El mis­te­rio­so em­pre­sa­rio tras la red cri­mi­nal

De­te­ni­do el due­ño de un con­ce­sio­na­rio de co­ches de lu­jo en una ope­ra­ción an­ti­dro­ga con 80 arres­ta­dos en Ali­can­te

El País (País Vasco) - - ESPAÑA - P. OR­TE­GA DOLZ / R. BUR­GOS

Des­de ha­cía mu­cho tiem­po, en los ba­jos fon­dos de las re­des del nar­co­trá­fi­co se ha­bla­ba de “un hom­bre fuer­te” en Ali­can­te. Era una es­pe­cie de fan­tas­ma que pla­nea­ba en las con­ver­sa­cio­nes in­ter­ve­ni­das por la Po­li­cía Na­cio­nal du­ran­te sus in­ves­ti­ga­cio­nes a va­rias or­ga­ni­za­cio­nes cri­mi­na­les de­di­ca­das al nar­co­trá­fi­co. Lo que los agen­tes del Gru­po de Res­pues­ta Es­pe­cial con­tra el Cri­men Or­ga­ni­za­do (GRE­CO Le­van­te) y de la Uni­dad cen­tral de Dro­gas y Cri­men Or­ga­ni­za­do (Udy­co) no po­dían es­pe­rar es que ese hom­bre fue­se Jo­sé An­drés Ca­be­za, un se­ñor en la cin­cuen­te­na, pro­pie­ta­rio del con­ce­sio­na­rio de co­ches de lu­jo más im­por­tan­te de la ciu­dad, De­sign Cars de Xà­bia, y fun­da­dor del Cen­tro De­por­ti­vo Are­na. El due­ño de un ya­te de va­rios mi­llo­nes de eu­ros ama­rra­do en el puer­to de La Ma­ri­na y que pró­xi­ma­men­te te­nía que afron­tar un jui­cio por un pre­sun­to frau­de fis­cal.

Jun­to a Ca­be­za, afi­cio­na­do a pa­sear­se en sus Fe­rra­ri por la ciu­dad y a es­ca­par­se con sus de­por­ti­vos pa­ra co­rrer en cir­cui­tos de Fór­mu­la 1, han si­do de­te­ni­das ya 81 per­so­nas en la de­no­mi­na­da ope­ra­ción Beau­ti­full. La in­ves­ti­ga­ción, que arran­có ha­ce 18 me­ses, ha des­man­te­la­do “la ma­yor red cri­mi­nal del Le­van­te es­pa­ñol”, se­gún fuen­tes po­li­cia­les. El con­ce­sio­na­rio de Ca­be­za, que fue de­te­ni­do el pa­sa­do miér­co­les en su áti­co en el cen­tro de Ali­can­te, ha­cía de ta­pa­de­ra pa­ra blan­quear el di­ne­ro pro­ce­den­te de la dro­ga, en con­cre­to de la co­caí­na que lo­gra­ban traer de múl­ti­ples ma­ne­ras des­de La­ti­noa­mé­ri­ca y que dis­tri­buían por to­da Es­pa­ña, se­gún los in­ves­ti­ga­do­res.

La po­li­cía ha in­ter­ve­ni­do ca­si cua­tro to­ne­la­das de esa dro­ga. Y en el fon­do de va­rios ar­ma­rios de la ca­sa del “em­pre­sa­rio fan­tas­ma” los agen­tes en­con­tra­ron 1,6 mi­llo­nes de eu­ros en efec­ti­vo. Ca­be­za, se­pa­ra­do y con dos hi­jas, com­par­tía aho­ra su vi­da con una nue­va pa­re­ja, que no ha si­do de­te­ni­da.

La cla­ve del ocul­ta­mien­to de Ca­be­za y de los otros dos má­xi­mos res­pon­sa­bles de la or­ga­ni­za­ción cri­mi­nal, un em­pre­sa­rio asen­ta­do en Va­len­cia y un hom­bre de ori­gen sue­co que vi­vía en Sit­ges, era pre­ci­sa­men­te la des­co­ne­xión que apa­ren­te­men­te exis­tía en­tre sus miem­bros. Ade­más, nin­guno de ellos te­nía an­te­ce­den­tes por nar­co­trá­fi­co. “Ja­más te­nían con­tac­to di­rec­to en­tre ellos, to­do se ges­tio­na­ba a tra­vés de in­ter­me­dia­rios y sub­con­tra­ta­dos, la ma­yor par­te de los im­pli­ca­dos no sa­bían ni pa­ra quién tra­ba­ja­ban ni se co­no­cían en­tre sí”, ase­gu­ran fuen­tes de la in­ves­ti­ga­ción, que has­ta que no pu­sie­ron el fo­co en Ca­be­za no lo­gra­ron atar to­dos los ca­bos. “Has­ta ese mo­men­to nos en­con­trá­ba­mos con ope­ra­cio­nes in­co­ne­xas y con esa sen­sa­ción de que ha­bía al­guien por en­ci­ma a

La po­li­cía ha­lló en un ar­ma­rio en su ca­sa cer­ca de 1,6 mi­llo­nes en efec­ti­vo

Han si­do blo­quea­das 600 cuen­tas y lo­ca­li­za­das

300 pro­pie­da­des

quien no con­se­guía­mos lle­gar nun­ca”, re­la­tan. Una vez mar­ca­do el em­pre­sa­rio, so­lo tu­vie­ron que se­guir­le e ir com­pro­ban­do las co­ne­xio­nes y a los in­ter­me­dia­rios.

