El mis­te­rio del pue­blo que se hi­zo ri­co de gol­pe

Los ha­bi­tan­tes de la pe­que­ña lo­ca­li­dad bar­ce­lo­ne­sa atri­bu­yen ser los se­gun­dos con más ren­ta a un ve­cino em­pre­sa­rio

El País (País Vasco) - - ECONOMÍA Y TRABAJO - DA­NI COR­DE­RO

“To­do el mun­do ima­gi­na que es por él, pe­ro qui­zás le ha to­ca­do a al­gún otro la lo­te­ría y no nos he­mos en­te­ra­do”, afir­ma se­rio Jo­sep Gui­le­ra des­de de­trás de la ver­ja que li­mi­ta la en­tra­da de su ca­sa, jus­to en la ca­rre­te­ra que cru­za Avin­yo­net de Pe­ne­dès, que ayer se ga­nó el tí­tu­lo de se­gun­do pue­blo más ri­co de Es­pa­ña, se­gún la Agen­cia Tri­bu­ta­ria. Gui­le­ra se re­fie­re a Mau­ri­cio Bot­ton. Se­gún For­bes, es la 45ª for­tu­na de Es­pa­ña. Su pa­tri­mo­nio pro­ce­de de las he­ren­cias de su fa­mi­lia. Su abue­lo, Isaac Ca­ras­so, fun­dó un ne­go­cio de yo­gu­res. Hoy, Da­no­ne es pro­pie­dad de la mul­ti­na­cio­nal fran­ce­sa del mis­mo nom­bre. En los úl­ti­mos años, Da­no­ne ha he­cho es­fuer­zos pa­ra con­tro­lar cer­ca del 100% de las ac­cio­nes de su fi­lial es­pa­ño­la. Los Bot­ton se des­hi­cie­ron de su par­ti­ci­pa­ción en 2015, se­gún pu­bli­có ha­ce tres años el dia­rio Ex­pan­sión.

La pre­sen­cia de Mau­ri­cio Bot­ton en el mu­ni­ci­pio es la úni­ca ex­pli­ca­ción que en­cuen­tran los ve­ci­nos de es­te pe­que­ño pue­blo bar­ce­lo­nés pa­ra que se ha­ya con­ver­ti­do en el se­gun­do más ri­co. La ren­ta bru­ta me­dia as­cien­de a 57.843 eu­ros, se­gún Ha­cien­da, más del do­ble que un año an­tes. En un mu­ni­ci­pio con unos 800 de­cla­ran­tes del im­pues­to de la ren­ta (so­bre 1.600 ha­bi­tan­tes), es co­mo si hu­bie­ran he­cho ri­co de gol­pe. “Ya ves có­mo va­mos ves­ti­dos, por no­so­tros no se­rá”, bro­mea un hom­bre en la mer­ce­ría del pue­blo.

Al igual que él, unas ma­dres que atien­den a sus hi­jos en un par­que in­fan­til en el cen­tro de Avin­yó Nou tam­bién se­ña­lan a Bot­ton. Un ci­clis­ta que pe­da­lea por el cen­tro del mu­ni­ci­pio son­ríe ca­si sin ba­jar­se de la bi­ci y di­ce: “Ya me di­rás quién es sino él”. La mis­ma sos­pe­cha al­ber­gan unos 160 ve­ci­nos que com­par­ten un gru­po de What­sApp. A tra­vés de es­ta red so­cial un ve­cino com­par­tió la no­ti­cia so­bre el ran­king de in­gre­sos por mu­ni­ci­pios di­fun­di­dos ayer por la Agen­cia Tri­bu­ta­ria.

El al­cal­de, Cé­sar He­rráiz, de Junts per Ca­ta­lun­ya, se nie­ga a apor­tar mu­cha in­for­ma­ción, pe­ro avi­sa de que no se tra­ta de nin­gu­na com­pra­ven­ta de em­pre­sa. “Es un cam­bio pa­tri­mo­nial, y no pue­do de­cir na­da más”, zan­ja an­tes de ini­ciar el pleno mu­ni­ci­pal.

