Una épo­ca, vis­ta pa­ra sen­ten­cia

El jui­cio de Ban­kia, el ca­so eco­nó­mi­co más im­por­tan­te de los úl­ti­mos años, exa­mi­na la sa­li­da a Bol­sa de la en­ti­dad, sím­bo­lo del hun­di­mien­to de las ca­jas

El País (País Vasco) - - ECONOMÍA Y TRABAJO - ELE­NA G. SE­VI­LLANO,

Los fuegos ar­ti­fi­cia­les ha­bían em­pe­za­do en 2009, con el res­ca­te de Ca­ja Cas­ti­lla-La Man­cha y las pos­te­rio­res caí­das de Ca­ta­lun­ya Cai­xa, No­va­ga­li­cia, Ban­co de Va­len­cia, pe­ro la tra­ca fi­nal so­nó en 2012: la ter­ce­ra ma­yor en­ti­dad ban­ca­ria del país, Ban­kia, se iba a pi­que. Sa­car­la de la quie­bra cos­tó ca­si 22.500 mi­llo­nes de di­ne­ro pú­bli­co. ¿Có­mo aca­bó así? A esa cues­tión tra­ta­rá de res­pon­der el tri­bu­nal que du­ran­te 10 me­ses ha juz­ga­do a los acu­sa­dos de los de­li­tos de fal­se­dad con­ta­ble y es­ta­fa de in­ver­so­res por la sa­li­da a Bol­sa de la en­ti­dad. El jui­cio eco­nó­mi­co más im­por­tan­te de los úl­ti­mos años que­dó ayer vis­to pa­ra sen­ten­cia.

Ro­dri­go Ra­to, ex­pre­si­den­te de Ban­kia y prin­ci­pal acu­sa­do, fue quien ce­rró ayer el ma­cro­jui­cio que du­ran­te 74 se­sio­nes ha vis­to des­fi­lar por la se­de que tie­ne la Au­dien­cia Na­cio­nal en San Fer­nan­do de Henares a los 34 acu­sa­dos (31 per­so­nas fí­si­cas y tres ju­rí­di­cas: Ban­kia, BFA y De­loit­te), 57 tes­ti­gos, cua­tro pe­ri­tos ju­di­cia­les y 16 pe­ri­tos de par­te con­tra­ta­dos por las de­fen­sas. Ra­to fue el úni­co que hi­zo uso de su de­re­cho a la úl­ti­ma pa­la­bra. Ha­bló exac­ta­men­te tres mi­nu­tos pa­ra de­cir que el Ban­co de Es­pa­ña no so­lo su­per­vi­só to­das sus de­ci­sio­nes, sino que ja­más las cri­ti­có, y que lo úni­co que le mo­vió fue la de­fen­sa de los in­tere­ses de los ac­cio­nis­tas. Se des­pi­dió pi­dien­do su ab­so­lu­ción y la pre­si­den­ta del tri­bu­nal, Án­ge­la Mu­ri­llo, di­jo que el jui­cio que­da­ba vis­to pa­ra sen­ten­cia.

Ra­to es­pe­ra­rá el fa­llo en la cár­cel ma­dri­le­ña de Soto del Real, don­de cum­ple una con­de­na de cua­tro años y me­dio por apro­pia­ción in­de­bi­da des­de el 25 de oc­tu­bre del año pa­sa­do por el ca­so de las tar­je­tas black de Ca­ja Ma­drid. Es el prin­ci­pal acu­sa­do. La Fis­ca­lía An­ti­co­rrup­ción, a la que se han ad­he­ri­do la ma­yor par­te de las acu­sa­cio­nes po­pu­la­res y par­ti­cu­la­res, pi­de ocho años y me­dio de pri­sión pa­ra el ex di­rec­tor ge­ren­te del Fon­do Mo­ne­ta­rio In­ter­na­cio­nal. La pe­ti­ción de pe­nas pa­ra otros tres co­la­bo­ra­do­res es de seis años en el ca­so del ex con­se­je­ro eje­cu­ti­vo de Ban­kia, Jo­sé Ma­nuel Fer­nán­dez Nor­nie­lla; cin­co años pa­ra el ex vi­ce­pre­si­den­te Jo­sé Luis Olivas, y nue­ve me­ses pa­ra el ex con­se­je­ro de­le­ga­do Vi­cen­te Ver­dú.