Ca­be­za era, jun­to con “el sue­co”, quien asu­mía prin­ci­pal­men­te la fi­nan­cia­ción de los en­víos. “Po­nían su di­ne­ro a dis­po­si­ción de los tra­fi­can­tes, co­mo quien bus­ca un bro­ker que le ha­ga una bue­na in­ver­sión”, ex­pli­can fuen­tes de la in­ves­ti­ga­ción.

El em­pre­sa­rio de Va­len­cia, con un per­fil com­ple­ta­men­te dis­tin­to —“vi­da nor­mal, fa­mi­lia nor­mal, sin apa­ren­tar na­da, ja­más usa­ba el te­lé­fono mó­vil (so­lo ca­bi­nas y lo­cu­to­rios) y lim­pio, sin nin­gu­na cla­se de an­te­ce­den­tes”—, era el en­car­ga­do de coor­di­nar a los equi­pos que dis­tri­buían la mer­can­cía por to­do el te­rri­to­rio na­cio­nal, “siem­pre en pe­que­ños lo­tes de en­tre cin­co y 20 ki­los de co­ca”, cuen­tan fuen­tes de la in­ves­ti­ga­ción. Ese es el mo­ti­vo por el que ha ha­bi­do de­te­ni­dos tam­bién en Ga­li­cia, Bar­ce­lo­na, Va­len­cia, Ma­drid y Mur­cia. En to­tal, des­de que co­men­zó la ope­ra­ción, di­ri­gi­da por el juz­ga­do de ins­truc­ción nú­me­ro 2 de Ali­can­te, han si­do ya de­te­ni­das un to­tal de 80 per­so­nas, in­clu­yen­do las 40 del úl­ti­mo gol­pe y han par­ti­ci­pa­do más de un cen­te­nar de agen­tes.

La úl­ti­ma re­da­da se lan­zó el pa­sa­do miér­co­les cuan­do la po­li­cía lle­vó a ca­bo un to­tal de 13 re­gis­tros en­tre Ali­can­te, Va­len­cia, Ma­drid y Bar­ce­lo­na, se blo­quea­ron más de 600 cuen­tas ban­ca­rias por or­den ju­di­cial y se lo­ca­li­za­ron 300 pro­pie­da­des va­lo­ra­das en más de 20 mi­llo­nes de eu­ros, se­gún fuen­tes po­li­cia­les. A los prin­ci­pa­les de­te­ni­dos se les impu­tan ope­ra­cio­nes de blan­queo su­pe­rio­res a sie­te mi­llo­nes de eu­ros.

Den­tro de la or­ga­ni­za­ción exis­tía “un equi­po de se­gu­ri­dad” que rea­li­za­ba con­tra­vi­gi­lan­cias y se de­di­ca­ba a cues­tio­nes más “de­li­ca­das” co­mo co­brar deu­das, ex­tor­sio­nar o rea­li­zar “vuel­cos” (ro­bos de mer­can­cía a otras or­ga­ni­za­cio­nes ri­va­les). Es­te gru­po era es­pe­cial­men­te vio­len­to y es­tu­vo im­pli­ca­do en un re­cien­te ase­si­na­to en la lo­ca­li­dad de Cam­pe­llo, se­ña­lan las mis­mas fuen­tes. Den­tro de su mo­dus ope­ran­di, ba­sa­do en la dis­per­sión y des­co­ne­xión de sus “equi­pos”, era ha­bi­tual que par­ti­ci­pa­ran en en­víos de mer­can­cía con otros gru­pos de nar­co­tra­fi­can­tes, es de­cir, que com­par­tie­ran car­ga­men­tos, de ma­ne­ra que “de mil ki­los en­via­dos des­de Bra­sil, por ejem­plo, a lo me­jor su­yos eran so­lo 300”, re­la­tan fuen­tes de la in­ves­ti­ga­ción. Es­te mo­do de pro­ce­der ha lle­va­do a que los lo­tes de dro­ga va­yan mar­ca­dos con el lo­go de la or­ga­ni­za­ción co­rres­pon­dien­te.

La in­ves­ti­ga­ción fue ca­li­fi­ca­da por Eu­ro­pol co­mo “ca­so de al­ta prio­ri­dad”, y se ha desa­rro­lla­do de for­ma con­jun­ta con agen­tes de Co­lom­bia, Por­tu­gal, Sue­cia, Ru­ma­nía, Fran­cia y la agen­cia bri­tá­ni­ca NCA.

El em­pre­sa­rio Jo­sé An­drés Ca­be­za, tras ser de­te­ni­do en su ca­sa de Ali­can­te.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.