La vi­da de Winston Chur­chill: pu­ros, co­ra­je y lá­gri­mas

An­drew Ro­berts pu­bli­ca una mo­nu­men­tal bio­gra­fía del es­ta­dis­ta bri­tá­ni­co. Llo­ra­ba con fa­ci­li­dad, era de­vo­to de Sha­kes­pea­re y ha­bría si­do par­ti­da­rio del Bre­xit

El País (País Vasco) - - CULTURA - JA­CIN­TO AN­TÓN,

La ima­gen de Winston Chur­chill co­mo pri­mer mi­nis­tro oron­do, apo­ya­do en un bas­tón, ha­cien­do el signo de la vic­to­ria y con un pu­ro en la bo­ca es la más em­ble­má­ti­ca, pe­ro ape­nas una ca­ra de un per­so­na­je real­men­te po­lié­dri­co no so­lo has­ta lo ines­pe­ra­do sino in­clu­so has­ta lo des­con­cer­tan­te. Una nue­va bio­gra­fía del re­co­no­ci­do his­to­ria­dor An­drew Ro­berts, ti­tu­la­da sim­ple­men­te Chur­chill, la bio­gra­fía (Crí­ti­ca), co­mo sub­ra­yan­do su ca­rác­ter de “de­fi­ni­ti­va” —y así ha si­do sa­lu­da­da en di­fe­ren­tes me­dios—, mues­tra a un Chur­chill mu­chí­si­mo más com­ple­jo y hu­mano, con de­ta­lles so­bre su per­so­na­li­dad co­mo que su­frió de aban­dono de ni­ño y eso le mar­có de­ci­si­va­men­te o que era pro­pen­so al llan­to, un ras­go muy po­co bri­tá­ni­co. Es­tu­vo a pun­to de mo­rir nu­me­ro­sas ve­ces, in­clui­dos lan­ces bé­li­cos, ac­ci­den­tes de avión y un atro­pe­llo en Nue­va York, y so­bre­vi­vir re­afir­mó su idea de es­tar lla­ma­do por el des­tino. Fue ami­go de gen­te tan di­ver­sa co­mo Cha­plin, Ru­pert Broo­ke y Law­ren­ce de Ara­bia. Se ade­lan­tó al cui­da­do de los ani­ma­les, le en­can­ta­ban y nun­ca se co­mía a uno al que pu­die­ra lla­mar por su nom­bre. Tam­bién era un gran en­ten­di­do en ma­ri­po­sas.

El mo­nu­men­tal li­bro de Ro­berts, de 1.300 pá­gi­nas, lleno de de­ta­lles co­mo su afi­ción por el brandy o la ro­pa in­te­rior de se­da (y dón­de la com­pra­ba), es una por­ten­to­sa in­ves­ti­ga­ción so­bre una de las fi­gu­ras fun­da­men­ta­les de la his­to­ria que se lee con la mis­ma pa­sión con que ha es­ta­do es­cri­ta y que era, se­gún su bió­gra­fo, el ras­go ca­rac­te­rís­ti­co de Chur­chill. Ro­berts (56 años) ha uti­li­za­do nu­me­ro­sas fuen­tes nue­vas co­mo los dia­rios pri­va­dos del rey Jor­ge VI. “Es una obra re­sul­ta­do de 30 años de es­tu­diar al per­so­na­je, cu­ya vi­da fue un ver­da­de­ro de­catlón por la va­rie­dad, y que me ha lle­va­do cua­tro años es­cri­bir”, se­ña­la. Do­ta­do de un sen­ti­do del hu­mor muy bri­tá­ni­co, tam­bién ca­rac­te­rís­ti­co del ca­ris­má­ti­co pri­mer mi­nis­tro, Ro­berts ad­mi­te de en­tra­da que hay po­co se­xo en la bio­gra­fía, pues a Chur­chill no le in­tere­sa­ba de­ma­sia­do, y no tu­vo al pa­re­cer en su vi­da gran­des ro­man­ces ni aven­tu­ras fue­ra del ma­tri­mo­nio con su es­po­sa Cle­men­ti­ne, has­ta el pun­to de que las tres mu­je­res más importante­s pa­ra él fue­ron es­ta, su ni­ñe­ra y su ma­dre. “No hay mu­cho se­xo, pe­ro es­pe­ro que eso se com­pen­se con que hay gran­des can­ti­da­des de vio­len­cia”, bro­mea. “Se po­dría ha­cer una pe­lí­cu­la de Ta­ran­tino”.

en el que pro­nun­ció en el fu­ne­ral de Cham­ber­lain en no­viem­bre de 1940. Lleno de ex­pre­sio­nes ma­ra­vi­llo­sas co­mo ‘la his­to­ria que nos ilu­mi­na con luz par­pa­dean­te’ o ‘mar­che­mos siem­pre en las fi­las del ho­nor’. De nue­vo per­ci­bi­mos la in­fluen­cia de Sha­kes­pea­re”.

¿Eran co­mo ora­do­res, sol y som­bra Chur­chill y Hitler? “Me pa­re­ce que sí, hay una di­co­to­mía ma­ni­quea. En Hitler exis­te un ora­dor ca­ris­má­ti­co sin du­da, pe­ro su men­sa­je de odio y re­sen­ti­mien­to su­ma­do a los trau­mas ale­ma­nes crea­ron una fór­mu­la de éxi­to ora­to­rio per­ver­sa”.

