Una juez ava­la la dis­cri­mi­na­ción po­si­ti­va de Har­vard

El fa­llo es un re­vés pa­ra los de­trac­to­res de prio­ri­zar a mi­no­rías y mu­je­res

El País (País Vasco) - - SOCIEDAD - YO­LAN­DA MONGE,

Des­de que Do­nald Trump lle­ga­se a la Ca­sa Blan­ca, se ha pro­du­ci­do en Es­ta­dos Uni­dos un asal­to a los his­tó­ri­cos cri­te­rios que fo­men­tan la di­ver­si­dad en la so­cie­dad y que fue­ron pro­fun­di­za­dos por el an­te­rior pre­si­den­te, Ba­rack Oba­ma. Tan­to el de­par­ta­men­to de Jus­ti­cia —en su mo­men­to con Jeff Ses­sions al fren­te— co­mo di­ver­sos gru­pos de ac­ti­vis­tas han apos­ta­do por nue­vas di­rec­tri­ces que sean “neu­tras a la ra­za”.

Es­ta se­ma­na, una juez fe­de­ral de Bos­ton ha da­do una gran vic­to­ria a la Uni­ver­si­dad de Har­vard al fa­llar que tie­ne ra­zón al con­si­de­rar la ra­za pa­ra ad­mi­tir a sus es­tu­dian­tes, re­cha­zan­do las afir­ma­cio­nes de que la pres­ti­gio­sa ins­ti­tu­ción dis­cri­mi­na­ba a los so­li­ci­tan­tes asiá­ti­co-ame­ri­ca­nos. La ma­gis­tra­da Alli­son Bu­rroughs ra­zo­nó en su sen­ten­cia que si bien el pro­ce­so de ad­mi­sión de Har­vard “no es per­fec­to”, la uni­ver­si­dad es­ta­ba en lo cier­to al te­ner en cuen­ta la ra­za pa­ra for­mar “un cuer­po es­tu­dian­til di­ver­so”.

“La ri­ca di­ver­si­dad en Har­vard y otros co­le­gios y uni­ver­si­da­des y los be­ne­fi­cios que se de­ri­van de esa di­ver­si­dad fo­men­ta­rán la to­le­ran­cia, la acep­ta­ción y la com­pren­sión que fi­nal­men­te ha­rán que las ad­mi­sio­nes con con­cien­cia ra­cial sean ob­so­le­tas”, sub­ra­ya la juez, quien ase­gu­ra que “Har­vard po­dría me­jo­rar el pro­ce­so”. “Di­cho lo an­te­rior”, pun­tua­li­za Bu­rroughs, “es­te tri­bu­nal no des­man­te­la­rá un buen pro­gra­ma de ad­mi­sio­nes que es cons­ti­tu­cio­nal so­la­men­te por­que po­dría ser me­jor”.

La de­man­da con­tra el cen­tro edu­ca­ti­vo fue in­ter­pues­ta por Es­tu­dian­tes a Fa­vor de las Ad­mi­sio­nes Jus­tas (SFFA, por sus si­glas en in­glés,), un gru­po que re­pre­sen­ta a so­li­ci­tan­tes asiá­ti­coa­me­ri­ca­nos que con­si­de­ran que Har­vard vio­la sus de­re­chos ci­vi­les al re­cha­zar su en­tra­da por dis­cri­mi­na­ción ra­cial pa­ra fa­ci­li­tar así el ac­ce­so a otras mi­no­rías, co­mo los ne­gros o los la­ti­nos. Ale­gan es­tos so­li­ci­tan­tes que te­nien­do me­jo­res no­tas, la ba­za de la ra­za ju­gó en su con­tra.

De las más de 43.000 so­li­ci­tu­des pa­ra en­trar es­te oto­ño en el cam­pus de Har­vard, tan so­lo 1.950 han si­do acep­ta­das. Es­to sig­ni­fi­ca que, más o me­nos, 19 de ca­da 20 han si­do fi­nal­men­te re­cha­za­das. De los ad­mi­ti­dos, Har­vard con­fir­ma que un 25,4% son asia­ti­coa­me­ri­ca­nos; un 14,8% afri­ca­noa­me­ri­ca­nos, y un 12,4% his­pa­nos. La Uni­ver­si­dad no es­pe­ci­fi­ca el por­cen­ta­je de ad­mi­sión de alum­nos blan­cos.

“Al­go úni­co que ofre­cer”

Al fren­te de SFFA se en­cuen­tra Ed­ward Blum, un ac­ti­vis­ta que se ha mar­ca­do co­mo me­ta eli­mi­nar las ven­ta­jas ra­cia­les de la vi­da es­ta­dou­ni­den­se. Ayer, des­pués de co­no­cer la sen­ten­cia, que tie­ne in­ten­ción de re­cu­rrir, Blum se de­fi­nía “de­cep­cio­na­do”. “Cree­mos que los do­cu­men­tos, co­rreos elec­tró­ni­cos, aná­li­sis de da­tos y de­cla­ra­cio­nes que SFFA ha pre­sen­ta­do en es­te jui­cio re­ve­lan de ma­ne­ra con­vin­cen­te que Har­vard dis­cri­mi­na de for­ma sis­te­má­ti­ca a los can­di­da­tos asiá­ti­coa­me­ri­ca­nos”, ex­po­ne Blum, pre­si­den­te de SFFA, en un co­mu­ni­ca­do.

El pre­si­den­te de Har­vard, Law­ren­ce Ba­cow, es­cri­bió a la uni­ver­si­dad: “La con­si­de­ra­ción de la ra­za, jun­to con otros mu­chos fac­to­res, nos ayu­da a lo­grar nues­tro ob­je­ti­vo de crear un cuer­po es­tu­dian­til di­ver­so que en­ri­quez­ca la edu­ca­ción de ca­da es­tu­dian­te”.

“Ca­da per­so­na ad­mi­ti­da en Har­vard tie­ne al­go úni­co que ofre­cer a nues­tra co­mu­ni­dad y hoy re­afir­ma­mos la im­por­tan­cia de la di­ver­si­dad, y to­do aque­llo que re­pre­sen­ta pa­ra el mun­do”, fi­na­li­za el pre­si­den­te Ba­cow.

an­te la su­pre­ma cor­te. El pri­me­ro lo per­dió. Era 2016. Do­nald Trump no ha­bía lle­ga­do a la Ca­sa Blan­ca y el Su­pre­mo era otro. Abi­gail Noel Fis­her, una mu­jer blan­ca, de­man­dó a la Uni­ver­si­dad de Te­xas por­que con­si­de­ra­ba que no de­bía usar la ra­za co­mo fac­tor de ad­mi­sión a fa­vor de ne­gros y la­ti­nos so­bre blan­cos y asiá­ti­co-ame­ri­ca­nos. El se­gun­do lo ga­nó. En él tum­ba­ba par­tes de la ley de de­re­cho al vo­to de 1965, con­si­de­ra­da una de las pie­zas más im­por­tan­tes en le­gis­la­ción de de­re­chos ci­vi­les de la nación.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.