El es­ta­do de sa­lud de San­ders agi­ta la cam­pa­ña de EE UU

El País (País Vasco) - - INTERNACIO­NAL - AN­TO­NIA LABORDE,

El es­ta­do de sa­lud del se­na­dor Ber­nie San­ders, de 78 años, ame­na­za con re­mo­ver la es­ce­na po­lí­ti­ca de Es­ta­dos Uni­dos. El pre­can­di­da­to pre­si­den­cial de ma­yor edad del Par­ti­do De­mó­cra­ta fue ope­ra­do de una obs­truc­ción ar­te­rial en Las Ve­gas (Ne­va­da),

La en­fer­me­dad su­fri­da por el de­mó­cra­ta Ber­nie San­ders —quien a me­dia­dos de sep­tiem­bre tu­vo que can­ce­lar tam­bién al­gu­nos ac­tos por­que ha­bía per­di­do la voz— tras­to­ca la ima­gen enér­gi­ca que bus­ca pro­yec­tar en sus in­ter­ven­cio­nes y abre la puer­ta a que sea es­tig­ma­ti­za­do co­mo un can­di­da­to sin la fuer­za ne­ce­sa­ria pa­ra li­de­rar el país.

El ase­sor prin­ci­pal de San­ders, Jeff Wea­ver, in­for­mó en un co­mu­ni­ca­do que el re­pre­sen­tan­te por el Es­ta­do de Ver­mont ex­pe­ri­men­tó “al­gu­nas mo­les­tias en el pe­cho” du­ran­te un ac­to elec­to­ral el mar­tes por la no­che en Ne­va­da. Tras so­me­ter­se a va­rias prue­bas mé­di­cas se des­cu­brió que te­nía una obs­truc­ción don­de se en­con­tra­ba ha­cien­do cam­pa­ña. El equi­po del ve­te­rano so­cia­lis­ta se vio obli­ga­do ayer a sus­pen­der la par­ti­ci­pa­ción del po­lí­ti­co en los pró­xi­mos even­tos pre­vis­tos “has­ta nue­vo avi­so”. Se tra­ta de la se­gun­da in­te­rrup­ción de su agen­da elec­to­ral por mo­ti­vos de sa­lud en el úl­ti­mo mes.

ar­te­rial y le in­ser­ta­ron “con éxi­to” dos stents —tu­bos me­tá­li­cos de 8 a 38 mi­lí­me­tros de lon­gi­tud y de dos a cua­tro de diá­me­tro—. “El se­na­dor San­ders es­tá con­ver­san­do y de buen hu­mor. Des­can­sa­rá du­ran­te los pró­xi­mos días”, ex­pli­có. La ope­ra­ción qui­rúr­gi­ca obli­ga­ba al can­di­da­to a au­sen­tar­se en el de­ba­te pro­gra­ma­do ayer so­bre la te­nen­cia res­pon­sa­ble de ar­mas en Las Ve­gas y sus­pen­der su par­ti­ci­pa­ción en even­tos pre­vis­tos pa­ra hoy y ma­ña­na en Ri­ver­si­de, Ba­kers­field, Fresno y Los Án­ge­les, en Ca­li­for­nia. En el ai­re que­da su par­ti­ci­pa­ción en el de­ba­te te­le­vi­sa­do de me­dia­dos de oc­tu­bre en Ohio, cu­ya au­sen­cia po­dría afec­tar se­ria­men­te su ca­rre­ra elec­to­ral.

En 2016, el mé­di­co de San­ders da­ba cuen­ta en un in­for­me de un co­les­te­rol li­ge­ra­men­te ele­va­do, pe­ro no apun­ta­ba una en­fer­me­dad car­día­ca, se­gún in­for­mó la agen­cia As­so­cia­ted Press. An­tes del ac­to de cam­pa­ña en Ne­va­da, San­ders pro­ta­go­ni­zó cua­tro even­tos en días con­se­cu­ti­vos en dis­tin­tos pun­tos de New Ham­ps­hi­re; el úl­ti­mo de es­tos fue el pa­sa­do lu­nes.