Car­men Lau­na, la fis­cal An­ti­co­rrup­ción que sus­ti­tu­yó a Ale­jan­dro Lu­zón —al ser es­te nom­bra­do fis­cal je­fe— al fren­te del ca­so, dio un vuel­co al jui­cio en su pri­me­ra in­ter­ven­ción al anun­ciar que es­ta­ba va­lo­ran­do en­du­re­cer su pe­ti­ción

de pe­na al in­cor­po­rar un nue­vo de­li­to. Ini­cial­men­te so­lo acu­sa­ba a los cua­tro ad­mi­nis­tra­do­res de es­ta­fa a los in­ver­so­res por dar in­for­ma­ción fal­sa a quie­nes com­pra­ron ac­cio­nes de Ban­kia cuan­do la en­ti­dad de­bu­tó en el par­qué. Lau­na man­tu­vo en vi­lo al res­to de acu­sa­dos has­ta sus con­clu­sio­nes de­fi­ni­ti­vas, que pre­sen­tó en ju­lio: a ese de­li­to de­ci­dió su­mar el de fal­se­dad con­ta­ble por las cuen­tas de 2011.

Los nú­me­ros de aque­llas cuen­tas han ocu­pa­do mu­chas ho­ras de jui­cio. Fue­ron pre­sen­ta­das en

mar­zo de 2012 an­te la Co­mi­sión Na­cio­nal del Mer­ca­do de Va­lo­res sin el in­for­me de au­di­to­ría de De­loit­te, al­go que el mer­ca­do in­ter­pre­tó co­mo una se­ñal de que al­go iba mal. Re­fle­ja­ban unos be­ne­fi­cios de 309 mi­llo­nes de eu­ros que ape­nas dos me­ses des­pués, tras la mar­cha de Ra­to y la lle­ga­da de un nue­vo equi­po ges­tor, se re­for­mu­la­ron y pa­sa­ron a dar pér­di­das de 2.979 mi­llo­nes. Lau­na man­tie­ne que la re­for­mu­la­ción sir­vió pa­ra sa­near “un gru­po cu­yo es­pec­ta­cu­lar que­bran­to, fi­nal­men­te, re­co­no­ci­do en ma­yo de 2012, pro­ce­día

de an­tes de la cons­ti­tu­ción del gru­po BFA y de la Sa­li­da a Bol­sa”. La fis­cal ase­gu­ró en sus con­clu­sio­nes que los res­pon­sa­bles del de­but bur­sá­til ocul­ta­ron los de­te­rio­ros de los ac­ti­vos inmobiliar­ios “pa­ra no frus­trar la ope­ra­ción”.

Con el nue­vo de­li­to, An­ti­co­rrup­ción ele­vó a 15 el nú­me­ro de acu­sa­dos, en­tre los que se en­cuen­tra el ex­mi­nis­tro del PP Án­gel Ace­bes, el au­di­tor de De­loit­te, Fran­cis­co Cel­ma, y el in­ter­ven­tor de Ban­kia, Ser­gio Du­rá. El res­to son con­se­je­ros del co­mi­té de Au­di­to­ría que pre­si­día Ace­bes. Du­ran­te las tres úl­ti­mas se­ma­nas las de­fen­sas de mu­chos de ellos han acu­sa­do a la fis­cal de te­ner es­cri­tas las con­clu­sio­nes de­fi­ni­ti­vas des­de an­tes de que se ini­cia­ra el jui­cio. Pe­ro, tam­bién, e in­cu­rrien­do en una con­tra­dic­ción, han afea­do el he­cho de que dos fis­ca­les an­te los mis­mos he­chos ha­yan lle­ga­do a dis­tin­tas con­clu­sio­nes. Se­gún ese re­la­to, Lu­zón de­fen­dió que las cuen­tas no eran fal­sas en el es­cri­to pro­vi­sio­nal y al aca­bar el jui­cio Lau­na ha con­clui­do lo con­tra­rio.

