Car­los Sau­ra, una vi­da ob­se­sio­na­do con las imá­ge­nes

El Círcu­lo de Be­llas Ar­tes pre­sen­ta una re­tros­pec­ti­va de las fo­tos del ci­neas­ta

El País (País Vasco) - - CULTURA - SIL­VIA HER­NAN­DO,

Co­mo un ar­queó­lo­go que en­cuen­tra su cue­va del te­so­ro, el fo­tó­gra­fo Che­ma Co­ne­sa pa­só seis me­ses en­tran­do y sa­lien­do del es­tu­dio que el ci­neas­ta, es­cri­tor y tam­bién fo­tó­gra­fo Car­los Sau­ra tie­ne en su ca­sa de la sie­rra ma­dri­le­ña. En un cu­bo de 20 me­tros cua­dra­dos, el di­rec­tor ara­go­nés ate­so­ra una co­lec­ción de cen­te­na­res de cá­ma­ras e in­nu­me­ra­bles ca­jas y anaque­les con ne­ga­ti­vos que ha ido acu­mu­lan­do a lo lar­go de sie­te dé­ca­das, ca­si siem­pre co­mo afi­cio­na­do. Mien­tras Sau­ra di­bu­ja­ba o tra­ba­ja­ba en su or­de­na­dor, Co­ne­sa fue re­vi­san­do y se­lec­cio­nan­do imá­ge­nes re­pre­sen­ta­ti­vas de las mu­chas vi­das del ar­tis­ta, que han que­da­do re­su­mi­das en tres: su fa­ce­ta ín­ti­ma y fa­mi­liar; su mirada so­bre la Es­pa­ña de me­dia­dos del si­glo XX; y sus años co­mo pro­fe­sio­nal de la fo­to­gra­fía jus­to an­tes de vol­car­se en el ci­ne a par­tir de la dé­ca­da de los se­sen­ta, cuan­do co­la­bo­ró en fes­ti­va­les mu­si­ca­les en Gra­na­da y San­tan­der.

Acom­pa­ña­das de otros ex­pe­ri­men­tos vi­sua­les —co­mo unas ins­tan­tá­neas pin­ta­das lla­ma­das “fo­to­sau­rios” o unas pe­lí­cu­las cor­tas cons­trui­das a ba­se de fo­to­gra­mas y mú­si­ca—, las 118 imá­ge­nes es­co­gi­das por Co­ne­sa con­for­man la re­tros­pec­ti­va Car­los Sau­ra, fo­tó­gra­fo. Una vi­da tras la cá­ma­ra, or­ga­ni­za­da por La Fá­bri­ca y el Círcu­lo de Be­llas Ar­tes de Ma­drid y abier­ta en es­ta úl­ti­ma ins­ti­tu­ción has­ta el pró­xi­mo 12 de ene­ro.

Na­ci­do en Hues­ca ha­ce 83 años, Sau­ra aún re­cuer­da ní­ti­da­men­te aque­llos tiem­pos que mar­ca­ron su in­fan­cia y, a la pos­tre, su pro­lí­fi­ca ca­rre­ra, con tí­tu­los icó­ni­cos co­mo La ca­za (1965) y Cría cuer­vos (1975). “Creo que la ob­se­sión de mi her­mano [el fa­lle­ci­do pin­tor An­to­nio Sau­ra] y la mía por la ima­gen vie­ne de en­ton­ces”, ex­pli­có el ci­neas­ta en el ac­to de pre­sen­ta­ción de la mues­tra. “Nues­tro pa­dre nos ha­cía li­bros de re­cor­tes con imá­ge­nes va­rio­pin­tas y yo he se­gui­do cul­ti­van­do esa cul­tu­ra de ma­ne­ra in­tui­ti­va”. Su ma­dre, pia­nis­ta, tam­bién de­ja­ría en él una hue­lla in­de­le­ble: una mu­si­ca­li­dad que se ha­ce evi­den­te, por ejem­plo, en sus pe­lí­cu­las so­bre el fa­do, la jo­ta y el fla­men­co. Y, de al­gún mo­do, tam­bién en los si­len­cios que ro­dean a sus imá­ge­nes fi­jas. “Por eso creo pe­lí­cu­las de unos ocho o 10 mi­nu­tos con fo­to­gra­fías a las que lue­go aña­do mú­si­ca”, di­ce. “Así se trans­for­man, ad­quie­ren otra di­men­sión”.

