Luis Suá­rez re­vuel­ca a Con­te

El Bar­ce­lo­na re­mon­ta al In­ter de Mi­lán con dos go­les del de­lan­te­ro uru­gua­yo tras una ma­la pri­me­ra par­te en la que ju­gó a mer­ced del equi­po ita­liano

El País (País Vasco) - - DEPORTES - RA­MON BE­SA,

To­da­vía no se sa­be si el Ba­rça ar­ma­rá fi­nal­men­te un buen equi­po pa­ra ata­car la Cham­pions. Hay tiem­po por­que de mo­men­to tie­ne ju­ga­do­res su­fi­cien­tes pa­ra re­mon­tar el par­ti­do más di­fí­cil con­tra un equi­po de au­tor co­mo es el In­ter de Con­te. Los ne­roaz­zu­rri ya tie­nen un plan de jue­go, son fuer­tes fí­si­ca y tác­ti­ca­men­te, tan or­ga­ni­za­dos co­mo pa­ra man­dar du­ran­te un buen ra­to en el Camp Nou. Has­ta que reac­cio­nó Val­ver­de y los azul­gra­na fir­ma­ron un es­pec­ta­cu­lar re­mon­te con dos go­la­zos de Luis Suá­rez, un arie­te tan ne­ga­do en can­cha aje­na co­mo de­ci­si­vo en la pro­pia cuan­do se dispu­ta la Li­ga de Cam­peo­nes.

A par­tir de un cam­bio ra­di­cal y con­tra na­tu­ra, pro­pio de un equi­po tam­bién en for­ma­ción, y en cual­quier ca­so más fle­xi­ble y dis­pues­to a la im­pro­vi­sa­ción que el In­ter, el Ba­rça en­con­tró re­me­dio a un en­cuen­tro que te­nía ma­la pin­ta: Ar­tu­ro Vidal sus­ti­tu­yó a Bus­quets y des­pués Dem­bé­lé ocu­pó el pues­to de Griez­mann. Ya no se ha­bló más del tri­den­te ofen­si­vo azul­gra­na, ta­pa­do por el tri­den­te de­fen­si­vo del In­ter, ni de Lau­ta­ro, su­pe­ra­do por Luis Suá­rez.

No pa­ró de dar vuel­tas el Ba­rça con Griez­man-Mes­si y Luis Suá­rez pa­ra no lle­gar a nin­gún si­tio, se­gu­ra­men­te por­que to­da­vía es un equi­po in­de­fi­ni­do y no jue­ga co­mo una uni­dad, mien­tras los mu­cha­chos de Con­te re­pli­ca­ban con ata­ques di­rec­tos a la man­dí­bu­la de Ter Ste­gen. Los ne­roaz­zu­rri fun­cio­na­ron co­lec­ti­va e in­di­vi­dual­men­te fren­te a un ri­val di­se­mi­na­do y des­nor­ta­do, tan de­ses­pe­ra­do que se en­co­men­dó al co­ra­je de Ar­tu­ro Vidal des­pués de re­nun­ciar a la brú­ju­la de Bus­quets. Na­die se que­jó, ni si­quie­ra los bar­ce­lo­nis­tas más or­to­do­xos, por­que se tra­ta­ba de ga­nar des­pués de apos­tar por la vic­to­ria des­de el on­ce que can­tó Val­ver­de.

El en­tre­na­dor le dio tan­ta im­por­tan­cia al par­ti­do que dis­pu­so la for­ma­ción pre­su­mi­ble­men­te ti­tu­lar ca­pi­ta­nea­da por Mes­si. Hu­bo una mez­cla de sor­pre­sa y de sus­to en la hin­cha­da del Bar­ce­lo­na. El 10 sa­lía de una le­sión, la se­gun­da des­de que se re­in­cor­po­ró en agos­to, so­lo ha­bía ju­ga­do a ra­tos y sa­lió mal pa­ra­do del en­cuen­tro con el Vi­lla­rreal. El mur­mu­llo so­bre el ries­go de la ali­nea­ción del ro­sa­rino, sin em­bar­go, du­ró po­co en el Camp Nou.

