El pa­so atrás de la vi­ce­pre­si­den­ta con­tie­ne la cri­sis po­lí­ti­ca en Pe­rú

El País (País Vasco) - - INTERNACIO­NAL - F. MANETTO / J. FOWKS,

La cri­sis po­lí­ti­ca des­en­ca­de­na­da en Pe­rú por el pul­so en­tre el pre­si­den­te, Mar­tín Viz­ca­rra, y el Con­gre­so, con­tro­la­do por la opo­si­ción, re­mi­tió ayer al fra­ca­sar la ma­nio­bra im­pro­vi­sa­da por el fu­ji­mo­ris­mo y sus alia­dos de la de­re­cha. Tras la di­so­lu­ción

El nom­bra­mien­to de Aráoz su­po­nía un pa­so pe­li­gro­so, por­que abo­ca­ba el país a un gra­ve cho­que ins­ti­tu­cio­nal. La vi­ce­pre­si­den­ta aca­bó asu­mien­do que la vo­ta­ción del Con­gre­so no era via­ble. En una car­ta di­ri­gi­da al je­fe del Le­gis­la­ti­vo, Pe­dro Olae­chea, y di­fun­di­da en las re­des so­cia­les, pre­sen­tó su di­mi­sión tam­bién co­mo se­gun­da vi­ce­pre­si­den­ta del Go­bierno. Lo hi­zo, ase­gu­ró, con el pro­pó­si­to de pro­pi­ciar una con­vo­ca­to­ria de elec­cio­nes ge­ne­ra­les y ape­lan­do al pro­nun­cia­mien­to de la Or­ga­ni­za­ción de los Es­ta­dos Ame­ri­ca­nos del Par­la­men­to y la con­vo­ca­to­ria de elec­cio­nes le­gis­la­ti­vas anun­cia­das el lu­nes por Viz­ca­rra, la Cá­ma­ra le des­ti­tu­yó vir­tual­men­te y vo­tó su sus­ti­tu­ción por la vi­ce­pre­si­den­ta, Mer­ce­des Aráoz. Es­ta, sin em­bar­go, re­nun­ció al con­si­de­rar que no se dan “las con­di­cio­nes mí­ni­mas” pa­ra asu­mir el car­go.

(OEA), que de­ja en ma­nos del Tri­bu­nal Cons­ti­tu­cio­nal la de­ci­sión úl­ti­ma so­bre el cie­rre del Par­la­men­to.

El con­trol de ese ór­gano ju­di­cial es­tá pre­ci­sa­men­te en el ori­gen de es­te en­fren­ta­mien­to, que lle­va me­ses fra­guán­do­se y que no tie­ne vi­sos de ce­sar. Los par­ti­dos de la opo­si­ción pre­ten­dían for­zar el nom­bra­mien­to de ma­gis­tra­dos afi­nes a sus in­tere­ses en el tri­bu­nal. La lí­der de Fuer­za Po­pu­lar, Kei­ko Fu­ji­mo­ri, se en­cuen­tra en pri­sión pre­ven­ti­va por un es­cán­da­lo de la­va­do de

di­ne­ro vin­cu­la­do con tra­ma de so­bor­nos pa­ga­dos por la cons­truc­to­ra bra­si­le­ña Ode­brecht en Pe­rú. Y la Cor­te de­be­rá de­ter­mi­nar si acep­ta los re­cur­sos de los po­lí­ti­cos investigad­os.