Sau­ra no ha de­ja­do de apre­tar el ob­tu­ra­dor des­de aque­lla pri­me­ra vez que, con nue­ve años, se es­con­dió de­trás de un se­to en el ma­dri­le­ño par­que del Re­ti­ro pa­ra ro­bar­le una ins­tan­tá­nea a la ni­ña de la que es­ta­ba enamo­ra­do. “Se la man­dé con un co­ra­zón di­bu­ja­do, pe­ro nun­ca tu­ve res­pues­ta”, re­cuer­da di­ver­ti­do. A par­tir de ahí, sus her­ma­nas, sus cua­tro pa­re­jas, sus sie­te hi­jos o él mis­mo pa­sa­ron a ser pro­ta­go­nis­tas de una suer­te de dia­rio per­so­nal es­cri­to a ba­se de mo­men­tos con­ge­la­dos en el tiem­po. “En el fon­do, la fo­to­gra­fía tie­ne al­go de tre­men­do, por­que ha­bla de épo­cas que ya no vol­ve­rán, de per­so­nas que­ri­das que han muer­to”, re­fle­xio­na.

Co­mo do­cu­men­ta­lis­ta de la reali­dad so­cial de me­dia­dos de si­glo, la de la­van­de­ras, men­di­gos, ven­de­do­res am­bu­lan­tes y la­brie­gos, Sau­ra re­tra­ta a sus su­je­tos con el mis­mo afec­to y de­li­ca­de­za con el que cap­tu­ra la son­ri­sa de su ex­pa­re­ja Ge­ral­di­ne Cha­plin dan­do de ma­mar a su hi­jo. O la mirada de Lo­la Flo­res po­san­do al­ti­va y es­plén­di­da en un set de ro­da­je. Sus imá­ge­nes re­mi­ten a la vez a la ma­gia del ci­ne y a las ru­ti­nas de la vi­da dia­ria, a via­jes, reunio­nes y re­cuer­dos. En cier­to sen­ti­do, to­das pa­re­cen con­tar la mis­ma his­to­ria: la del amor por la vi­da, la ilu­sión de sen­tir­se par­te del de­ve­nir del tiem­po. “Él es un es­pí­ri­tu ge­ne­ro­so, abier­to, ale­gre. Tie­ne una vi­ta­li­dad que creo que le vie­ne del he­cho de ha­cer fo­tos: es un hom­bre que ha si­do ca­paz de vi­vir de las imá­ge­nes y ellas le ha­cen vi­vir a él”, apun­ta Co­ne­sa que, en su fa­ce­ta de co­mi­sa­rio, ha que­ri­do sa­car a la luz “lo nun­ca vis­to” del ara­go­nés. “Lo que ha­ce más com­pli­ca­do ele­gir es su eclec­ti­cis­mo”, agre­ga. “Le gus­tan tan­tas co­sas que no lle­ga a pro­fun­di­zar en nin­gu­na”.

Se han que­da­do fue­ra de la mues­tra las fo­to­gra­fías más re­cien­tes, en co­lor, he­chas con cá­ma­ras di­gi­ta­les. Pe­ro a Sau­ra no le mo­les­ta: confía en el cri­te­rio del co­mi­sa­rio y, ade­más, su ca­be­za bu­lle con otros pro­yec­tos. Ha­ce unos me­ses re­gre­só de Mé­xi­co tras gra­bar el mu­si­cal El rey de to­do el mun­do. Tam­bién tie­ne una fun­ción tea­tral en­tre ma­nos y ha­ce po­co mon­tó un Don Gio­van­ni en A Co­ru­ña. “En la ópe­ra y el ci­ne to­do es men­ti­ra”, sen­ten­cia. En­ton­ces, ¿es la fo­to­gra­fía el ar­te de la ver­dad? “No le que­da más re­me­dio”, con­tes­ta pen­sa­ti­vo. “Aun­que hoy es di­fí­cil que ha­ya un buen fo­tó­gra­fo que te lla­me la aten­ción: aho­ra cual­quie­ra pue­de to­mar una bue­na fo­to con su mó­vil o ro­dar una pe­lí­cu­la con cua­tro ac­to­res. Hay mi­les de per­so­nas ha­cien­do es­to, y cla­ro, el pro­ble­ma es: ¿quién ha­ce la se­lec­ción pa­ra de­ci­dir cuá­les son las ma­las y cuá­les las bue­nas?”.

/ CAR­LOS SAU­RA

Con­cha Pé­rez, Ana To­rrent y May­te Sán­chez, pro­ta­go­nis­tas de Cría cuer­vos, en 1975.

/ C. S.

Au­to­rre­tra­to múl­ti­ple ,de 1994. A la iz­quier­da, Luis Bu­ñuel en 1960.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.