No hu­bo ni tiem­po ape­nas pa­ra re­pa­rar en Mes­si por­que Lau­ta­ro Mar­tí­nez, un de­lan­te­ro que ata­ca muy bien el es­pa­cio, des­equi­li­bran­te en sus des­mar­ques, atra­pó una pe­lo­ta que ha­bía sa­li­do re­bo­ta­da en la di­vi­so­ria des­pués de la in­ter­ven­ción de Pi­qué y des­bor­dó a Len­glet an­tes de cru­zar an­te el sor­pren­di­do Ter Ste­gen. La ra­pi­dez y agre­si­vi­dad del fút­bol del In­ter con­tras­ta­ba con el jue­go con­tem­pla­ti­vo del Bar­ce­lo­na.

Apre­ta­ban los ita­lia­nos, muy có­mo­dos en las áreas y rá­pi­dos en las tran­si­cio­nes, y no te­nían con­ti­nui­dad las con­duc­cio­nes de los azul­gra­na, reite­ra­ti­vos en las pér­di­das, sin jue­go aso­cia­ti­vo en la de­lan­te­ra, fal­tos de pro­fun­di­dad en el cos­ta­do iz­quier­do, de­fen­di­do por Se­me­do an­te las le­sio­nes de Jor­di Al­ba y Jú­nior. Al equi­po de Val­ver­de le cos­ta­ba ata­car y su­fría en de­fen­sa con Lau­ta­ro.

La pre­sión del In­ter era me­jor que la del Ba­rça, tam­bién re­sul­ta­ba más fia­ble en el pa­se, tam­po­co ha­cía con­ce­sio­nes de­fen­si­vas, cen­tra­do en la mar­ca a Mes­si. No se con­ta­ban re­ma­tes en la me­ta de Han­da­no­vic y por el con­tra­rio ca­da lle­ga­da de los ne­roaz­zu­rri era una ju­ga­da de gol, so­bre to­do cuan­do in­ter­ve­nía Lau­ta­ro, más pro­ta­go­nis­ta que nun­ca en au­sen­cia del cor­pu­len­to Lu­ka­ku.

El po­der re­ma­ta­dor de Lau­ta­ro so­lo tu­vo ré­pli­ca en la mano de hie­rro de Ter Ste­gen. Con­te se des­vi­vía en el área téc­ni­ca mien­tras se re­sig­na­ba Val­ver­de. A fal­ta de ex­tre­mos, o si se quie­re de ju­ga­do­res de ban­da, tam­po­co fun­cio­na la cen­tri­fu­ga­do­ra del Ba­rça. Val­ver­de vio tan me­lan­có­li­co y apu­ra­do a su equi­po que dis­pu­so un cam­bio drás­ti­co: re­nun­ció a la brú­ju­la de Bus­quets pa­ra dar en­tra­da a un agi­ta­dor co­mo Vidal. Ha­bía que cam­biar el guion y el rit­mo del par­ti­do sin aten­der al es­ti­lo ni a nin­gu­na car­ta de na­tu­ra­le­za: el chi­leno no es pre­ci­sa­men­te un me­dio­cen­tro co­mo el ca­ta­lán, sino que se si­tuó por de­trás de los ata­can­tes del Ba­rça. Y el plan le cam­bió la ca­ra al tris­te equi­po de Val­ver­de.

Vidal to­mó el ba­lón en el vér­ti­ce iz­quier­do del área y su cen­tro fue en­gan­cha­do de vo­lea por Luis Suá­rez. El go­la­zo del em­pa­te des­tem­pló al In­ter mien­tras Dem­bé­lé en­tra­ba por Griez­mann. La car­ga bar­ce­lo­nis­ta fue tre­men­da por el di­na­mis­mo de los pun­tas y por la bue­na aso­cia­ción De Jon­gArt­hur, ex­ce­len­tes co­mo sos­ten del Ba­rça. A par­tir del ries­go, Mes­si en­con­tró el mo­men­to pa­ra des­equi­li­brar con una tran­si­ción que re­ma­tó Suá­rez es­plen­di­da­men­te des­pués de un con­trol orien­ta­do que des­cua­je­rin­gó a Go­din. El go­la­zo pre­mió la reac­ción del Ba­rça, en­tre­ga­do aún a la pa­re­ja Mes­si-Luis Suá­rez, y tam­bién ilu­sio­na­do por el nue­vo dúo Art­hur-De Jong. Los ma­ti­ces de Val­ver­de sir­vie­ron pa­ra des­ac­ti­var el plan de Con­te y con­fir­mar la su­pe­rio­ri­dad del Ba­rça

/ ÁLEX CAPARRÓS (GETTY)

Luis Suá­rez ce­le­bra su se­gun­do gol an­te la de­sola­ción de los de­fen­so­res del In­ter.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.