Una pro­pues­ta a me­dio ca­mino

El pro­yec­to del pri­mer mi­nis­tro bri­tá­ni­co des­ar­ma lo que Bru­se­las y Lon­dres pac­ta­ron en 2018

El País (País Vasco) - - INTERNACIO­NAL - BER­NAR­DO DE MI­GUEL,

Po­co más de dos me­ses ha tar­da­do el pri­mer mi­nis­tro bri­tá­ni­co, Bo­ris John­son, en des­ar­mar el acuer­do del Bre­xit for­ja­do por su pre­de­ce­so­ra, y en re­com­po­ner­lo de­jan­do fue­ra la pie­za que más le in­co­mo­da­ba: la lla­ma­da sal­va­guar­da ir­lan­de­sa (o backstop) que ga­ran­ti­za que, pa­se lo que pa­se tras la sa­li­da del Reino Uni­do de la UE, no se es­ta­ble­ce­rá una fron­te­ra fí­si­ca en­tre las dos Ir­lan­das.

John­son re­mi­tió ayer su plan al pre­si­den­te de la Co­mi­sión Eu­ro­pea, Jean-Clau­de Junc­ker, con una ama­ble y ta­jan­te car­ta en la que ase­gu­ra que “el backstop era un puen­te ha­cia nin­gu­na par­te” y que sus pro­pues­tas “ga­ran­ti­zan que la fron­te­ra en­tre Ir­lan­da del Nor­te [te­rri­to­rio bri­tá­ni­co] e Ir­lan­da [Es­ta­do miem­bro de la UE] per­ma­ne­ce­rá abier­ta, per­mi­tien­do pro­te­ger los enor­mes be­ne­fi­cios del Acuer­do de Vier­nes San­to”.

El op­ti­mis­mo de John­son con­tras­ta con la reali­dad de unas pro­pues­tas que se que­dan a me­dio ca­mino de las con­di­cio­nes pac­ta­das por Lon­dres y Bru­se­las en el pac­to de sa­li­da fir­ma­do en no­viem­bre de 2018. El Pro­to­co­lo so­bre Ir­lan­da in­clui­do en ese pri­mer acuer­do lo­gra­ba los tres ob­je­ti­vos bus­ca­dos por la Unión Eu­ro­pea: la au­sen­cia de fron­te­ra en la is­la ir­lan­de­sa, pre­ser­var la uni­dad de la eco­no­mía que se ha desa­rro­lla­do des­de los acuer­dos de paz en 1998; y ga­ran­ti­zar la in­te­gri­dad del mer­ca­do in­te­rior eu­ro­peo im­pi­dien­do que se cue­len pro­duc­tos no desea­dos a tra­vés de Ir­lan­da del Nor­te.

Una eco­no­mía ir­lan­de­sa. Junc­ker, en con­ver­sa­ción te­le­fó­ni­ca con John­son, re­co­no­ció los avan­ces que su­po­ne la pro­pues­ta. La ma­yor con­ce­sión de Lon­dres es per­mi­tir que Ir­lan­da del Nor­te si­ga ali­nea­da con las nor­mas eu­ro­peas en to­do ti­po de pro­duc­ción, des­de las agrí­co­las has­ta las in­dus­tria­les. Eso per­mi­ti­ría man­te­ner a la is­la co­mo una uni­dad eco­nó­mi­ca con la li­bre cir­cu­la­ción de pro­duc­tos muy flui­da y con la ba­rre­ra adua­ne­ra si­tua­da en el mar, en­tre Ir­lan­da del Nor­te y el res­to del Reino Uni­do. Pe­ro jun­to a ese as­pec­to po­si­ti­vo, Junc­ker sub­ra­yó que “si­gue ha­bien­do pun­tos pro­ble­má­ti­cos”. A John­son le fal­ta por re­co­rrer par­te del ca­mino pa­ra lle­gar a un acuer­do an­tes del 31 de oc­tu­bre, pla­zo pre­vis­to pa­ra com­ple­tar el Bre­xit.

