111011

El País (País Vasco) - - OPINIÓN -

La in­te­li­gen­cia ar­ti­fi­cial es­tá en­tran­do en la me­di­ci­na. Por un la­do es­tán los ro­bots, que tie­nen me­jor pul­so que el me­jor ci­ru­jano a la ho­ra de, pon­ga­mos, tre­pa­nar una per­fo­ra­ción en el crá­neo pa­ra un tras­plan­te co­clear. Por otro, y tal vez más im­por­tan­te, te­ne­mos los sis­te­mas que ayu­dan a los mé­di­cos a diag­nos­ti­car las en­fer­me­da­des de sus pa­cien­tes, y por tan­to a de­ci­dir có­mo tra­tar­los. Un ro­bot ci­ru­jano pue­de hu­mi­llar nues­tra pre­ci­sión mus­cu­lar. Un al­go­rit­mo de diagnóstic­o me­nos­ca­ba nues­tro ór­gano más ín­ti­mo. La men­te.

Pe­ro el ob­je­ti­vo de la me­di­ci­na no es pro­te­ger el or­gu­llo in­te­lec­tual de los mé­di­cos, sino me­jo­rar el cuer­po de los pa­cien­tes, y las má­qui­nas pue­den ser de gran ayu­da pa­ra lo se­gun­do. Por ejem­plo, un sis­te­ma pa­ra exa­mi­nar las ra­dio­gra­fías de tó­rax desa­rro­lla­do por una pe­que­ña fir­ma tec­no­ló­gi­ca de Is­rael se es­tá pro­pa­gan­do por los hos­pi­ta­les de la In­dia por­que de­tec­ta los ca­sos de tu­bercu­losis mu­cho an­tes, y con más pre­ci­sión, que los mé­di­cos. Otros ce­re­bros de si­li­cio es­tán apren­dien­do a dis­tin­guir qué pa­cien­tes se pue­den be­ne­fi­ciar de qué tra­ta­mien­tos, en lo que aho­rra­rá un mon­tón de su­fri­mien­to in­ne­ce­sa­rio en el fu­tu­ro in­me­dia­to.

Pe­ro hay obs­tácu­los im­pre­vis­tos por el ca­mino. To­me­mos el ca­so del có­di­go pos­tal tó­xi­co, que he co­no­ci­do por un tra­ba­jo de Lin­da Nord­ling pa­ra Na­tu­re. A fi­na­les de 2017, los cien­tí­fi­cos de la compu­tación de la Uni­ver­si­dad de Chica­go desa­rro­lla­ron un al­go­rit­mo pa­ra ana­li­zar, y pre­de­cir, el tiem­po de es­tan­cia en el hos­pi­tal de ca­da pa­cien­te que in­gre­sa. El tru­co aquí es ali­men­tar a la má­qui­na con to­dos los da­tos de in­gre­sos hos­pi­ta­la­rios de los úl­ti­mos años y ver con qué in­di­ca­do­res clí­ni­cos co­rre­la­cio­na me­jor el tiem­po de es­tan­cia. Pa­ra su in­fi­ni­ta sor­pre­sa, el fac­tor que me­jor co­rre­la­cio­na­ba con ese tiem­po no era el co­les­te­rol, ni las tran­sa­mi­na­sas ni la es­pi­ro­me­tría. Era el có­di­go pos­tal. Me­nos mal que la má­qui­na se fi­jó tam­bién en ese da­to, pues­to que el co­les­te­rol y to­do lo de­más da­ban más o me­nos igual.

Los ba­rrios más afro­ame­ri­ca­nos de Chica­go son los que pro­du­cen pa­cien­tes de ma­yor per­se­ve­ran­cia hos­pi­ta­la­ria. ¿Por qué? Ni si­quie­ra la má­qui­na lo sa­be. Tal vez los sis­te­mas de cri­ba­do fun­cio­nen peor en los ba­rrios po­bres, y por tan­to los pa­cien­tes ne­gros in­gre­sen en el hos­pi­tal cuan­do su en­fer­me­dad es­tá más avan­za­da. Tal vez ha­ya un ses­go en aten­ción pri­ma­ria que ha­ga me­nos pro­ba­ble que un ne­gro re­ci­ba las re­ce­tas ne­ce­sa­rias. Es­to úl­ti­mo no es una es­pe­cu­la­ción sal­va­je: en los ser­vi­cios de ur­gen­cias de Es­ta­dos Uni­dos, los pa­cien­tes ne­gros re­ci­ben un 40% me­nos de anal­gé­si­cos que los blan­cos. Es co­mo “to­me, jo­ven, pe­ro no se lo gas­te en dro­gas”.

El apren­di­za­je de má­qui­na (ma­chi­ne lear­ning) se ali­men­ta de pro­duc­cio­nes hu­ma­nas. Un al­go­rit­mo apren­de un len­gua­je tra­gán­do­se la Bri­tan­ni­ca, la Wi­ki­pe­dia, un mi­llar de dic­cio­na­rios y un bi­llón de tex­tos sa­li­dos de la mano hu­ma­na, y lue­go los di­gie­re, los pro­ce­sa y ela­bo­ra un mo­de­lo in­terno de nues­tro lé­xi­co, nues­tra sin­ta­xis y to­das las de­más asig­na­tu­ras de la lin­güís­ti­ca. Pe­ro ese pro­ce­so, na­tu­ral­men­te, ab­sor­be to­dos los ses­gos, pre­jui­cios y mio­pías que los hu­ma­nos hu­bié­ra­mos ver­ti­do en el ma­te­rial de par­ti­da, de for­ma pre­me­di­ta­da o —peor aún— in­cons­cien­te.

Pa­ra ter­mi­nar, adi­vi­ne el lec­tor cuán­tos años cum­plo hoy (hay una pis­ta en el ti­tu­lar).

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.