Viz­ca­rra man­tu­vo que la me­di­da adop­ta­da res­pon­de a un in­ten­to de des­blo­quear la ac­ti­vi­dad par­la­men­ta­ria. La opo­si­ción no qui­so dar prio­ri­dad a una cues­tión de con­fian­za (so­bre la ba­se de un pro­yec­to de ley) y, por el con­tra­rio, em­pe­zó la vo­ta­ción de los jue­ces afi­nes, lle­gan­do a nom­brar uno. La ini­cia­ti­va par­la­men­ta­ria pre­sen­ta­da por el Go­bierno bus­ca­ba mo­di­fi­car el es­que­ma de de­sig­na­ción en el al­to tri­bu­nal. “Es cla­ro que la obs­truc­ción y blin­da­je no ce­san y no ha­brá acuer­do po­si­ble”, con­si­de­ró el je­fe de Es­ta­do, quien pa­ra di­sol­ver el Con­gre­so se va­lió del ar­tícu­lo 134 de la Cons­ti­tu­ción. Es­ta nor­ma es aho­ra ob­je­to de de­ba­te de ex­per­tos y ju­ris­tas con el fin de de­ter­mi­nar si su apli­ca­ción fue jus­ti­fi­ca­da. El tex­to con­sa­gra que “el pre­si­den­te de la Re­pú­bli­ca es­tá fa­cul­ta­do pa­ra di­sol­ver el Con­gre­so si es­te ha cen­su­ra­do o ne­ga­do su con­fian­za a dos Con­se­jos de Mi­nis­tros”. Su in­ter­pre­ta­ción de­pen­de aho­ra de la cor­te.

Lo que ha su­ce­di­do es­tos días re­fle­ja, en cual­quier ca­so, la al­ta po­la­ri­za­ción de la po­lí­ti­ca pe­rua­na, cer­ca­da y gol­pea­da por una co­rrup­ción ca­si sis­té­mi­ca. El pro­pio Viz­ca­rra asu­mió su car­go co­mo pre­si­den­te en mar­zo de 2018 por­que su an­te­ce­sor, Pe­dro Pa­blo Kuczyns­ki, tu­vo que di­mi­tir por tras ser in­ves­ti­ga­do por co­rrup­ción. Es­te ha­bía ga­na­do en 2016 a Kei­ko Fu­ji­mo­ri por la mí­ni­ma. Sin em­bar­go, su par­ti­do lo­gró el con­trol del Par­la­men­to y la ac­ti­tud de su ban­ca­da ha pro­pi­cia­do una cri­sis de le­gi­ti­mi­dad que aún no se ha­bía re­suel­to.

Mien­tras tan­to, ayer co­men­zó el trá­mi­te pa­ra po­ner en mar­cha las elec­cio­nes par­la­men­ta­rias con­vo­ca­das por Viz­ca­rra pa­ra el 26 de enero. El Ju­ra­do Na­cio­nal de Elec­cio­nes ha es­ta­ble­ci­do, en una re­so­lu­ción pu­bli­ca­da en el dia­rio ofi­cial, que se uti­li­za­rá el pa­drón elec­to­ral a fe­cha 30 de sep­tiem­bre, día en que el Eje­cu­ti­vo pu­bli­có el de­cre­to de di­so­lu­ción del Con­gre­so y la con­vo­ca­to­ria a los co­mi­cios. El Ju­ra­do Na­cio­nal de Elec­cio­nes pre­ci­sa que se­rán ele­gi­dos par­la­men­ta­rios “que com­ple­ten el pe­río­do cons­ti­tu­cio­nal del Con­gre­so di­suel­to”. Es de­cir, el man­da­to ven­ce­rá en ju­lio de 2021.

Los par­ti­dos po­lí­ti­cos aún es­tán eva­luan­do su par­ti­ci­pa­ción. Mar­co Ara­na, por­ta­voz de la for­ma­ción de iz­quier­da Fren­te Am­plio, in­di­có que sí pre­sen­ta­rá can­di­da­tos. Nue­vo Pe­rú, por su par­te, de­ci­di­rá su pos­tu­ra al res­pec­to en los pró­xi­mos días. “Aun­que fal­ta que las au­to­ri­da­des de­fi­nan las re­glas de jue­go es­pe­cí­fi­cas, el Par­ti­do Mo­ra­do es­ta­rá lis­to pa­ra en­fren­tar cual­quier es­ce­na­rio elec­to­ral”, di­jo a EL PAÍS el ex­can­di­da­to pre­si­den­cial Ju­lio Guz­mán, quien fue re­ti­ra­do de ca­rre­ra por el Ju­ra­do Na­cio­nal de Elec­cio­nes en 2016.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.