Tes­ti­mo­nios: “¿Có­mo di­ces que no a Dios?”

El País (País Vasco) - - SOCIEDAD -

“¿Có­mo le di­ces que no a Dios?”. Es­ta fra­se, pro­nun­cia­da por una de las 20 mu­je­res que acu­san a Plá­ci­do Do­min­go de aco­so se­xual, con­den­sa el des­equi­li­brio que exis­tía en­tre unas jó­ve­nes ar­tis­tas que em­pe­za­ban sus ca­rre­ras y el te­nor es­pa­ñol, cuan­do, su­pues­ta­men­te, las pre­sio­nó pa­ra man­te­ner re­la­cio­nes se­xua­les a cam­bio de tra­ba­jos. Los he­chos re­la­ta­dos por las víc­ti­mas fue­ron pu­bli­ca­dos por la agen­cia As­so­cia­ted Press en dos en­tre­gas, en agos­to y en sep­tiem­bre. Con pos­te­rio­ri­dad, la Ópe­ra de Los Án­ge­les con­tra­tó a una abo­ga­da pa­ra in­ves­ti­gar Una de las can­tan­tes que pi­dió per­ma­ne­cer en el ano­ni­ma­to —so­lo dos ha­bla­ron con nom­bres y ape­lli­dos— con­tó que te­nía 23 años y for­ma­ba par­te del co­ro de la Ópe­ra de Los Án­ge­les, don­de Do­min­go era con­sul­tor ar­tís­ti­co, cuan­do lo co­no­ció. Du­ran­te un en­sa­yo, la mez­zo­so­prano fue ele­gi­da pa­ra be­sar al te­nor en una es­ce­na. Tras un be­so, tu­vo que lim­piar­se la sa­li­va del es­pa­ñol de la ca­ra, mien­tras es­te le su­su­rra­ba “oja­lá no es­tu­vié­ra­mos en el es­ce­na­rio”. Des­pués de ese epi­so­dio, Do­min­go co­men­zó a te­le­fo­near­la a su ca­sa con fre­cuen­cia. Su­frió la si­tua­ción du­ran­te tres años en los que tra­ta­ba de evi­tar que­dar­se con él. Fi­nal­men­te, en 1991, “me ren­dí y me acos­té con él. Me que­dé sin ex­cu­sas. Era co­mo, ‘es­tá bien, su­pon­go que es­to es lo que ten­go que ha­cer’, cuen­ta. En la se­gun­da en­tre­ga de la in­ves­ti­ga­ción de AP, se ci­ta­ba a

Me­lin­da McLain, coor­di­na­do­ra de pro­duc­ción en la Ópe­ra de Los Án­ge­les en su tem­po­ra­da inau­gu­ral de 1986-1987. Tam­bién tra­ba­jó con Do­min­go en la Hous­ton Grand Ope­ra. McLain ex­pli­có que ella ha­cía un es­fuer­zo por no po­ner al te­nor a en­sa­yar en una ha­bi­ta­ción a so­las con mu­je­res can­tan­tes jó­ve­nes, in­clu­so si él lo pe­día. Tam­bién in­ten­ta­ba asig­nar­le siem­pre asis­ten­tes de ves­tua­rio mas­cu­li­nos. “Mon­tá­ba­mos es­tra­te­gias ela­bo­ra­das pa­ra man­te­ner­lo ale­ja­do de cier­tas can­tan­tes”, con­tó. “Yo nun­ca man­da­ba a nin­gu­na mu­jer a su ca­me­rino”. Otra es­tra­te­gia era in­vi­tar a la es­po­sa de Do­min­go, Mar­ta Or­ne­las, a las fies­tas de la pro­duc­ción. Si su es­po­sa es­ta­ba pre­sen­te, “se com­por­ta­ba”, ase­gu­ró McLain.

/AP

Me­lin­da McLain, ex­coor­di­na­do­ra de la Ópe­ra de Los Án­ge­les.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.