Aun­que son los jó­ve­nes los que se sien­ten prin­ci­pal­men­te atraí­dos por el men­sa­je pro­gre­sis­ta de San­ders, la re­cien­te ope­ra­ción ex­hi­be una fla­que­za de la cam­pa­ña: su edad. Si el can­di­da­to del ala más a la iz­quier­da del Par­ti­do De­mó­cra­ta se con­vir­tie­ra en pre­si­den­te de Es­ta­dos Uni­dos, se­ría el man­da­ta­rio de ma­yor edad en ocu­par el car­go, con 79 años. Aun­que hay otros as­pi­ran­tes que le si­guen de cer­ca. La edad es uno de los ele­men­tos so­bre la me­sa du­ran­te la ca­rre­ra a las elec­cio­nes del 2020. Cuan­do que­da po­co más de un año pa­ra vo­tar, los tres pre­can­di­da­tos de­mó­cra­tas me­jor po­si­cio­na­dos pa­ra en­fren­tar a Do­nald Trump, de 73 años, son sep­tua­ge­na­rios. Es­to pro­vo­ca que cual­quier asun­to re­la­cio­na­do con la sa­lud de los po­lí­ti­cos sea más re­le­van­te que de cos­tum­bre.

Los fa­vo­ri­tos

La no­ti­cia so­bre la sa­lud del ve­te­rano so­cia­lis­ta lle­gó ho­ras des­pués de que se die­ra a co­no­cer que su cam­pa­ña ha­bía re­cau­da­do 25,3 mi­llo­nes de dó­la­res (21,4 mi­llo­nes de eu­ros) en el ter­cer tri­mes­tre de 2019, pro­ve­nien­tes de más de un mi­llón de do­nan­tes. La ci­fra es la más al­ta re­ci­bi­da por los as­pi­ran­tes de­mó­cra­tas que bus­can de­rro­tar a Trump en no­viem­bre del pró­xi­mo año. San­ders apa­re­ce en las en­cues­tas en­tre el se­gun­do y ter­cer pues­to, siem­pre de­trás del ex­vi­ce­pre­si­den­te Joe Bi­den, de 76 años, que se dispu­ta con la tam­bién pro­gre­sis­ta Eli­za­beth Wa­rren, de 70 años.

“Cual­quie­ra que co­noz­ca a Ber­nie sa­be la fuer­za que tie­ne. Con­fia­mos en que ten­drá una re­cu­pe­ra­ción com­ple­ta y rá­pi­da y es­pe­ra­mos ver­lo pron­to en el ca­mino”, tui­teó su con­trin­can­te Bi­den tras co­no­cer­se la no­ti­cia de la ope­ra­ción. Wa­rren hi­zo lo pro­pio a tra­vés de la mis­ma red so­cial. “Es­pe­ro ver muy pron­to a mi ami­go ha­cien­do cam­pa­ña”, pu­bli­có la pre­can­di­da­ta, que en las úl­ti­mas en­cues­tas ha des­tro­na­do a San­ders del se­gun­do pues­to. La se­na­do­ra por Ca­li­for­nia y tam­bién as­pi­ran­te a la Ca­sa Blan­ca Ka­ma­la Ha­rris es­cri­bió en Twit­ter: “Si hay al­go que sé so­bre él es que es un lu­cha­dor y es­pe­ro ver­lo pron­to en la cam­pa­ña”, es­cri­bió la se­na­do­ra.

La edad de San­ders ya fue te­ma cuan­do com­pi­tió en las pri­ma­rias de su par­ti­do en 2016, cuan­do te­nía 75 años, fren­te a Hi­llary Clin­ton, de 69 años en­ton­ces. La ex­can­di­da­ta pre­si­den­cial tam­bién fue cues­tio­na­da so­bre su es­ta­do de sa­lud cuan­do su­frió un des­ma­yo en una ce­re­mo­nia con­me­mo­ra­ti­va por las víc­ti­mas del aten­ta­do del 11-S.

/ G . E. (REUTERS)

San­ders, du­ran­te la con­ven­ción del Par­ti­do De­mó­cra­ta en New Ham­ps­hi­re en sep­tiem­bre.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.