Un hor­cha­te­ro sien­ta a Fa­ce­book en el ban­qui­llo

El País (País Vasco) - - PANTALLAS - IG­NA­CIO ZAFRA,

Fa­ce­book se sen­ta­rá en el ban­qui­llo de un juz­ga­do de Mon­ca­da, un pue­blo de 22.000 ha­bi­tan­tes si­tua­do a 10 ki­ló­me­tros de Va­len­cia, el pró­xi­mo 5 de mar­zo, se­gún con­fir­mó ayer a es­te dia­rio un por­ta­voz del Tri­bu­nal Su­pe­rior de Jus­ti­cia de la Co­mu­ni­dad Va­len­cia­na. El mo­ti­vo: la de­man­da que una pe­que­ña em­pre­sa hor­cha­te­ra, Món Or­xa­ta, pre­sen­tó con­tra la ma­yor red so­cial del mun­do por ha­ber ce­rra­do su cuen­ta sin pre­vio avi­so y sin ex­pli­car­le los mo­ti­vos.

El jui­cio ci­vil se­rá el pri­me­ro de ta­les ca­rac­te­rís­ti­cas que se ce­le­bra­rá en Es­pa­ña. Su im­pul­sor, An­do­ni Mon­for­te, fun­da­dor de Món Or­xa­ta, ex­pli­ca­ba ha­ce unos me­ses, tras ser lla­ma­do a Bru­se­las por la Co­mi­sión Eu­ro­pea pa­ra con­tar el ca­so, que no co­no­cía pre­ce­den­tes si­mi­la­res en Eu­ro­pa. En 2018, la jus­ti­cia fran­ce­sa re­cha­zó la de­man­da pre­sen­ta­da por un usua­rio que ase­gu­ra­ba que la red so­cial su­pri­mió su cuen­ta por pu­bli­car una ima­gen de El ori­gen del mun­do, un cua­dro de Gus­ta­ve Cour­bet en el que apa­re­ce una mu­jer des­nu­da. En el ca­so de Món Or­xa­ta, sus res­pon­sa­bles, que ayer de­cli­na­ron ha­cer co­men­ta­rios, ni si­quie­ra han sa­bi­do nun­ca a qué atri­buir el cie­rre.

Las pe­ti­cio­nes de con­de­na que la em­pre­sa in­clu­yó en su de­man­da tie­nen un ca­rác­ter sim­bó­li­co: re­cla­ma 6.000 eu­ros en con­cep­to de in­dem­ni­za­ción, el re­co­no­ci­mien­to pú­bli­co de que el cie­rre fue in­jus­ti­fi­ca­do, y un cam­bio en las po­lí­ti­cas de la red so­cial so­bre clau­su­ra de cuen­tas e in­for­ma­ción a los afec­ta­dos.

No es la pri­me­ra ba­ta­lla de­sigual que Mon­for­te, cu­ya em­pre­sa es­tá en Al­bo­raia, en el co­ra­zón de la huer­ta de Va­len­cia, pro­ta­go­ni­za en los úl­ti­mos años. En su do­cu­men­tal Ti­ger­nut, la pa­tria de las mu­je­res ín­te­gras, de­nun­ció la mi­se­ra­ble si­tua­ción de las cul­ti­va­do­ras afri­ca­nas de chu­fa (el tu­bércu­lo del que se ex­trae la hor­cha­ta), y su co­ne­xión con pro­duc­to­res es­pa­ño­les de hor­cha­ta, lo que le va­lió una de­nun­cia por par­te de es­tos y una pe­ti­ción de se­cues­tro ju­di­cial de la cin­ta que han si­do des­es­ti­ma­das. El due­ño de Món Or­xa­ta tam­bién de­nun­ció a Lidl por el su­pues­to pla­gio de su in­ven­to pa­ra ha­cer hor­cha­ta ca­se­ra Chu­fa­mix, una acu­sa­ción que la ca­de­na de su­per­mer­ca­dos nie­ga y es­tu­dian aho­ra los tri­bu­na­les.

El plei­to con Fa­ce­book, una com­pa­ñía con 2.400 mi­llo­nes de usua­rios men­sua­les, 39.000 em­plea­dos y un va­lor bur­sá­til de 460.000 mi­llo­nes de eu­ros em­pe­zó en 2016, cuan­do la pla­ta­for­ma ce­rró el per­fil que Món Or­xa­ta usa­ba pa­ra re­la­cio­nar­se con los clien­tes e im­pul­sar sus ven­tas por In­ter­net. En la pá­gi­na clau­su­ra­da apa­re­cía un men­sa­je que de­cía: “ce­rra­do per­ma­nen­te­men­te”, lo que se­gún Mon­for­te lle­vó a mu­chos a pen­sar que ha­bían ce­rra­do fí­si­ca­men­te. Sus ven­tas on li­ne ca­ye­ron aquel año un 36%.

Des­pués de va­rios in­ten­tos in­fruc­tuo­sos de ob­te­ner una ex­pli­ca­ción, Món Or­xa­ta de­man­dó a Fa­ce­book en Mon­ca­da, el par­ti­do ju­di­cial al que per­te­ne­ce Al­bo­raia. Fa­ce­book con­tes­tó pi­dien­do a la ma­gis­tra­da que la re­cha­za­ra por­que las re­cla­ma­cio­nes de­bían in­ter­po­ner­se en Ca­li­for­nia. Así, ar­gu­men­tó, fi­gu­ra­ba en la cláu­su­la que Món Or­xa­ta sus­cri­bió al acep­tar, co­mo cual­quier usua­rio, las con­di­cio­nes ge­ne­ra­les del acuer­do pa­ra crear un per­fil en la red so­cial. La juez re­ba­tió la ale­ga­ción y se de­cla­ró com­pe­ten­te afir­man­do que la cláu­su­la “im­pues­ta por la par­te pre­do­mi­nan­te” di­fi­cul­ta­ba el ac­ce­so a “la tu­te­la ju­di­cial efec­ti­va” e im­pli­ca­ría un gas­to “des­pro­por­cio­na­do” pa­ra Món Or­xa­ta. El año pa­sa­do, la red so­cial cam­bió sus con­di­cio­nes ge­ne­ra­les, y aho­ra, en lí­nea con la nue­va nor­ma­ti­va eu­ro­pea, es­tas pre­vén que las dispu­tas le­ga­les se re­suel­van en el país de la UE don­de re­si­da el usua­rio.

Por el ca­mino, tam­bién sin pre­vio avi­so, Fa­ce­book re­abrió el per­fil de la em­pre­sa va­len­cia­na —que pa­ra en­ton­ces ya ha­bía crea­do uno nue­vo en la mis­ma red so­cial—.

Un juz­ga­do de Va­len­cia abre jui­cio con­tra la red so­cial por ce­rrar el per­fil de una em­pre­sa sin dar ex­pli­ca­cio­nes

Pe­ro Món Or­xa­ta, co­no­ci­da en Va­len­cia por los ca­rros re­par­ti­dos por la ciu­dad con los que ven­de hor­cha­ta, de­ci­dió se­guir ade­lan­te por­que, se­gún Mon­for­te, lo que per­si­guen es que Fa­ce­book ten­ga que dar res­pues­tas y que nin­gu­na otra “pe­que­ña em­pre­sa, blo­gue­ro o par­ti­cu­lar ten­ga que pa­sar por el mis­mo cal­va­rio”.

/ MÒNICA TO­RRES

Se­de de Món Or­xa­ta en Al­bo­raia (Va­len­cia).

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.