Des­con­fian­zas múl­ti­ples

El País (País Vasco) - - ESPAÑA -

Tras va­rias se­ma­nas de­ba­tien­do so­bre la im­po­si­bi­li­dad de for­mar Go­bierno por la des­con­fian­za en­tre las for­ma­cio­nes po­lí­ti­cas que po­dían ha­cer­lo, la lla­ma­da a las ur­nas des­pla­za el aná­li­sis ha­cia otro ti­po de re­ce­lo: el que des­pier­tan en la ciu­da­da­nía sus re­pre­sen­tan­tes po­lí­ti­cos. Se­gún el CIS, la des­con­fian­za es, pre­ci­sa­men­te, el pri­mer sen­ti­mien­to que pro­vo­ca la po­lí­ti­ca al 34,2% de la po­bla­ción. Le si­guen el abu­rri­mien­to y la in­di­fe­ren­cia.

Es­te es­ta­do de áni­mo en for­ma de desafec­ción y des­con­ten­to no es nue­vo, por lo que se­ría in­jus­to atri­buir­lo a lo ocu­rri­do en los úl­ti­mos me­ses, aun­que pa­re­ce ob­vio que eso no ha con­tri­bui­do a me­jo­rar las co­sas. Los mo­ti­vos hay que bus­car­los más allá. En su Al­go va mal, Tony Judt se pre­gun­ta­ba ha­ce ca­si una dé­ca­da: “¿Qué le­ga­ron la con­fian­za, la tri­bu­ta­ción pro­gre­si­va y el Es­ta­do in­ter­ven­cio­nis­ta a las so­cie­da­des oc­ci­den­ta­les en las dé­ca­das que si­guie­ron a 1945? La su­cin­ta res­pues­ta es se­gu­ri­dad, pros­pe­ri­dad, ser­vi­cios so­cia­les y ma­yor igual­dad en di­ver­sos gra­dos”. Cu­rio­sa­men­te, to­do aque­llo que hoy se tam­ba­lea, asi­mi­lan­do la in­cer­ti­dum­bre al mie­do. Qui­zá por eso el mis­mo Judt afir­ma­ba que “si la so­cial­de­mo­cra­cia tie­ne fu­tu­ro se­rá co­mo una so­cial­de­mo­cra­cia del te­mor”, má­xi­ma que po­dría ha­cer­se ex­ten­si­va al res­to de op­cio­nes ideo­ló­gi­cas.

El con­tex­to ac­tual crea so­cie­da­des te­me­ro­sas y des­con­fia­das por­que la lí­nea rec­ta del pro­gre­so se ha trun­ca­do, por­que la re­vo­lu­ción tec­no­ló­gi­ca y la in­te­li­gen­cia ar­ti­fi­cial di­bu­jan un es­ce­na­rio de are­nas mo­ve­di­zas, por­que el cam­bio cli­má­ti­co su­po­ne mo­di­fi­ca­cio­nes en las con­di­cio­nes de vi­da hu­ma­na en el pla­ne­ta cu­yo al­can­ce tan só­lo se pue­de es­ti­mar li­ge­ra­men­te y en es­ce­na­rios cam­bian­tes, y por­que la de­sigual­dad se ha ins­ta­la­do en el dis­co du­ro del sis­te­ma. Mien­tras es­to ocu­rre, la po­lí­ti­ca se mues­tra im­po­ten­te. Por­que no sa­be, por­que no pue­de o por am­bas co­sas, pe­ro el re­sul­ta­do es una enor­me sen­sa­ción de des­pro­tec­ción de la ciu­da­da­nía, que ob­ser­va tem­blo­ro­sa y des­con­fía.

En es­te es­ce­na­rio, los le­mas y dis­cur­sos que ha­blan de go­ber­na­bi­li­dad, es­ta­bi­li­dad

y se­gu­ri­dad dan en la dia­na de lo que el con­jun­to de la po­bla­ción ne­ce­si­ta y quie­re oír. Aho­ra bien, su efi­ca­cia se re­du­ce no­ta­ble­men­te si a con­ti­nua­ción los par­ti­dos no acla­ran cuá­les se­rán el día 11 de no­viem­bre sus cri­te­rios y po­lí­ti­ca de alian­zas. Sal­vo sor­pre­sa, pa­ra for­mar Go­bierno se ne­ce­si­ta­rán acuer­dos en­tre, al me­nos, dos for­ma­cio­nes, y muy pro­ba­ble­men­te en­tre tres. Si no fue­ron ca­pa­ces de ges­tio­nar la des­con­fian­za an­tes, ¿por qué iban a lo­grar­lo aho­ra? Es ne­ce­sa­rio un plus de ex­pli­ca­ción y pe­da­go­gía pa­ra que ca­da cual ha­ga pú­bli­cas sus lí­neas ro­jas, ma­ni­fies­te sin ta­pu­jos quié­nes son sus so­cios pre­fe­ren­tes —si los tie­ne— y di­bu­je el mar­co en que pue­de mo­ver­se. Los pro­gra­mas po­lí­ti­cos y las me­di­das ya las co­no­ce­mos, nos las con­ta­ron ha­ce ape­nas cin­co me­ses y no han po­di­do va­riar mu­cho. Aho­ra fal­ta sa­ber qué quie­ren ha­cer con ellas. Se tra­ta­ría de tra­zar una es­pe­cie de trián­gu­lo: re­ci­bir la con­fian­za de la ciu­da­da­nía en fun­ción de có­mo va­yan a cons­truir­la en­tre ellos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.