La úl­ti­ma men­ti­ra

El País (País Vasco) - - INTERNACIO­NAL -

La úl­ti­ma men­ti­ra de Bo­ris John­son, reite­ra­da en el pro­pio Par­la­men­to, es que es­tu­vie­ra ne­go­cian­do con Bru­se­las un nue­vo acuer­do pa­ra el Bre­xit. Has­ta ayer mis­mo no ha­bía lle­ga­do a Bru­se­las nin­gu­na pro­pues­ta de en­mien­da o de sus­ti­tu­ción del acuer­do al­can­za­do con The­re­sa May. La ne­go­cia­ción que es­ta­ba en mar­cha era con los unio­nis­tas no­rir­lan­de­ses de ex­tre­ma de­re­cha del DUP (De­mo­cra­tic Unio­nist Party), que quie­ren per­ma­ne­cer ín­te­gra­men­te en el Reino Uni­do, sin nin­gu­na fron­te­ra ni fí­si­ca ni co­mer­cial que les se­pa­re de los bri­tá­ni­cos, pe­ro a la vez se ven obli­ga­dos a man­te­ner los com­pro­mi­sos que per­mi­tie­ron la paz en el Uls­ter en los Acuer­dos de Vier­nes San­to de 1998.

John­son pre­ten­de so­plar y sor­ber a la vez, es de­cir, que el Uls­ter per­ma­nez­ca en la fu­tu­ra unión adua­ne­ra bri­tá­ni­ca se­pa­ra­da de la Unión Eu­ro­pea y que no reapa­rez­ca la des­gra­cia­da fron­te­ra fí­si­ca que se­pa­ró an­ta­ño la Re­pú­bli­ca de Ir­lan­da de los con­da­dos bri­tá­ni­cos de Ir­lan­da del Nor­te. Aun­que ase­gu­ra que no se le­van­ta­rán de nue­vo las mal­di­tas va­llas y to­rre­tas de vi­gi­lan­cia ni tam­po­co los pues­tos fron­te­ri­zos, aso­cia­dos a la vio­len­cia, John­son quie­re cons­truir dos fron­te­ras in­vi­si­bles pa­ra ga­ran­ti­zar los con­tro­les adua­ne­ros y fi­to­sa­ni­ta­rios, una en­tre las dos Ir­lan­das y la otra en­tre las dos is­las. Una de sus ma­yo­res ori­gi­na­li­da­des es que pro­po­ne en­tre­gar al Uls­ter el po­der pa­ra anu­lar los acuer­dos ca­da cua­tro años.

A pe­sar de sus des­men­ti­dos, que­da en en­tre­di­cho la pre­ser­va­ción del mer­ca­do úni­co, por cuan­to la UE de­ja­ría de con­tar con una fron­te­ra ex­te­rior ní­ti­da y per­fec­ta­men­te con­tro­la­ble, sus­ti­tui­da por una do­ble fron­te­ra, co­mo una es­pe­cie de vál­vu­la, en una Ir­lan­da del Nor­te in­te­gra­da en el mer­ca­do úni­co agroa­li­men­ta­rio pe­ro no en el ré­gi­men fis­cal y adua­ne­ro. Pa­ra col­mo, los no­rir­lan­de­ses ten­drían ca­da cua­tro años la po­si­bi­li­dad de echar el ce­rro­jo a una fron­te­ra ex­te­rior de la UE en fun­ción de sus in­tere­ses lo­ca­les. No es ex­tra­ña la sa­tis­fac­ción ma­ni­fes­ta­da por los unio­nis­tas no­rir­lan­de­ses.

Bo­ris John­son quie­re ob­te­ner en 15 días, des­de ayer has­ta el 17 de oc­tu­bre, lo que The­re­sa May no con­si­guió en dos años: un acuer­do en­tre Lon­dres y Bru­se­las pa­ra la sa­li­da de la UE que sea apro­ba­do por el Par­la­men­to de West­mins­ter y tam­bién por los otros 27 so­cios. En los dis­cur­sos y do­cu­men­tos ha evi­ta­do los em­pu­jo­nes pa­ra que na­die pue­da de­cir que la su­ya es una pro­pues­ta de­fi­ni­ti­va y sin po­si­bi­li­dad de res­pues­ta, un lo to­mas o lo de­jas que sir­va pa­ra car­gar so­bre los 27 la res­pon­sa­bi­li­dad de un Bre­xit a las bra­vas. Pe­ro los he­chos son más elo­cuen­tes que las pa­la­bras: el mar­gen pa­ra la ne­go­cia­ción es nu­lo. El do­cu­men­to pre­sen­ta­do ayer pu­do ha­ber si­do un buen pun­to de par­ti­da pa­ra dis­cu­tir con dos años por de­lan­te, co­mo los que ha te­ni­do la sal­va­guar­da ir­lan­de­sa que Bo­ris John­son con­si­de­ra inacep­ta­ble, pe­ro co­mo re­cur­so de úl­ti­ma ho­ra es la pre­mo­ni­ción de un fra­ca­so. Si es así, el úni­co ca­mino que le que­da­rá a Bru­se­las se­rá ar­bi­trar un nue­vo

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.