Fie­bre por el 1-O en el ca­lle­je­ro ca­ta­lán

Más de 120 mu­ni­ci­pios con­me­mo­ran con pla­zas y ca­lles una con­sul­ta de­cla­ra­da in­cons­ti­tu­cio­nal

El País (País Vasco) - - ESPAÑA - CRIS­TIAN SE­GU­RA,

ex ami­ga ín­ti­ma del rey emé­ri­to Juan Car­los I.

To­da una ba­te­ría de in­ten­cio­nes que tum­ba aho­ra el Cons­ti­tu­cio­nal, pe­se a que el Par­la­ment ar­gu­men­ta­ba que no su­po­nía una ex­tra­li­mi­ta­ción de sus com­pe­ten­cias y que se tra­ta­ba de un asun­to de “in­te­rés” pa­ra Ca­ta­lu­ña. La de­ci­sión del al­to tri­bu­nal, ade­más, pro­vo­có ayer la reac­ción de los par­ti­dos in­de­pen­den­tis­tas. “El tri­bu­nal no pue­de cam­biar ni cam­bia­rá la opi­nión ma­yo­ri­ta­ria del Par­la­ment y de la ciu­da­da­nía de Ca­ta­lu­ña. El Es­ta­do de­mues­tra, una vez más, que el ré­gi­men del 78 es in­to­ca­ble. Por eso cons­trui­re­mos la re­pú­bli­ca ca­ta­la­na”, ase­gu­ró Es­que­rra en su cuen­ta de Twit­ter. de Se­gu­ri­dad Na­cio­nal, que con­si­de­ran se­ría su­fi­cien­te. Con la apli­ca­ción de es­ta nor­ma no se sus­trae a la Ge­ne­ra­li­tat la com­pe­ten­cia de se­gu­ri­dad sino que des­de el Go­bierno cen­tral “se coor­di­na” a to­das las fuer­zas de la Se­gu­ri­dad del Es­ta­do, in­clui­da la po­li­cía au­to­nó­mi­ca.

El pre­si­den­te del Go­bierno tie­ne es­ta pre­rro­ga­ti­va y con un de­cre­to pue­de po­ner­la en mar­cha, por lo que es per­fec­ta­men­te po­si­ble con un Eje­cu­ti­vo en fun­cio­nes, co­mo es el ca­so ac­tual al ha­ber­se di­suel­to las Cor­tes pa­ra con­vo­car elec­cio­nes el pró­xi­mo 10-N. Pa­ra la ac­ti­va­ción de la ley de Se­gu­ri­dad Na­cio­nal no es ne­ce­sa­ria la reunión de un Con­se­jo de Mi­nis­tros. Se pue­de po­ner en mar­cha vía de­cre­to de Pre­si­den­cia.

El in­de­pen­den­tis­mo arre­ció en sus crí­ti­cas so­bre la pues­ta en la me­sa de la po­si­bi­li­dad de in­ter­fe­rir de nue­vo en el au­to­go­bierno. La por­ta­voz del Eje­cu­ti­vo ca­ta­lán, Me­rit­xell Bu­dó, ase­gu­ró que PP, PSOE y Cs “se po­nen el 155 en la bo­ca pa­ra ga­nar vo­tos” fue­ra de Ca­ta­lu­ña. El Tsu­na­mi De­mo­crá­ti­co, la pla­ta­for­ma anó­ni­ma que li­de­ra la res­pues­ta al fa­llo del Su­pre­mo, in­for­mó ayer en sus re­des so­cia­les que pla­nea “una si­tua­ción de cri­sis ge­ne­ra­li­za­da en el Es­ta­do es­pa­ñol y pro­lon­ga­da en el tiem­po”, sin con­cre­tar.

