La Agen­cia del Me­di­ca­men­to re­ti­ra un po­pu­lar fár­ma­co con­tra la úl­ce­ra y el re­flu­jo

Los lo­tes de ra­ni­ti­di­na tie­nen tra­zas de un po­si­ble can­ce­rí­geno

El País (País Vasco) - - SOCIEDAD - PA­BLO LINDE,

La Agen­cia Es­pa­ño­la de Me­di­ca­men­tos y Pro­duc­tos Sa­ni­ta­rios (Aemps) ha or­de­na­do la re­ti­ra­da del mer­ca­do, co­mo me­di­da pre­ven­ti­va, de to­dos los fár­ma­cos que con­tie­nen ra­ni­ti­di­na en pas­ti­llas tras ha­ber de­tec­ta­do una im­pu­re­za con po­si­ble efec­to can­ce­rí­geno. Es­te prin­ci­pio ac­ti­vo se usa pa­ra tra­tar la úl­ce­ra de es­tó­ma­go y el re­flu­jo gas­tro­eso­fá­gi­co.

El pa­sa­do 13 de sep­tiem­bre la Aemps, de­pen­dien­te del Mi­nis­te­rio de Sa­ni­dad, in­for­mó del ini­cio en to­da la Unión Eu­ro­pea de una re­vi­sión de los me­di­ca­men­tos que con­tie­nen ra­ni­ti­di­na, que re­du­ce la pro­duc­ción de áci­do en el es­tó­ma­go, por ha­ber­se de­tec­ta­do N-ni­tro­so­di­me­ti­la­mi­na en al­gu­nos de ellos. Es­ta sus­tan­cia ha de­mos­tra­do que au­men­ta el ries­go de cán­cer de pul­món y otros en ani­ma­les. Aun­que en hu­ma­nos no se han he­cho es­tu­dios, la Agen­cia In­ter­na­cio­nal pa­ra la In­ves­ti­ga­ción del Cán­cer de la OMS lo ca­li­fi­ca co­mo de ni­vel 2A: pro­ba­ble­men­te car­ci­no­gé­ni­co. Es­to su­po­ne que la aso­cia­ción en­tre el pro­duc­to y los tu­mo­res no es­tá sus­ten­ta­da en en­sa­yos clí­ni­cos, pe­ro, por su efec­to en ani­ma­les, es pro­ba­ble que lo ten­ga en hu­ma­nos. Es la mis­ma ca­te­go­ría en la que es­tán las car­nes ro­jas o la co­mi­da fri­ta a al­tas tem­pe­ra­tu­ras.

La bús­que­da de es­ta sus­tan­cia se ini­ció en ju­nio de 2018, des­pués de que se en­con­tra­ran pe­que­ñas can­ti­da­des de ni­tro­sa­mi­na en el val­sar­tán, un me­di­ca­men­to pa­ra la hi­per­ten­sión y otros fár­ma­cos de la mis­ma fa­mi­lia (en to­tal se re­ti­ra­ron más de un cen­te­nar). La Agen­cia Eu­ro­pea del Me­di­ca­men­to (EMA, por sus si­glas en in­glés) con­clu­yó, tras una eva­lua­ción en to­do el con­ti­nen­te, que se de­bían en­du­re­cer los re­qui­si­tos de fa­bri­ca­ción de de­ter­mi­na­dos fár­ma­cos. El in­for­me es­pe­ci­fi­ca­ba que la for­ma­ción de ni­tro­sa­mi­nas es­tá re­la­cio­na­da con de­ter­mi­na­dos pro­ce­sos de ela­bo­ra­ción de los me­di­ca­men­tos, por lo que unos te­nían más pro­ba­bi­li­da­des de con­te­ner­las que otros, y am­plió la re­vi­sión a los fár­ma­cos ora­les con ra­ni­ti­di­na. En los úl­ti­mos días Por­tu­gal y Fran­cia han re­ti­ra­do va­rios pre­pa­ra­dos de ra­ni­ti­di­na y la FDA es­ta­dou­ni­den­se ha acon­se­ja­do sus­ti­tuir­los por me­di­ca­men­tos si­mi­la­res.

En Es­pa­ña, la Aemps ha or­de­na­do re­ti­rar to­dos los lo­tes en com­pri­mi­dos dis­po­ni­bles, co­rres­pon­dien­tes a 16 far­ma­céu­ti­cas. Se tra­ta de me­di­ca­men­tos co­mer­cia­li­za­dos con el nom­bre de ra­ni­ti­di­na más el del la­bo­ra­to­rio, ade­más de otros co­mo Al­quen, Ar­do­ral, Zan­tac y Ter­po­sen. Los me­di­ca­men­tos in­tra­ve­no­sos con es­te prin­ci­pio per­ma­ne­cen en el mer­ca­do y no son ob­je­to de re­ti­ra­da, al ser esen­cia­les en al­gu­nas in­di­ca­cio­nes te­ra­péu­ti­cas.

En la ma­yo­ría de sus pre­sen­ta­cio­nes se dis­pen­sa ba­jo re­ce­ta mé­di­ca y, aun­que era muy po­pu­lar, se fue sus­ti­tu­yen­do por otros más mo­der­nos. Se­gún da­tos apor­ta­dos por Far­main­dus­tria te­nía una cuo­ta de mer­ca­do den­tro de la ca­te­go­ría de an­ti­ul­ce­ro­sos del 6,2% (17,5 mi­llo­nes de eu­ros en ven­tas en 2018), mien­tras que la fa­mi­lia de los pra­zo­les (ome­pra­zol, pan­to­pra­zol, eso­me­pra­zol...) al­can­za­ban el 91,5% (261 mi­llo­nes).

La Aemps ase­gu­ra que con los da­tos dis­po­ni­bles no hay evi­den­cia de que la pre­sen­cia de es­ta sus­tan­cia ha­ya po­di­do pro­du­cir da­ño al­guno a los pa­cien­tes que la han con­su­mi­do. “No obs­tan­te, el po­ten­cial ries­go de­ri­va­do del efec­to acu­mu­la­ti­vo de la im­pu­re­za ha­ce ne­ce­sa­rio la adop­ción de me­di­das de pre­cau­ción pa­ra evi­tar su pre­sen­cia en me­di­ca­men­tos”, aña­de.

“En nin­gún ca­so es­tá jus­ti­fi­ca­do que los pa­cien­tes in­te­rrum­pan los tra­ta­mien­tos con ra­ni­ti­di­na sin con­sul­tar con su mé­di­co, ya que el ries­go de de­jar­lo es con­si­de­ra­ble­men­te ma­yor que el de se­guir­lo to­man­do has­ta la si­guien­te con­sul­ta con su mé­di­co”, in­sis­te el Con­se­jo Ge­ne­ral de Co­le­gios Ofi­cia­les de Far­ma­céu­ti­cos.

/ CAR­LOS ROSILLO

Una far­ma­céu­ti­ca dis­pen­sa me­di­ci­nas en Ma­drid.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.