Fe­cha de ca­du­ci­dad. En­tre los pun­tos con­flic­ti­vos del plan de John­son fi­gu­ra la go­ber­nan­za del nue­vo Pro­to­co­lo so­bre Ir­lan­da y su fe­cha de ca­du­ci­dad. El Pro­to­co­lo pac­ta­do has­ta aho­ra pre­veía su man­te­ni­mien­to en vi­gor has­ta que Bru­se­las y Lon­dres lo­gra­ran un nue­vo acuer­do co­mer­cial que lo hi­cie­ra in­ne­ce­sa­rio. John­son te­mía que ese pla­zo ili­mi­ta­do man­tu­vie­ra en­ca­de­na­do al Reino Uni­do a la unión adua­ne­ra eu­ro­pea. Y plan­tea co­mo so­lu­ción una sal­va­guar­da re­no­va­ble ca­da cua­tro años, pre­via au­to­ri­za­ción de la Asam­blea de Ir­lan­da del Nor­te, el ór­gano le­gis­la­ti­vo de esa re­gión. Sin ese vis­to bueno, la sal­va­guar­da de­cae­ría en un pla­zo de un año, provocando la te­mi­da apa­ri­ción de una fron­te­ra fí­si­ca en la is­la. “Ese pla­zo de ca­du­ci­dad no vue­la”, pro­nos­ti­ca un di­plo­má­ti­co en Bru­se­las. La Unión exi­ge que am­bas par­tes ten­gan la lla­ve de la sal­va­guar­da, es de­cir, que so­lo se pue­da su­pri­mir por mu­tuo acuer­do. In­cer­ti­dum­bre. El Pro­to­co­lo pac­ta­do en­tre el Reino Uni­do y la UE en 2018 te­nía tam­bién la ven­ta­ja de que su en­tra­da en vi­gor, en ca­so ne­ce­sa­rio, era au­to­má­ti­ca al fi­nal del pe­río­do tran­si­to­rio de sa­li­da (1 de enero de 2021). Si en ese mo­men­to no se ha­bía lo­gra­do un acuer­do co­mer­cial en­tre Bru­se­las y Lon­dres, la sal­va­guar­da se ac­ti­va­ba, de­jan­do a to­do el Reino Uni­do (in­clui­da Ir­lan­da del Nor­te) en una unión adua­ne­ra con el res­to de Eu­ro­pa, lo que per­mi­tía la li­bre cir­cu­la­ción en­tre las dos par­tes de la is­la sin ne­ce­si­dad de con­tro­les ni aran­ce­les. Ese au­to­ma­tis­mo des­apa­re­ce en la pro­pues­ta de John­son. Pri­me­ro, por­que la is­la se di­vi­di­ría a efec­tos adua­ne­ros en­tre la par­te eu­ro­pea y la bri­tá­ni­ca, y la li­bre cir­cu­la­ción en­tre am­bos te­rri­to­rios se ga­ran­ti­za­ría me­dian­te una se­rie de re­for­mas y ajus­tes le­gis­la­ti­vos que se ne­go­cia­rían du­ran­te el pe­río­do de tran­si­ción. Si pa­ra en­ton­ces no se hu­bie­ran pac­ta­do, el abis­mo de la fron­te­ra fí­si­ca re­sur­ge. Pe­ro in­clu­so si se in­tro­du­cen las me­di­das ne­ce­sa­rias, la ac­ti­va­ción de­fi­ni­ti­va de ese pac­to re­que­ri­ría el vis­to bueno de la Asam­blea no­rir­lan­de­sa an­tes de di­ciem­bre de 2020.

Con­tro­les. “No ha­brá con­tro­les ni en la fron­te­ra ir­lan­de­sa ni cer­ca de ella”, pro­me­tió ayer Bo­ris John­son du­ran­te la con­fe­ren­cia de su par­ti­do con­ser­va­dor en Man­ches­ter. Po­cas ho­ras des­pués re­mi­tió una pro­pues­ta de Bre­xit a Bru­se­las que con­tem­pla con­tro­les en Ir­lan­da. Mí­ni­mos, ase­gu­ra. Pe­ro con­tro­les. Los che­queos re­gu­la­to­rios, so­bre la ido­nei­dad de los pro­duc­tos que pa­sen de una Ir­lan­da a la otra, se lle­va­rán a ca­bo “en la zo­na fron­te­ri­za”, se­gún la pro­pues­ta bri­tá­ni­ca. En cuan­to a los con­tro­les adua­ne­ros, Lon­dres ase­gu­ra que se re­du­ci­rán al mí­ni­mo gra­cias a un nue­vo sis­te­ma de no­ti­fi­ca­ción y se­gui­mien­to de las mer­can­cías. Pe­ro ad­mi­te que “los con­tro­les fí­si­cos se­gui­rán sien­do ne­ce­sa­rios aun­que en una muy pe­que­ña pro­por­ción”. Y ase­gu­ra que se po­drán lle­var a ca­bo “en las de­pen­den­cias de las em­pre­sas ex­por­ta­do­ras o en otros lu­ga­res que po­drían es­tar lo­ca­li­za­dos en cual­quier par­te de Ir­lan­da o de Ir­lan­da del Nor­te”. John­son, en su car­ta, mi­ni­mi­za el im­pac­to y sub­ra­ya que el co­mer­cio de bie­nes en­tre las dos par­tes de Ir­lan­da “es po­co más del 1% del co­mer­cio to­tal en­tre Reino Uni­do y la UE. Es to­tal­men­te ra­zo­na­ble ges­tio­nar es­ta fron­te­ra de ma­ne­ra di­fe­ren­te”. Una go­te­ra pe­que­ña fren­te a la pro­tec­ción to­tal que per­mi­tía el Pro­to­co­lo pac­ta­do has­ta aho­ra.

“El ‘backstop’ era un puen­te ha­cia nin­gu­na par­te”, di­ce la car­ta del ‘pre­mier’

Junc­ker sub­ra­ya que el do­cu­men­to pre­sen­ta “pun­tos pro­ble­má­ti­cos”

Reino Uni­do ad­mi­te que “los con­tro­les fí­si­cos se­gui­rán sien­do ne­ce­sa­rios”

/ PAUL FAITH (AFP)

Un ca­mión pa­sa fren­te a un car­tel con­tra el Bre­xit, el mar­tes cer­ca de la lo­ca­li­dad no­rir­lan­de­sa de Newry.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.