El nie­to de Adol­fo Suárez sal­ta a los rue­dos

Suárez Flo­res de­bu­ta­rá ves­ti­do de cor­to el do­min­go en el co­so al­ba­ce­te­ño de Po­ve­di­lla, don­de com­par­ti­rá car­tel con En­ri­que Pon­ce

El País (País Vasco) - - GENTE - AN­TO­NIO LOR­CA,

Adol­fo Suárez Flo­res, 20 años, Adol­fi­to pa­ra los su­yos, es­tu­dian­te de De­re­cho, nie­to del fa­lle­ci­do ex­pre­si­den­te del Go­bierno y de Sa­muel Flo­res, te­rra­te­nien­te y ga­na­de­ro de re­ses bra­vas, de­bu­ta co­mo to­re­ro el pró­xi­mo do­min­go en un fes­ti­val en la lo­ca­li­dad al­ba­ce­te­ña de Po­ve­di­lla.

Esa tar­de, ves­ti­do de cor­to, ha­rá el paseíllo jun­to a En­ri­que Pon­ce, Ja­vier Con­de, To­ñe­te y Luis Da­vid Ada­me, en un fes­te­jo que su fa­mi­lia ma­ter­na or­ga­ni­za des­de ha­ce cua­ren­ta años.

No es que el jo­ven de tan fa­mo­sa fa­mi­lia ha­ya de­ci­di­do aban­do­nar sus es­tu­dios pa­ra de­di­car­se al pro­ce­lo­so mun­do de los to­ros. Suárez Flo­res no ha­ce más que con­ti­nuar la tra­di­ción tau­ri­na de su li­na­je y tras­pa­sar la lí­nea de buen afi­cio­na­do a pro­bar­se de­lan­te de un be­ce­rro, co­mo ya hi­cie­ran sus dos abue­los y su pro­pio pa­dre. Suárez Flo­res es hi­jo de Adol­fo Suárez Illa­na, abo­ga­do, dipu­tado del PP por Ma­drid en la cor­ta y úl­ti­ma le­gis­la­tu­ra, re­co­no­ci­do afi­cio­na­do y gran ami­go del dies­tro Juan Jo­sé Pa­di­lla.

El nue­vo to­re­ro ha na­ci­do en el seno de una fa­mi­lia tau­ri­na por ex­ce­len­cia. Su abue­lo pa­terno, aun­que es­tá en la his­to­ria co­mo pro­ta­go­nis­ta po­lí­ti­co de la Tran­si­ción, so­ñó con el to­reo por un día, y así, en ju­lio de 1959, en la an­ti­gua pla­za de Ávi­la, se vis­tió tam­bién de cor­to y par­ti­ci­pó en el lla­ma­do Fes­ti­val de No­ve­les pa­ra dar rien­da suel­ta a su afi­ción. Di­cen las cró­ni­cas de en­ton­ces que el in­ci­pien­te apren­diz es­tu­vo va­lien­te y ma­tó a la se­gun­da. En aque­llos días, Suárez era ami­go del to­re­ro Vic­to­riano Va­len­cia, con quien ha­bía coin­ci­di­do en el co­le­gio, sue­gro del dies­tro En­ri­que Pon­ce, ami­go de las dos fa­mi­lias. Pre­ci­sa­men­te Pon­ce es­tá tam­bién en el car­tel del do­min­go en Albacete. La afi­ción tau­ri­na la he­re­dó su hi­jo, Suárez Illa­na, as­pi­ran­te frus­tra­do a pre­si­dir Cas­ti­lla-La Man­cha, ex­dipu­tado y mi­li­tan­te del PP, y pres­ti­gio­so afi­cio­na­do y defensor de la fies­ta de los to­ros. Ha­bi­tual en la pla­za de Las Ven­tas, ma­ne­ja con sol­tu­ra el capote y la mu­le­ta y ha par­ti­ci­pa­do en nu­me­ro­sos fes­ti­va­les has­ta su re­ti­ra­da de los rue­dos en 2007.

En ju­lio de 1998, se ca­só con Isa­bel Flo­res, hi­ja del ga­na­de­ro Sa­muel Flo­res. El ma­tri­mo­nio tie­ne dos hi­jos, Adol­fo y Pa­blo.

Tra­di­ción

Aho­ra, su pri­mo­gé­ni­to no ha­ce más que con­ti­nuar la tra­di­ción tau­ri­na fa­mi­liar, al igual que su abue­lo, su tío y su pro­pio pa­dre. To­dos ellos han te­ni­do un con­tac­to cer­cano con la ga­na­de­ría bra­va y han apren­di­do en la fin­ca fa­mi­liar los co­no­ci­mien­tos de los mu­chos to­re­ros que han acu­di­do y acu­den a los ten­ta­de­ros que se ce­le­bran en la ca­sa de Sa­muel Flo­res. Cuen­tan que el jo­ven co­no­ce to­dos los se­cre­tos de la ga­na­de­ría de su fa­mi­lia y que pa­ra su de­bú se ha en­tre­na­do a fon­do en los ten­ta­de­ros.

El abue­lo ma­terno del de­bu­tan­te to­re­ro, Sa­muel Flo­res, es pro­pie­ta­rio de gran­des fin­cas en Cas­ti­lla-La Man­cha, un re­co­no­ci­do ga­na­de­ro de re­ses bra­vas ac­tual­men­te en ho­ras ba­jas por la des­lum­bran­te ar­bo­la­du­ra de pi­to­nes y es­ca­sa ca­li­dad de sus to­ros, y pro­mo­tor des­de ha­ce 40 años de un fes­ti­val tau­rino en Po­ve­di­lla, lo­ca­li­dad cer­ca­na a sus pro­pie­da­des, en el que en 2000 de­bu­tó su yerno Adol­fo jun­to a En­ri­que Pon­ce, Je­su­lín de Ubri­que; Mi­guel Báez, El Li­tri, y Vi­cen­te Ba­rre­ra. Aho­ra, el do­min­go, lo ha­rá su nie­to Adol­fo.

Pe­ro es­te de­bú no pa­re­ce que ten­ga más ob­je­to que el de cum­plir una tra­di­ción en la sa­ga. De he­cho, no es­tá pre­vis­to que Adol­fo Suárez Flo­res se de­ci­da a pro­bar la hiel de la tan di­fi­cul­to­sa pro­fe­sión de to­re­ro; de mo­men­to, pre­fie­re sal­tar al rue­do so­la­men­te co­mo un hobby, que no es ni ma­lo ni bueno, pe­ro sí una cues­tión muy dis­tin­ta a ini­ciar en se­rio el lar­go, di­fí­cil y tan­tas ve­ces in­gra­to ca­mino de ha­cer el paseíllo ves­ti­do de lu­ces.

/ GETTY

Adol­fo Suárez Illa­na, jun­to a su hi­jo Adol­fo, en Las Ven­tas en la co­rri­da de la Be­ne­fi­cen­cia de 2017.

El car­tel de la co­rri­da de Po­ve­di­lla.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.