De qué sín­te­sis pue­de ha­cer de Chur­chill tras su ma­ra­to­niano en­cuen­tro li­te­ra­rio con él, me­di­ta: “Es­pe­ra­ba en­con­trar mu­chos de­fec­tos en su per­so­na­li­dad y des­de lue­go que los hay, y que hi­zo pi­fia tras pi­fia, co­mo la cam­pa­ña de los Dar­da­ne­los, pe­ro cap­tu­ró to­da mi sim­pa­tía por la for­ma en que apren­dió de sus erro­res. No se de­duz­ca de eso que el li­bro sea una ha­gio­gra­fía, en ab­so­lu­to. Chur­chill es una per­so­na pa­ra la que no me hu­bie­ra gus­ta­do te­ner que tra­ba­jar”.

Aris­tó­cra­ta apa­sio­na­do

En la men­te de mu­cha gen­te es di­fí­cil unir la es­tam­pa del jo­ven Chur­chill con la del Chur­chill ma­du­ro. “Fue dis­tin­tas per­so­nas a lo lar­go de su vi­da, co­mo lo so­mos to­dos, y él vi­vió 90 años y se fu­mó 190.000 pu­ros y be­bió mu­chí­si­mo. Se con­vir­tió en una ima­gen com­ple­ta­men­te di­fe­ren­te de aquel sol­da­do y pe­rio­dis­ta del­ga­di­to que car­ga­ba co­mo lan­ce­ro en Om­dur­man con­tra los mah­dis­tas y es­ca­pa­ba au­daz­men­te de los bóers. Pe­ro hay unas ca­rac­te­rís­ti­cas co­mo el hi­lo de un ta­piz que po­de­mos se­guir. Una es el co­ra­je. Su co­ra­je fí­si­co mez­cla­do con su co­ra­je mo­ral. Mu­chos po­lí­ti­cos tie­nen uno u otro, pe­ro te­ner los dos es ex­traor­di­na­rio. Otra área cen­tral es su pa­sión: el mo­tor de Chur­chill eran sus emo­cio­nes, al­go muy ra­ro en un bri­tá­ni­co, que so­le­mos ocul­tar­las, y más en un aris­tó­cra­ta in­glés co­mo él. No le im­por­ta­ba llo­rar en pú­bli­co”.

La fal­ta de ca­ri­ño de ni­ño apa­re­ce en el li­bro co­mo un con­di­cio­nan­te esen­cial. “Sus pa­dres eran pro­fun­da­men­te egoís­tas y prác­ti­ca­men­te lo aban­do­na­ron al cui­da­do de otros, eso le mar­có”. Hay un la­do his­trió­ni­co en Chur­chill, ¿vie­ne de un an­he­lo de ni­ño de­seo­so de lla­mar la aten­ción? “En reali­dad creo que no te me­tes en po­lí­ti­ca si no te in­tere­sa lla­mar la aten­ción. La gen­te sin ego no en­tra en po­lí­ti­ca. La am­bi­ción sin ta­len­to es ma­la, pe­ro en Chur­chill, co­mo en Na­po­león, al que ad­mi­ra­ba, esa am­bi­ción es­ta­ba jus­ti­fi­ca­da”.

Ro­berts con­si­de­ra que vir­tu­des y de­fec­tos de Chur­chill, co­mo su mi­li­ta­ris­mo o su pro­pen­sión al ver­bo inflamado, fun­cio­na­ron muy bien en una si­tua­ción de cri­sis bru­tal co­mo la Se­gun­da Gue­rra Mun­dial, su me­jor ho­ra. Tam­bién ex­pli­ca que Chur­chill y Hitler, que nun­ca se co­no­cie­ron per­so­nal­men­te, es­tu­vie­ron a pun­to de en­con­tra­se una vez. “Así es, en Mú­nich en 1932. Ha­bía una ci­ta acor­da­da pa­ra to­mar ca­fé, Hitler no se pre­sen­tó, pre­tex­tan­do que es­ta­ba sin afei­tar y te­nía mu­chas co­sas que ha­cer. No se caían bien, por su­pues­to. Chur­chill de­tes­ta­ba el an­ti­se­mi­tis­mo, lo que era tam­bién un ras­go inusual en la cla­se al­ta bri­tá­ni­ca”.

¿Qué hu­bie­ra pen­sa­do del Bre­xit? “Su hi­ja Mary me ad­vir­tió que nun­ca su­pu­sie­ra na­da que pu­die­ra creer su pa­dre de co­sas que ha­yan pa­sa­do des­pués de su muer­te. Di­cho es­to, sa­be­mos que no hi­zo nin­gún ges­to pa­ra acer­car a Gran Bre­ta­ña al pro­yec­to eu­ro­peo. Pro­ba­ble­men­te hu­bie­ra si­do fa­vo­ra­ble al Bre­xit”. Ro­berts iro­ni­za con res­pec­to a la bio­gra­fía de Chur­chill es­cri­ta por Bo­ris John­son, a quien le fas­ci­na el per­so­na­je. “La mía se ha ven­di­do so­lo un po­qui­to más, es bueno que los po­lí­ti­cos es­cri­ban de his­to­ria”.

/ CO­LEC­CIÓN PAR­TI­CU­LAR

Winston Chur­chill, en Mia­mi Beach en 1946, con su es­po­sa Cle­men­ti­ne y la hi­ja de am­bos, Sa­rah Chur­chil.

/ C. BROADWATER

Chur­chill, en 1889.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.