Bre­xit du­ro

El País (País Vasco) - - OPINIÓN -

La pro­pues­ta de Bo­ris John­son crea fron­te­ras en Ir­lan­da y ame­na­za la paz

El pri­mer mi­nis­tro bri­tá­ni­co, Bo­ris John­son, ha for­mu­la­do al fin una pro­pues­ta que sus­ti­tu­ya la sal­va­guar­da ir­lan­de­sa pac­ta­da en­tre su an­te­ce­so­ra, The­re­sa May, y la UE. Era ho­ra. Pe­ro se tra­ta de un plan de Bre­xit du­ro abi­ga­rra­do, com­ple­jo y na­da ní­ti­do: la re­ce­ta pa­ra au­gu­rar­le una di­fí­cil tra­yec­to­ria. So­bre to­do por­que es un en­sam­bla­do de ideas ya eva­lua­das y des­car­ta­das, una por una, a lo lar­go de tres años de ne­go­cia­cio­nes pre­vias: hay un po­co de to­do, co­mo en las vie­jas bo­ti­cas. Fron­te­ras, sí, pe­ro in­con­cre­tas y no de­ma­sia­do ofen­si­vas; con­tro­les adua­ne­ros te­le­má­ti­cos y en ori­gen, pe­ro sin de­ma­sia­da con­cre­ción; ali­nea­ción re­gu­la­to­ria de los no­rir­lan­de­ses al mer­ca­do in­te­rior y al Tri­bu­nal de Jus­ti­cia de la UE, pe­ro so­lo en al­gu­nas ac­ti­vi­da­des; lí­neas di­vi­so­rias en el mar de Ir­lan­da, pe­ro en ca­sos muy es­pe­cí­fi­cos; y un ca­len­da­rio de cua­tro años que pa­re­ce téc­ni­co y que sin em­bar­go con­tie­ne con­no­ta­cio­nes de po­der de­ci­so­rio uni­la­te­ral pa­ra Lon­dres.

Mi­li­me­trar y des­en­tra­ñar el pe­rí­me­tro de tan­tas y tan ba­rro­cas cues­tio­nes téc­ni­cas co­rres­pon­de a los ne­go­cia­do­res, pe­ro sí ur­ge ya una pri­me­ra apro­xi­ma­ción a las prin­ci­pa­les cues­tio­nes po­lí­ti­cas de la pro­pues­ta, que re­ve­lan de en­tra­da su ca­rác­ter enor­me­men­te pro­ble­má­ti­co. Lo esen­cial es que pro­pug­na res­ta­ble­cer, con uno u otro al­can­ce, una ver­da­de­ra fron­te­ra fí­si­ca en­tre la Re­pú­bli­ca de Ir­lan­da in­de­pen­dien­te y los con­da­dos del nor­te aún ads­cri­tos al Reino Uni­do. Así que pa­re­ce en­tra­ñar un gra­ve re­vés al es­ta­tu­to de con­vi­ven­cia en­tre las dos co­mu­ni­da­des se­lla­do en 1998 en el Acuer­do de Vier­nes San­to que pa­ci­fi­có al Uls­ter, vio­len­ta­men­te es­cin­di­do en­tre ca­tó­li­cos y pro­tes­tan­tes. Y lo ha­ce por­que el acuer­do de igual­dad so­lo es sos­te­ni­ble si el es­ta­tu­to co­mer­cial, eco­nó­mi­co y cí­vi­co re­sul­ta equi­va­len­te en­tre am­bas, co­mo les ga­ran­ti­za hoy la per­te­nen­cia al es­pa­cio de li­bre cir­cu­la­ción e igual­dad de de­re­chos fun­da­men­ta­les eu­ro­peo. Si eso quie­bra, la ar­qui­tec­tu­ra del pro­pio acuer­do de paz se re­sien­te, y se abre pa­so a la “cláu­su­la de uni­dad” (en­tre las dos Ir­lan­das) con­te­ni­da en su pri­mer pun­to, que re­co­no­ce la “le­gi­ti­mi­dad de cual­quier op­ción” de los ciu­da­da­nos del nor­te “res­pec­to a su es­ta­tus, tan­to si pre­fie­ren con­ti­nuar apo­yan­do la unión con Gran Bre­ta­ña co­mo si op­tan por una Ir­lan­da uni­da so­be­ra­na”. Amén de con­sa­grar un par­ti­cu­la­rí­si­mo de­re­cho de au­to­de­ter­mi­na­ción a los ha­bi­tan­tes de am­bos la­dos en con­jun­to al re­co­no­cer que “co­rres­pon­de al pue­blo de la is­la de Ir­lan­da en so­li­ta­rio y sin im­pe­di­men­to ex­te­rior” to­mar una de­ci­sión so­bre “el es­ta­ble­ci­mien­to de una Ir­lan­da uni­da”, me­dian­te re­fe­rén­dum. Las fron­te­ras crea­das por ese Bre­xit de John­son po­drían cons­ti­tuir ese des­en­ca­de­nan­te, y desem­bo­car en un Reino Uni­do com­ple­ta­men­te desuni­do.

