Mue­re Hel­ga Sch­midt, al­ma del Pa­lau de les Arts

La im­pul­so­ra de la ópe­ra va­len­cia­na, fa­lle­ci­da a los 78 años, lo­gró gran­des éxi­tos, pe­ro su ges­tión es­tu­vo mar­ca­da por la po­lé­mi­ca

El País (País Vasco) - - CULTURA - FE­RRAN BONO,

“Ex­ce­len­cia, ex­ce­len­cia, ca­li­dad, ca­li­dad”, so­lía de­cir. Con un cas­te­llano tru­fa­do de ita­liano y acen­to aus­tria­co, Hel­ga Sch­midt re­pe­tía con vehe­men­cia su cre­do ar­tís­ti­co. Que­ría lo me­jor y en unos años ex­tra­or­di­na­rios, tan­to por la ex­ce­len­cia mu­si­cal co­mo por los gas­tos oca­sio­na­dos, la que fue­ra pri­me­ra in­ten­den­te del Pa­lau de les Arts Rei­na So­fía y ver­da­de­ra crea­do­ra de la ópe­ra va­len­cia­na, lo lo­gró. Es de jus­ti­cia re­cor­dar­lo aho­ra que se ha he­cho pú­bli­co su fa­lle­ci­mien­to el pa­sa­do 25 de sep­tiem­bre a los 78 años en su ca­sa de Pia­mon­te. La te­tra­lo­gía del Ani­llo del Ni­be­lun­go de Wag­ner, con Zu­bin Meh­ta en la ba­tu­ta, la Fu­ra dels Baus en la di­rec­ción es­cé­ni­ca, vo­ces de pri­mer ni­vel y la nue­va or­ques­ta crea­da por Lo­rin Maa­zel en el fo­so, fue un hi­to me­mo­ra­ble. Sin ella, aque­lla con­fluen­cia no hu­bie­ra si­do po­si­ble.

Hu­bo más mo­men­tos inol­vi­da­bles pa­ra una ciu­dad sin ape­nas tra­di­ción lí­ri­ca, pe­ro aquel es­pec­tácu­lo to­tal, co­mo de­fi­nía Wag­ner al gé­ne­ro ope­rís­ti­co, re­su­me la fi­lo­so­fía de quien fue una per­so­na­li­dad po­lié­dri­ca, tan bri­llan­te en sus gus­tos mu­si­ca­les co­mo des­me­su­ra­da y con­tro­ver­ti­da. La lla­ma­da in­ten­den­te de hie­rro, por su fuer­te y exi­gen­te ca­rác­ter, pu­so el Pa­lau de les Arts en el ma­pa de la ópe­ra mun­dial, ti­ran­do de su nu­tri­do ca­pi­tal re­la­cio­nal y de sus co­no­ci­mien­tos, ade­más de una am­plia che­que­ra que le con­ce­dió la Ge­ne­ra­li­tat va­len­cia­na so­bre to­do en los años pre­vios al es­ta­lli­do de la cri­sis.

Tam­bién fue fuen­te de nu­me­ro­sas po­lé­mi­cas. Te­nía que ha­ber­se sen­ta­do en el ban­qui­llo el pa­sa­do mes de ene­ro, acu­sa­da de va­rios de­li­tos du­ran­te su ges­tión, pe­ro su ma­la sa­lud obli­gó a re­tra­sar la vis­ta. Ella ha­bía lu­cha­do con­tra el cán­cer du­ran­te años, sien­do aún res­pon­sa­ble del Pa­lau de les Arts, la enor­me ópe­ra di­se­ña­da por San­tia­go Ca­la­tra­va que cos­tó 480 mi­llo­nes de eu­ros. Sch­midt siem­pre de­cía que el con­te­ni­do de­bía ser pa­re­jo al con­ti­nen­te, des­de que fue lla­ma­da pa­ra el car­go en 2000 por Eduar­do Za­pla­na, en­ton­ces pre­si­den­te de la Ge­ne­ra­li­tat.

Mú­si­ca des­de la cu­na

Ella ha­bía si­do di­rec­to­ra ar­tís­ti­ca y ase­so­ra del Co­vent Gar­den de Lon­dres y ha­bía desem­pe­ña­do nu­me­ro­sas ocu­pa­cio­nes en el mun­do de la ópe­ra y la mú­si­ca clá­si­ca, en el que vi­vió des­de que na­ció. Su pa­dre fue stu­dien­lei­ter de Wil­helm Furt­wän­gler y cre­ció jun­to a per­so­na­li­da­des co­mo Karl Böhm, Di­mi­tri Mi­tro­po­ulos o Cle­mens Krauss, y a otros gran­des di­rec­to­res y can­tan­tes que en­ton­ces fre­cuen­ta­ban la Ópe­ra de Vie­na. Tra­ba­jó y tra­tó con maes­tros co­mo Georg Sol­ti, Car­los Klei­ber o Her­ber Von Ka­ra­jan. “A él de­bo mi ca­rre­ra. Fue Ka­ra­jan quien me acon­se­jó que to­ma­ra el ca­mino de la di­rec­ción ar­tís­ti­ca, em­pe­zan­do des­de aba­jo, co­no­cien­do to­dos los rin­co­nes del tea­tro. Era un hom­bre de una al­tí­si­ma exi­gen­cia, pro­fun­do, re­no­va­dor. Pa­ra él, la prio­ri­dad ab­so­lu­ta de la ópe­ra es­ta­ba en la mú­si­ca, la es­ce­na de­bía li­mi­tar­se a acom­pa­ñar­la. Era muy pun­ti­llo­so, lo re­vi­sa­ba ab­so­lu­ta­men­te to­do. Y yo, en es­te sen­ti­do, he se­gui­do sus pa­sos bas­tan­te fiel­men­te”, con­ta­ba Sch­midt, se­gún re­cor­da­ba ayer el que fue­ra su co­la­bo­ra­dor en el Pa­lau, Jus­to Ro­me­ro, crí­ti­co mu­si­cal.

Ins­ta­la­da en Va­len­cia, con­tra­tó al fa­lle­ci­do Lo­rin Maa­zel, en­ton­ces una de las ba­tu­tas más co­ti­za­das, pa­ra ser di­rec­tor mu­si­cal de una nue­va or­ques­ta cu­yos músicos eli­gió él mis­mo. La or­ques­ta so­na­ba de ma­ra­vi­lla y pa­ra mu­chos crí­ti­cos se con­vir­tió en la me­jor de Es­pa­ña. Si­gue so­nan­do muy bien, a pe­sar de las de­ser­cio­nes. El Cen­tro de Per­fec­cio­na­mien­to Plá­ci­do Do­min­go pa­ra jó­ve­nes can­tan­tes fue otra de sus ob­se­sio­nes. En 2005 se inau­gu­ró la ópe­ra con una pro­gra­ma­ción de pri­mer or­den. Maa­zel, Meh­ta y Do­min­go fue­ron sus alia­dos a ra­zón de sie­te mi­llo­nes de eu­ros por tres tem­po­ra­das los dos pri­me­ros. Sch­midt es­tu­vo 10 años di­ri­gien­do la ópe­ra des­de su aper­tu­ra, has­ta que la po­li­cía en­tró en 2015 pa­ra re­gis­trar­la. Ella siem­pre ne­gó las acu­sa­cio­nes y nun­ca de­jó de de­fen­der su le­ga­do.

/ MÒ­NI­CA TO­RRES

Hel­ga Sch­midt, en Va­len­cia, du­ran­te una en­tre­vis­ta con EL PAÍS en 2015.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.