La OMC au­to­ri­za a EE UU a im­po­ner aran­ce­les a la UE por las ayu­das a Air­bus

El País (País Vasco) - - ECONOMÍA Y TRABAJO - SANDRO POZZI / LLUÍS PELLICER

EE UU cuen­ta con el vis­to bueno de la Or­ga­ni­za­ción Mun­dial de Co­mer­cio pa­ra im­po­ner aran­ce­les a pro­duc­tos im­por­ta­dos des­de la

Los aran­ce­les tie­nen co­mo ob­je­ti­vo com­pen­sar un da­ño eco­nó­mi­co que la ofi­ci­na de Co­mer­cio Ex­te­rior es­ta­dou­ni­den­se va­lo­ró ini­cial­men­te en 11.200 mi­llo­nes de dó­la­res anua­les. Was­hing­ton ela­bo­ró el pa­sa­do abril una lis­ta pre­li­mi­nar con 300 pro­duc­tos im­por­ta­dos, en la que iden­ti­fi­ca­ba com­po­nen­tes del sec­tor de la avia­ción ci­vil, in­clui­dos avio­nes de Air­bus. Tam­bién se apli­ca­rán al vino fran­cés, que­so ita­liano, acei­tu­nas, whisky, jer­séis de ca­che­mir o bie­nes de lu­jo. La opi­nión del tri­bu­nal de ar­bi­tra­je de­be ser aho­ra for­ma­li­za­da por el con­se­jo de go­bierno de la OMC.

Unas ho­ras des­pués el Go­bierno es­ta­dou­ni­den­se anun­ció que ac­ti­va­rá los aran­ce­les el 18 de oc­tu­bre y que gra­va­rá con un 10% a la avia­ción y con un 25% a los pro­duc­tos agrí­co­las.

EE UU pre­sen­tó la pri­me­ra que­ja por las ayu­das de la UE a Air­bus en 2004. Al­gu­nos de los ar­gu­men­tos fue­ron re­cha­za­dos. La OMC, sin em­bar­go, de­ter­mi­nó que los go­bier­nos eu­ro­peos es­ta­ban con­ce­dien­do cré­di­tos pa­ra el de­sa­rro­llo de sus nue­vos avio­nes con unos in­tere­ses muy por de­ba­jo de lo dis­po­ni­ble en el mer­ca­do.

El or­ga­nis­mo mul­ti­la­te­ral con­clu­ye, por tan­to, que es­tos cré­di­tos crea­ron un per­jui­cio a los in­tere­ses de EE UU y se­ña­la que eso creó una ven­ta­ja com­pe­ti­ti­va ar­ti­fi­cial en el seg­men­to de los gran­des avio­nes de do­ble pa­si­llo co­mo el A350 y el A380. La OMC de­be adop­tar aho­ra una de­ci­sión en un ca­so se­pa­ra­do de la UE con­tra EE UU por las ayu­das del Es­ta­do de Was­hing­ton a Boeing.

Gra­va­men del 100%

El em­ba­ja­dor Ro­bert Light­hi­zer, el prin­ci­pal ne­go­cia­dor de EE UU en co­mer­cio, ya ad­vir­tió en­ton­ces que se es­ta­ba lis­to pa­ra pa­sar a la ac­ción y em­pe­zar a apli­car los aran­ce­les en cuan­to la OMC de­ter­mi­na­ra su va­lor. Was­hing­ton di­jo ini­cial­men­te tam­bién que la in­ten­ción era im­po­ner un gra­va­men de has­ta el 100% en al­gu­nos pro­duc­tos, pa­ra así re­cu­pe­rar lo que se pier­de con los sub­si­dios.

Bru­se­las quie­re evi­tar a to­da cos­ta que el fin de esa vie­ja ba­ta­lla pue­da ser el co­mien­zo de una nue­va es­ca­la­da co­mer­cial trans­atlán­ti­ca, en es­pe­cial en “un mo­men­to de­li­ca­do” pa­ra la eco­no­mía mun­dial. La Co­mi­sión Eu­ro­pea di­jo ayer, an­tes del anun­cio de Was­hing­ton que le po­ne fe­cha a la apli­ca­ción de los aran­ce­les, Unión Eu­ro­pea por va­lor de 7.500 mi­llo­nes de dó­la­res anua­les, en res­pues­ta a los sub­si­dios que con­ce­die­ron los go­bier­nos eu­ro­peos a Air­bus pa­ra el de­sa­rro­llo del A350 y el A380. Se abre así un nue­vo fren­te en una ba­ta­lla que

que “to­ma no­ta” de la de­ci­sión de la OMC, pe­ro ad­vir­tió a la Ad­mi­nis­tra­ción Trump de que la adop­ción de re­pre­sa­lias a tra­vés de nue­vos aran­ce­les se­ría una me­di­da “mio­pe” y “con­tra­pro­duc­ti­va”.