El ori­gen de las du­das se si­túa en un car­tel a la en­tra­da del mu­ni­ci­pio: Par­xet. Es una mar­ca lo­cal de ca­va que el año pa­sa­do fue ad­qui­ri­da por el fon­do Carly­le pa­ra in­te­grar­lo en Co­dor­níu, el se­gun­do ma­yor pro­duc­tor de ca­va de Es­pa­ña, que tam­bién fue com­pra­do por el fon­do. A su vez, el que fue­ra pro­pie­ta­rio de Par­xet, Ramon Ra­ven­tós

El al­cal­de afir­ma que el sal­to en la ri­que­za no se de­be a una em­pre­sa

“No­so­tros no so­mos; mi­ra có­mo va­mos ves­ti­dos”, di­ce un re­si­den­te

Ba­sa­goi­ti (que tam­bién era ac­cio­nis­ta de Co­dor­níu) pa­só a ser el di­rec­tor ge­ne­ral del gru­po.

Avin­yo­net es un mu­ni­ci­pio clá­si­co del Pe­ne­dès. Gran par­te de su po­bla­ción vi­ve de la agri­cul­tu­ra y las ex­plo­ta­cio­nes vi­ti­vi­ní­co­las. Al­gu­nos tra­ba­jan en fac­to­rías cer­ca­nas. En Avin­yó Nou, la ma­yor po­bla­ción del tér­mino mu­ni­ci­pal, hay po­cos co­mer­cios y, me­nos aún, abier­tos un mar­tes por la tar­de.

La ma­yo­ría de fin­cas que se re­par­ten por las sie­te po­bla­cio­nes que lo in­te­gran las ocu­pan vi­ñe­dos.

El ca­va es el gran pro­ta­go­nis­ta de la co­mar­ca. Una es­pe­sa co­lum­na de hu­mo blan­co que ge­ne­ra una fá­bri­ca don­de se pro­du­ce al­cohol pa­ra el es­pu­mo­so de­la­ta la pre­sen­cia de una fá­bri­ca de ca­va. Pe­ro en el mu­ni­ci­pio tam­bién hay plan­ta­cio­nes de me­lo­co­to­ne­ros.

Y una gran fin­ca de oli­va­res, se­ña­la­da por mu­chos ve­ci­nos por­que es pro­pie­dad de Mau­ri­cio Bot­ton. Esa gran par­ce­la de tie­rra per­te­ne­ce a la fin­ca La Gra­ma­no­sa, que tam­bién es su mar­ca co­mer­cial. “Los cam­pos de oli­vos es­tán ac­tual­men­te pro­du­cien­do uno de los acei­tes de oli­va vir­gen ex­tra más re­co­no­ci­dos del mun­do”, afir­ma su web.

A las puer­tas de una im­po­nen­te ha­cien­da blan­ca que pre­si­de la fin­ca, una asis­ten­ta ex­pli­ca que no es po­si­ble ha­blar con Mau­ri­cio Bot­ton por­que es­tá de via­je.

Una mu­jer se­ña­la a Bot­ton co­mo cau­san­te de que años atrás Avin­yo­net se co­la­ra en el lis­ta­do de los 20 mu­ni­ci­pios más ri­cos de Es­pa­ña. En­ton­ces, ex­pli­ca­ba, es­ta­ban con­ten­tos de su­pe­rar a Sant Sa­dur­ní d'Anoia, el mu­ni­ci­pio de Frei­xe­net y Co­dor­níu, la ca­pi­tal del ca­va. “So­mos más importante­s”, de­cía. En nin­gún ca­so ha­bla­ba de ser más ri­cos.

/ J. L. SE­LLART

Ins­ta­la­cio­nes de una em­pre­sa de ca­va en Avin­yo­net.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.