Pe­ro si en al­go han coin­ci­di­do los abo­ga­dos de­fen­so­res es en sub­ra­yar el pa­pel del Ban­co de Es­pa­ña. To­dos han re­cor­da­do, co­mo hi­cie­ron los acu­sa­dos al de­cla­rar, que el su­per­vi­sor te­nía un equi­po de ins­pec­to­res em­po­tra­dos en la en­ti­dad que co­no­cían “las tri­pas” —ex­pre­sión que usó Ra­to en el jui­cio— del gru­po, del plan pa­ra fu­sio­nar las sie­te ca­jas que dio lu­gar a BFA y Ban­kia y de la pos­te­rior sa­li­da a Bol­sa. Ra­to lle­gó a de­cir que es­ta de­ci­sión la to­mó “el Go­bierno y el Par­la­men­to”, en re­fe­ren­cia al real de­cre­to de 2011 que obli­ga­ba a las ca­jas a te­ner un ca­pi­tal mí­ni­mo del 8% o el 10%, lo que pa­ra Ban­kia, aña­dió, sig­ni­fi­ca­ba sa­lir al par­qué.

Guin­dos, tes­ti­go

La sen­ten­cia del ca­so Ban­kia po­dría lle­gar a fi­na­les de es­te año o a prin­ci­pios del pró­xi­mo. Ter­mi­na­rá así la pri­me­ra par­te —po­dría ha­ber re­cur­sos al Tri­bu­nal Su­pre­mo— de un pro­ce­so que se ha pro­lon­ga­do du­ran­te sie­te años y que ha obli­ga­do a ex­pli­car­se en pú­bli­co a los gran­des pro­ta­go­nis­tas del sec­tor ban­ca­rio de los úl­ti­mos años. Por allí han pa­sa­do co­mo tes­ti­gos des­de el ex­pre­si­den­te del BBVA, Fran­cis­co Gon­zá­lez, has­ta el ex­pre­si­den­te del Ban­co de Es­pa­ña Mi­guel Án­gel Fer­nán­dez Or­dó­ñez, pa­san­do por el ex­mi­nis­tro de Eco­no­mía Luis de Guin­dos.

El ca­so Ban­kia se ini­ció en 2012 a raíz de va­rias que­re­llas, en­tre ellas la del par­ti­do UPyD, he­re­da­da pos­te­rior­men­te por la Con­fe­de­ra­ción In­ter­sin­di­cal de Cré­di­to, Su abo­ga­do, An­drés Herzog, es­ta­ba ayer con­ten­to con el jui­cio: “A pe­sar de los in­gen­tes es­fuer­zos des­ple­ga­dos pa­ra des­acre­di­tar a los pe­ri­tos ju­di­cia­les, que con­clu­ye­ron que hu­bo irre­gu­la­ri­da­des con­ta­bles con­ti­nua­das, las te­sis de las acu­sa­cio­nes han sa­li­do re­for­za­das, no só­lo des­de el pun­to de vis­ta pe­ri­cial sino tam­bién por los dis­tin­tos tes­ti­gos que han de­cla­ra­do du­ran­te es­tos 10 me­ses de jui­cio”, se­ña­ló.

Otra de las acu­sa­cio­nes po­pu­la­res, 15-M pa Ra­to, or­ga­ni­zó un crowd­fun­ding (ob­tu­vo ca­si 25.000 eu­ros) pa­ra po­der con­ti­nuar en el pro­ce­so. “Ha si­do una lu­cha de­sigual”, di­jo ayer su por­ta­voz, Si­mo­na Le­vi, que agra­de­ció la ayu­da de “mu­chos ciu­da­da­nos”. Es­ta acu­sa­ción no se ha ad­he­ri­do a las te­sis de la Fis­ca­lía por­que con­si­de­ra que to­dos los miem­bros del Con­se­jo de Ad­mi­nis­tra­ción, nom­bra­dos por par­ti­dos po­lí­ti­cos, fue­ron tam­bién res­pon­sa­bles.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.