El ca­tas­tro­fis­mo es ca­tas­tró­fi­co

El País (País Vasco) - - ECONOMÍA Y TRABAJO -

El ca­tas­tro­fis­mo es ca­tas­tró­fi­co. Más exac­to: pro­vo­ca efec­tos ca­tas­tró­fi­cos. Si la com­pla­cen­cia des­ar­ma al per­so­nal an­te los re­ve­ses pues le co­ge de im­pro­vi­so, la exageració­n pre­ci­pi­ta el es­tan­ca­mien­to al re­traer sus de­ci­sio­nes.

Exa­ge­rar el pe­li­gro de re­ce­sión lla­ma a la re­ce­sión, re­cuer­dan en EE UU —cu­yo PIB cre­ce al 2%, más o me­nos co­mo el nues­tro, tras el 3,1% del pri­mer tri­mes­tre—, por­que em­peo­ra las ex­pec­ta­ti­vas.

Ya Key­nes ad­vir­tió que, da­do el jue­go de los es­pí­ri­tus ani­ma­les, es­pon­tá­neos más que cal­cu­la­do­res, son de­ci­si­vos. En vul­ga­ta pri­va­da de Fa­bián Es­ta­pé, “un fac­tor cla­ve pa­ra to­mar la de­ci­sión de efec­tuar una in­ver­sión es una bue­na di­ges­tión”.

Los da­tos es­pa­ño­les so­bre cre­ci­mien­to y em­pleo em­peo­ran, su rit­mo se des­ace­le­ra, y los már­ge­nes pa­ra ma­yor gas­to so­cial e in­ver­sión pro­duc­ti­va se es­tre­chan. Ca­si to­do se des­me­jo­ra a ve­lo­ci­dad de vér­ti­go. Pe­ro no es­ta­mos an­te una re­ce­sión. Mi­ra­dos con la lu­pa dia­ria de las no­ti­cias, iría­mos al desas­tre. Con el ca­ta­le­jo de su com­pa­ra­ción y pon­de­ra­ción, no es así.

La pre­vi­sión de cre­ci­mien­to del PIB es­pa­ñol al cie­rre de 2019 os­ci­la­ba en­tre el 2,2% (OCDE), el 2,3% (FMI y Co­mi­sión) y el 2,2% del Go­bierno. El pri­me­ro en reac­cio­nar an­te la flo­je­ra de la co­yun­tu­ra ha si­do el Ban­co de Es­pa­ña, al re­ba­jar su pro­nós­ti­co del 2,4% a un pe­la­do 2%. Y aún gra­cias.

Y qui­zás si los vien­tos de co­la ex­te­rio­res se con­so­li­dan co­mo vien­tos con­tra la ca­ra que dañan a nues­tro sec­tor ex­te­rior, y a la en­te­ra eco­no­mía (al­za del pe­tró­leo por Irán, agu­di­za­ción de las gue­rras co­mer­cia­les, un Bre­xit du­ro), la co­sa se afee más.

Pe­ro de mo­men­to los peo­res au­gu­rios se fo­ca­li­zan en un cre­ci­mien­to del PIB en el en­torno del 2%, qui­zá al­gu­na dé­ci­ma por de­ba­jo. Y eso no da pa­ra ca­tas­tro­fis­mos. No so­lo por­que su­po­ne un rit­mo su­pe­rior al do­ble de la me­dia de la eu­ro­zo­na. Sino por­que des­bor­da el 1,5% anual en que se es­ti­ma el cre­ci­mien­to me­dio oc­ci­den­tal en los dos úl­ti­mos si­glos, de acuer­do con los cálcu­los de Tho­mas Pi­ketty.

Y, so­bre to­do, por­que en ese mar­co se es­tá crean­do em­pleo ne­to. In­su­fi­cien­te y pre­ca­rio. Pe­ro em­pleo. Cre­ce el nú­me­ro de co­ti­zan­tes (in­clu­so de me­nor cuan­tía) en ca­si me­dio mi­llón en los úl­ti­mos 12 me­ses y el nú­me­ro de con­tra­tos (in­clu­so con fal­sos tem­po­ra­les) en ca­si 17 mi­llo­nes.

Y sin em­bar­go, el des­em­pleo em­peo­ra al­gu­nos me­ses, co­mo el pa­sa­do. En­ton­ces es que au­men­ta por mo­ti­vos na­da te­rri­bles. Por­que cre­ce a más ve­lo­ci­dad la po­bla­ción ac­ti­va: a in­mi­gra­ción es­tan­ca­da, más con­fian­za de los pa­ra­dos des­ani­ma­dos en apun­tar­se a la lis­ta del pa­ro. La pre­vi­sión más cruel, la del Ban­co de Es­pa­ña, es­ti­ma que el des­em­pleo se­gui­rá ba­jan­do, del 14% ac­tual al 13% en 2021.

Tras las gran­des ci­fras, nos con­vie­ne cen­trar la dis­cu­sión en las po­lí­ti­cas ex­pan­si­vas de cre­ci­mien­to (y las iné­di­tas po­lí­ti­cas ac­ti­vas de em­pleo) y en có­mo com­bi­nar­las con el sa­nea­mien­to de las fi­nan­zas pú­bli­cas dro­ga­das y con el in­dis­pen­sa­ble cie­rre de la bre­cha so­cial. Lle­va­mos re­tra­so, tam­bién res­pec­to a Por­tu­gal. Pe­ro nun­ca es tar­de si la di­cha es bue­na, di­cen.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.