Se­gún la co­mi­sa­ria de Co­mer­cio, Ce­ci­lia Malms­tröm, el Eje­cu­ti­vo co­mu­ni­ta­rio ya ha pro­pues­to una “so­lu­ción jus­ta” y “equi­li­bra­da” a Es­ta­dos Uni­dos pa­ra sus in­dus­trias ae­ro­náu­ti­cas. Sin em­bar­go, tam­bién ha avi­sa­do de que la du­ra 15 años. La Co­mi­sión Eu­ro­pea tra­ta de evi­tar una es­ca­la­da de re­pre­sa­lias y aler­ta de que las me­di­das que plan­tea Was­hing­ton son con­tra­pro­du­cen­tes. No obs­tan­te, pre­pa­ra una res­pues­ta por si al fi­nal se ve em­pu­ja­da.

im­po­si­ción de nue­vas ta­ri­fas “em­pu­ja­rá a la UE ha­cia una si­tua­ción” en la que no ten­drá “otra op­ción que ha­cer lo mis­mo”.

La Co­mi­sión ya pre­sen­tó el pa­sa­do ju­lio una pro­pues­ta a Es­ta­dos Uni­dos pa­ra pac­tar un nue­vo ré­gi­men de sub­si­dios al sec­tor ae­ro­náu­ti­co. Coin­ci­dien­do con la cum­bre de Na­cio­nes Uni­das, Malms­tröm se en­con­tró la se­ma­na pa­sa­da en Nue­va York con Light­hin­zer. “Has­ta aho­ra, Es­ta­dos Uni­dos no ha reac­cio­na­do”, afir­mó Malms­tröm en un co­mu­ni­ca­do. Los es­ta­dou­ni­den­ses sos­tie­nen que so­lo ne­go­cia­rán con la UE cuan­do es­ta cum­pla con los re­que­ri­mien­tos de la OMC.

El Eje­cu­ti­vo co­mu­ni­ta­rio te­me que es­te con­flic­to trun­que la tre­gua que am­bos paí­ses se die­ron en ju­lio del año pa­sa­do. En­ton­ces, el pre­si­den­te Jean-Clau­de Junc­ker lo­gró apa­ci­guar los áni­mos de Trump. El con­flic­to tie­ne dos di­rec­cio­nes y la UE es­pe­ra que el or­ga­nis­mo de Gi­ne­bra ava­le que pue­de apli­car me­di­das a Es­ta­dos Uni­dos por las ayu­das que con­ce­dió a Boeing a tra­vés de con­tra­tos de de­fen­sa y re­ba­jas de im­pues­tos. La Co­mi­sión tie­ne pre­pa­ra­da una lis­ta de pro­duc­tos (be­bi­das y ali­men­ta­ción, ma­rro­qui­ne­ría y jo­ye­ría y pro­duc­tos ae­ro­náu­ti­cos) a los que apli­car aran­ce­les por cer­ca de 20.000 mi­llo­nes de eu­ros, aun­que la ci­fra fi­nal de­pen­de­rá del ar­bi­tra­je de la OMC.

La in­ten­ción de Bru­se­las es no ver­se for­za­da a im­po­ner esos pea­jes. Si lo hi­cie­ra, sig­ni­fi­ca­ría que an­tes Es­ta­dos Uni­dos ha­bría op­ta­do por reac­ti­var la gue­rra co­mer­cial. Y Trump se guar­da en la man­ga, ade­más, la car­ta de fi­jar un im­pues­to a los au­to­mó­vi­les y com­po­nen­tes pro­du­ci­dos en la UE ale­gan­do ra­zo­nes de “se­gu­ri­dad na­cio­nal”. Si lo ha­ce, Bru­se­las ha ad­ver­ti­do de que se de­fen­de­rá.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.