La re­so­lu­ción de ayer es el se­gun­do va­ra­pa­lo que, en ape­nas tres me­ses, in­fli­ge el al­to tri­bu­nal a la Cá­ma­ra au­to­nó­mi­ca por tra­tar de pro­nun­ciar­se so­bre la mo­nar­quía. El pa­sa­do ju­lio, los ma­gis­tra­dos tam­bién prohi­bie­ron por una­ni­mi­dad al Par­la­ment re­pro­bar la fi­gu­ra de Fe­li­pe VI a tra­vés de una pro­po­si­ción que, en­tre otras co­sas, con­de­na­ba su dis­cur­so el 3 de oc­tu­bre del 2017. “La per­so­na del Rey es in­vio­la­ble y es­tá exen­ta de to­da res­pon­sa­bi­li­dad por sus ac­tos”, re­cor­da­ba el Cons­ti­tu­cio­nal en su sen­ten­cia, don­de re­sal­ta­ba que el or­de­na­mien­to ju­rí­di­co si­túa al Rey co­mo je­fe del Es­ta­do y “sím­bo­lo de la uni­dad y per­ma­nen­cia del Es­ta­do”. Más de 120 mu­ni­ci­pios de Ca­ta­lu­ña, un 13% del to­tal, han in­clui­do en el ca­lle­je­ro el nom­bre de la con­sul­ta del 1-O de 2017, una de­ci­sión inau­di­ta al tra­tar­se de un ho­me­na­je a un acon­te­ci­mien­to que fue de­cla­ra­do ile­gal por el Tri­bu­nal Cons­ti­tu­cio­nal. El Ins­ti­tu­to Car­to­grá­fi­co y Geo­grá­fi­co de Ca­ta­lu­ña (ICGC), ór­gano de­pen­dien­te de la Ge­ne­ra­li­tat y res­pon­sa­ble del re­gis­tro del ma­pa ur­bano ca­ta­lán, no fa­ci­li­ta to­da­vía los ci­fras ofi­cia­les so­bre el to­tal de lo­ca­li­da­des que tie­nen un es­pa­cio pú­bli­co de­di­ca­do al 1-O. Pe­ro Mi­quel Pa­re­lla, res­pon­sa­ble de to­po­ni­mia del ICGC, des­ta­ca que los da­tos que apor­ta el blog Cro­no­vies son muy pre­ci­sos. Es­te blog tie­ne re­gis­tra­das 104 via­les del ca­lle­je­ro que ya han si­do bau­ti­za­dos co­mo 1 de Oc­tu­bre, o que es­tá apro­ba­do que lle­ven es­te nom­bre. Pa­re­lla di­ce que la úl­ti­ma vez en que hu­bo una mo­di­fi­ca­ción tan gran­de del no­men­clá­tor de Ca­ta­lu­ña fue du­ran­te la Tran­si­ción: “Des­de la dé­ca­da de los ochen­ta, lo que se pro­du­cía eran cam­bios pun­tua­les, o la in­tro­duc­ción de nom­bres en am­plia­cio­nes ur­ba­nís­ti­cas. Qui­zás lo del

1-O es el cam­bio más no­ta­ble en el ca­lle­je­ro des­de la Tran­si­ción”.

Cro­no­vies no re­co­ge al me­nos 15 ca­sos de mu­ni­ci­pios que han in­tro­du­ci­do o apro­ba­do la no­ve­dad del 1-O en el ca­lle­je­ro, por lo que el nú­me­ro to­tal re­ba­sa los 120 pue­blos. Si se su­man las ins­ta­la­cio­nes mu­ni­ci­pa­les que han si­do re­bau­ti­za­das, co­mo bi­blio­te­cas o pa­be­llo­nes de­por­ti­vos, cer­ca de 130 es­pa­cios pú­bli­cos ho­me­na­jean la con­sul­ta ile­gal.

Una de las ca­lles que Cro­no­vies no in­clu­ye en su lis­ta es la de Sa­rral, un mu­ni­ci­pio de Ta­rra­go­na de 1.500 ha­bi­tan­tes. La calle fue inau­gu­ra­da en 2018 y su al­cal­de de en­ton­ces, Jo­sep Amill, sub­ra­yó el es­fuer­zo de los ve­ci­nos pa­ra im­pe­dir que la po­li­cía con­fis­ca­ra las ur­nas: “Vino la guar­dia ci­vil pe­ro acu­dió to­do el mun­do a guar­dar la ur­na. Hu­bo mu­cho for­ce­jeo, y cuan­do en­tra­ron, que fue ca­si por­que les de­ja­mos en­trar, no en­con­tra­ron la ur­na y pu­di­mos vo­tar por aque­llo que tan­to an­he­la­mos, la li­ber­tad”. La con­sul­ta fue con­vo­ca­da pa­ra pro­ce­der con su re­sul­ta­do a la de­cla­ra­ción de in­de­pen­den­cia del 27 de oc­tu­bre de 2017, otra ac­ción de­cla­ra­da ile­gal por el Tri­bu­nal Cons­ti­tu­cio­nal. Más de 2,2 mi­llo­nes de per­so­nas par­ti­ci­pa­ron en el 1-O, se­gún la Ge­ne­ra­li­tat.