Ello no ata­ñe úni­ca­men­te a bri­tá­ni­cos e ir­lan­de­ses. Es­tos úl­ti­mos son y quie­ren se­guir sien­do par­te de la fa­mi­lia eu­ro­pea y su Go­bierno ha con­si­de­ra­do ya “inacep­ta­ble” la pro­pues­ta por­que su­po­ne su­mi­nis­trar un mer­ca­do in­te­rior a la car­ta; rom­per con la po­ten­te idea com­par­ti­da de evi­tar fron­te­ras fí­si­cas den­tro de la is­la; y al res­ta­ble­cer los con­tro­les, re­su­ci­tar la po­si­bi­li­dad de gra­ví­si­mas ten­sio­nes co­mu­ni­ta­rias. Pue­de el Reino Uni­do ir­se de Eu­ro­pa en paz. Pe­ro sin per­ju­di­car a los eu­ro­peos en asun­tos esen­cia­les co­mo es­te. Y sin ex­por­tar­les ten­sio­nes bé­li­cas y cal­dos de cul­ti­vo pa­ra que re­ver­dez­can pa­sa­dos te­rro­ris­mos. hu­bo que eje­cu­tar más de 60 res­ca­tes de per­so­nas atra­pa­das por la fal­ta de ener­gía y una zo­na tu­rís­ti­ca des­ta­ca­da ex­hi­bió una de­bi­li­dad im­pro­pia en un ser­vi­cio bá­si­co pa­ra el bie­nes­tar de los usua­rios.

Re­cla­mar una in­ves­ti­ga­ción a fon­do del in­ci­den­te eléc­tri­co es al­go más que me­ra re­tó­ri­ca. No bas­ta con re­cor­dar otros apa­go­nes his­tó­ri­cos, por­que el sis­te­ma de dis­tri­bu­ción eléc­tri­ca ope­ra en un mer­ca­do re­gu­la­do en el que las pro­pie­ta­rias de las re­des tie­nen asig­na­dos fon­dos pú­bli­cos pa­ra man­te­ner en buen es­ta­do el su­mi­nis­tro de elec­tri­ci­dad. Y, co­mo es ló­gi­co, de­be­rían ha­ber­se asi­mi­la­do las lec­cio­nes de apa­go­nes an­te­rio­res —en 2010 se pro­du­jo otra caí­da ge­ne­ral de su­mi­nis­tro en la is­la— pa­ra evi­tar erro­res. Con más ra­zón cuan­do se tra­ta de una is­la, ais­la­da del sis­te­ma eléc­tri­co pe­nin­su­lar.

Tam­po­co de­be­ría con­fun­dir­se la ex­pli­ca­ción del in­ci­den­te con una jus­ti­fi­ca­ción de es­te. Es po­si­ble que el apa­gón ge­ne­ra­li­za­do se de­ba a un fa­llo de los sis­te­mas que ope­ran co­mo cor­to­cir­cui­to y li­mi­tan los da­ños de la red al pe­rí­me­tro más re­du­ci­do po­si­ble en torno al fa­llo eléc­tri­co. Pe­ro si es­to fue­ra así ca­bría pre­gun­tar­se por qué no fun­cio­na­ron co­rrec­ta­men­te, cuan­do es evi­den­te que los ope­ra­do­res del sis­te­ma y los pro­pie­ta­rios de la red de­be­rían es­tar al tan­to de su man­te­ni­mien­to y re­no­va­ción. Los ac­ci­den­tes pue­den ser inevi­ta­bles, pe­ro los da­ños cau­sa­dos por los ac­ci­den­tes han de mi­ni­mi­zar­se con una ges­tión ade­cua­da de las re­des. Des­de lue­go, la ges­tión de­ja mu­cho que desear cuan­do un fa­llo lo­cal en una sub­es­ta­ción, con­cre­ta­men­te en la de Gra­na­di­lla, de Red Eléc­tri­ca de Es­pa­ña, se con­vier­te en os­cu­ri­dad to­tal du­ran­te nue­ve ho­ras pa­ra ca­si un mi­llón de per­so­nas.

Co­no­cer los he­chos, ex­pli­car las cau­sas del apa­gón y ac­tuar en con­se­cuen­cia es lo que cum­ple aho­ra; y no so­lo pa­ra im­po­ner san­cio­nes y exi­gir res­pon­sa­bi­li­da­des a los cau­san­tes del des­a­gui­sa­do, que tam­bién, sino pa­ra exa­mi­nar de cer­ca cuá­les son los pro­ble­mas de la dis­tri­bu­ción eléc­tri­ca, co­mo la ob­so­les­cen­cia to­tal o par­cial de las re­des, las ne­ce­si­da­des de re­no­va­ción y los fa­llos de coor­di­na­ción en­tre em­pre­sas ope­ra­do­ras y dis­tri­bui­do­ras. Epi­so­dios co­mo el de Te­ne­ri­fe o de otras zo­nas de Es­pa­ña su­men a las po­bla­cio­nes afec­ta­das en la per­ple­ji­dad y la in­de­fen­sión; por eso es ne­ce­sa­rio ex­pli­car­los sin de­jar res­qui­cios a la du­da.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.