho­ra, que ha fi­na­li­za­do el ta­ller. La ar­qui­tec­ta es op­ti­mis­ta: “Lo veo cla­ro. Aquí hay mu­cho por ha­cer y ellas es­tán ca­pa­ci­ta­das. Res­tau­rar el pa­tri­mo­nio es una opor­tu­ni­dad”.

Una cua­dri­lla pa­ri­ta­ria res­tau­ra va­rios edi­fi­cios mu­ni­ci­pa­les

“Aquí hay mu­cho por ha­cer y ellas es­tán ca­pa­ci­ta­das”. di­ce la ar­qui­tec­ta

/ A. CO­MAS

Des­de la iz­quier­da, Pi­lar Adán, Emi­li­ya Oj­nia­no­va e In­ma­cu­la­da Osorno, en Pa­re­des de Nava (Pa­len­cia).

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.