Desafiar la ló­gi­ca pa­ra co­se­char vo­tos

El País (País Vasco) - - SOCIEDAD -

El al­cal­de de Ma­drid, Jo­sé Luis Mar­tí­nez-Al­mei­da, ase­gu­ró el pa­sa­do lu­nes que quie­re con­ver­tir la ca­pi­tal en “re­fe­ren­cia mun­dial” en la lu­cha con­tra la con­ta­mi­na­ción. Cu­rio­so re­cla­mo pa­ra po­ner en mar­cha un plan que pro­me­te lo con­tra­rio. Su pro­yec­to Ma­drid 360 sus­ti­tu­ye al de Ma­nue­la Car­me­na. La pro­me­sa elec­to­ral obli­ga­ba a ha­cer­lo, pe­ro es di­fí­cil de acep­tar tan­ta am­bi­ción ver­de re­la­jan­do las nor­mas que ha­bían lo­gra­do re­du­cir la con­ta­mi­na­ción en el co­go­llo ur­bano, el lla­ma­do Ma­drid Cen­tral de Car­me­na.

El desafío a la ló­gi­ca es evi­den­te; e irri­tan­te. La Co­mi­sión Eu­ro­pea dio su vis­to bueno a Ma­drid Cen­tral, pe­ro ha re­to­ma­do el ex­pe­dien­te con­tra Es­pa­ña a la vis­ta de los pla­nes de Al­mei­da. Aho­ra es­te al­cal­de es­pe­ra que Bru­se­las ava­le su nue­va pro­pues­ta. Si ya te­nía el plá­cet la an­te­rior, ¿por qué vol­ver a em­pe­zar? Es­te hom­bre tam­bién desafía a la cien­cia. Es­ta in­sis­te en que es ur­gen­te com­ba­tir la cri­sis cli­má­ti­ca, pe­ro él la­mi­na el Ma­drid Cen­tral en el cor­to pla­zo, apla­za sus me­di­das an­ti­con­ta­mi­na­ción pa­ra “el pri­mer se­mes­tre” del año que vie­ne y de­ja las más drás­ti­cas con­tra el trá­fi­co ro­da­do pa­ra más ade­lan­te to­da­vía. Así, con suer­te, se­rán otros los que ape­chu­guen con las res­tric­cio­nes más im­po­pu­la­res.

Es­te dis­la­te se ha pre­sen­ta­do re­ves­ti­do de mo­der­ni­dad. Ca­mi­sa re­man­ga­da, mi­cro inalám­bri­co, un lo­go bo­ni­to y pa­seos so­bre el es­ce­na­rio al es­ti­lo de los eje­cu­ti­vos de van­guar­dia. En un par de me­ses, una au­di­to­ra ele­gi­da a de­do le ha fa­ci­li­ta­do la pues­ta en es­ce­na, que aquí pa­re­ce lo esen­cial por­que, ade­más, per­mi­te dis­cur­sos que re­tuer­cen la reali­dad. “Aquí no hay ban­de­ras ni dis­cur­sos”, ex­pre­só el po­lí­ti­co sin pes­ta­ñear.

Pe­ro Al­mei­da no es­tá so­lo en es­te ar­te de desafiar a la ló­gi­ca. Con­cre­ta­men­te, en 42 años de de­mo­cra­cia, son mu­chos los que han im­pe­di­do que el sis­te­ma edu­ca­ti­vo es­pa­ñol desa­rro­lle to­do su po­ten­cial, a ba­se de ejer­cer el mis­mo prin­ci­pio. En cua­tro dé­ca­das, sie­te le­yes y/o re­for­mas sin con­sen­so. No se ha de­ja­do es­pa­cio si­quie­ra pa­ra eva­luar los efec­tos de ca­da nue­va nor­ma. Así que la Co­mi­sión Eu­ro­pea ha da­do un to­que a Es­pa­ña cri­ti­can­do de­bi­li­da­des del sis­te­ma bien iden­ti­fi­ca­das des­de ha­ce tiem­po, pe­ro que si­guen ahí, en­quis­ta­das. Se im­po­ne el dis­cur­so partidista que Al­mei­da di­ce evi­tar.

Los es­pa­ño­les ma­ni­fies­tan su har­tu­ra con los po­lí­ti­cos mien­tras se pre­pa­ran, con cier­to sen­ti­mien­to de frus­tra­ción e im­po­ten­cia, pa­ra acu­dir a las ur­nas por ter­ce­ra vez en ocho me­ses. Aho­ra ase­gu­ran los par­ti­dos de la iz­quier­da que hay que vo­tar pa­ra fre­nar a la de­re­cha. Pe­ro lo cier­to es que los es­pa­ño­les ya la fre­na­ron en abril. Y el pre­si­den­te en fun­cio­nes, Pe­dro Sán­chez, in­ca­paz de pac­tar pa­ra go­ber­nar, se pre­sen­ta aho­ra co­mo el ga­ran­te de la go­ber­na­bi­li­dad.

Ló­gi­ca y po­lí­ti­ca se dan hoy la es­pal­da.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.