El pac­to

El País (País Vasco) - - PANTALLAS - Lei­la Gue­rrie­ro

Aquí yo, otra vez, arras­trán­do­me en el pan­tano de los ro­tos o flo­tan­do fe­liz en­tre la eu­fo­ria de los vi­vos, idén­ti­ca a mí, la muy sin­ce­ra, la muy fal­sa, la es­qui­va, la in­sen­si­ble, la mí­se­ra, la idio­ta, la as­tu­ta, la ex­ce­si­va, la aus­te­ra, la re­tró­gra­da, la fe­mi­nis­ta, la ju­rá­si­ca, la ira­cun­da, la vio­len­ta, la agre­si­va, la sua­ve, la tan sua­ve, aquí yo, yo, yo, la ego­cén­tri­ca, la nar­ci­sa, la mo­des­ta, la muy hu­mil­de, la tan hu­mil­de, la so­ber­bia, la con­fun­di­da, la pre­cla­ra, la con­fu­sa, la con­fe­sa, la ca­ní­bal, la co­bar­de, la cur­si, la que ha­bla de sí, la que no ha­bla de sí, la que so­lo ha­bla de sí, la im­pá­vi­da, la fría, la muy cá­li­da, la kitsch, la ru­da, la bru­ta, la bru­tal, la que vi­ve en so­sie­go, la desa­so­se­ga­da, la que te tie­ne har­to, la que no sa­be lo que di­ce, la que no di­ce lo que sa­be, la que lo cuen­ta to­do, la que no cuen­ta na­da, la que lo cuen­ta to­do pe­ro no cuen­ta na­da, la que no sa­be es­cri­bir, la que es­cri­be co­mo pue­de, la que no es­cri­be en ab­so­lu­to, la que no pien­sa, la que no sa­be pen­sar, la en­re­da­da, la va­cua, la pre­ci­sa, la jus­ta, la tan jus­ta, la ho­nes­ta, la muy in­so­por­ta­ble, la ras­tre­ra, la in­fa­me, la in­su­mi­sa, la blas­fe­ma, la que pi­de y no da, la que da pe­ro no quie­re, la que lo quie­re to­do, la que nun­ca da ex­pli­ca­cio­nes. “Mi pro­pó­si­to” —di­ce Bal­der, uno de los per­so­na­jes de la no­ve­la El amor bru­jo, del es­cri­tor ar­gen­tino Ro­ber­to Arlt— “es evi­den­ciar de qué ma­ne­ra bus­qué el co­no­ci­mien­to a tra­vés de una ava­lan­cha de ti­nie­blas y mi pro­pia po­ten­cia en la in­fi­ni­ta de­bi­li­dad que me acom­pa­ñó ho­ra tras ho­ra”. “Po­co a po­co ten­dré que ir sa­quean­do mi pro­pia vi­da pa­ra ofre­cer­la al me­jor postor”, es­cri­be An­drés Fe­li­pe So­lano en su li­bro Co­rea, apun­tes des­de la cuer­da flo­ja. Ven­go aquí. Sa­queo mi vi­da. Ahí la tie­nen. ¿Pa­ra qué la quie­ren? Yo, a ve­ces, le pren­de­ría fue­go.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.