La inau­gu­ra­ción de pla­zas del 1-O en lu­ga­res don­de se pro­du­je­ron in­ter­ven­cio­nes po­li­cia­les con vio­len­cia son las más fre­cuen­tes. Es el ca­so de Sant Car­les de la Rà­pi­ta (Ta­rra­go­na), don­de no so­lo hay una pla­za del 1-O. Tam­bién se ins­ta­ló una es­cul­tu­ra con es­te men­sa­je: “En ho­me­na­je a los ra­pi­te­ños y a las ra­pi­te­ñas que fren­te a la re­pre­sión de­fen­die­ron el de­re­cho a las li­ber­ta­des y el de­re­cho a vo­to”. En Ai­gua­vi­va, un pe­que­ño pue­blo en Gi­ro­na, in­ter­vi­nie­ron los an­ti­dis­tur­bios pa­ra in­ten­tar con­fis­car la ur­na; la pla­za Cons­ti­tu­cio­nal fue re­bau­ti­za­da en 2018: “Es­ta pla­za re­ci­be el nom­bre de Uno de oc­tu­bre co­mo tes­ti­mo­nio y re­co­no­ci­mien­to a to­da la gen­te que hi­zo po­si­ble la ce­le­bra­ción del re­fe­rén­dum del 1-O y que de­fen­dió, de for­ma pa­cí­fi­ca y con co­ra­je, su de­re­cho a vo­to fren­te la bru­tal re­pre­sión po­li­cial que se vi­vió aquel día”.

Vi­la­gras­se­ta, una pe­da­nía de 27 ha­bi­tan­tes de Mon­to­liu de la Se­ga­rra (Llei­da), fue el pri­mer pue­blo con un tri­bu­to al 1-O: inau­gu­ró una pla­za el 29 de ju­lio de 2017, dos me­ses an­tes de la con­sul­ta. La úl­ti­ma pla­za con ese nom­bre se es­tre­nó el lu­nes, en Vic. Pró­xi­ma­men­te ten­drá Llei­da su pla­za del 1-O des­pués de que lo apro­ba­ra en ju­lio el Ayun­ta­mien­to con los vo­tos a fa­vor de ERC, Junst per Ca­ta­lun­ya y de los co­mu­nes, la abs­ten­ción del PSC y la po­si­ción en con­tra de Cs y PP.

Llei­da se­rá des­pués de Gi­ro­na la se­gun­da ca­pi­tal de pro­vin­cia ca­ta­la­na con un vial de­di­ca­do al 1-O. Bar­ce­lo­na no lo tie­ne aun­que Ge­rar­do Pi­sa­re­llo, quien fue­ra te­nien­te de al­cal­de de Ada Co­lau, in­for­mó en 2018 que los co­mu­nes que­rían plan­tear la cues­tión en es­te man­da­to. La Uni­ver­si­dad Pom­peu Fa­bra sí bau­ti­zó el pa­tio cen­tral de su cam­pus de la Ciu­ta­de­lla, en Bar­ce­lo­na, co­mo “Pla­za del Pri­me­ro de Oc­tu­bre de 2017”, tras apro­bar­lo el claustro de la uni­ver­si­dad, pa­ra “con­me­mo­rar una fe­cha que es­tá lla­ma­da a ser una de las más im­por­tan­tes de nues­tra his­to­ria”.

Las co­mar­cas con do­mi­nio de Ayun­ta­mien­tos so­cia­lis­tas, co­mo el Bar­ce­lo­nés o el Baix Llo­bre­gat, son las que me­nos re­co­no­ci­mien­to han he­cho del 1-O en su no­men­clá­tor. Las co­mar­cas más ac­ti­vas han si­do las de la pro­vin­cia de Gi­ro­na. En la pla­za del 1 de Oc­tu­bre de Gi­ro­na, an­tes pla­za de la Cons­ti­tu­ción, se ins­ta­ló una pla­ca de­di­ca­da al “digno com­por­ta­mien­to del pue­blo y su co­ra­je” an­te “la bru­tal agre­sión de las fuer­zas de se­gu­ri­dad es­pa­ño­las”. So­bre es­te men­sa­je cuel­gan los pies de la es­ta­tua de una ni­ña. La es­cul­tu­ra, de 1991, es un tri­bu­to a la Cons­ti­tu­ción y re­pro­du­ce a Ma­ria del Mar Ca­be­za, una ciu­da­da­na na­ci­da el 6 de di­ciem­bre de 1978, día en el que la Car­ta Mag­na fue ra­ti­fi­ca­da en re­fe­rén­dum. En el ple­bis­ci­to de 1978, en la pro­vin­cia de Gi­ro­na par­ti­ci­pó el 72% del cen­so; de es­te, un 89% vo­tó a fa­vor de la Cons­ti­tu­ción.

La Pom­peu Fa­bra ha de­di­ca­do su cam­pus a la ci­ta ile­gal de 2017

Son fre­cuen­tes los cam­bios de nom­bre en lu­ga­res don­de car­gó la po­li­cía

/ A. GAR­CIA

Car­te­les so­bre los pre­sos en tres con­se­je­rías de la Ge­ne­ra­li­tat. A la iz­quier­da, la se­de de Pre­si­den­cia y so­bre es­tas lí­neas, las de In­te­rior (arri­ba) y Agri­cul­tu­ra.

/ JOAN SÁN­CHEZ

Pla­ca con el nom­bre Pri­me­ro de Oc­tu­bre en el cam­pus de la Uni­ver­si­dad Pom­peu Fa­bra, en Bar­ce­lo­na.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.