Los vie­jos ‘ga­mers’ nun­ca mue­ren —y tie­nen su si­tio—

El País (País Vasco) - - PANTALLAS -

El ne­go­cio del vi­deo­jue­go ya no tie­ne que dar ex­pli­ca­cio­nes a na­die. Se­gún la pa­tro­nal ESA, el pa­sa­do año la in­dus­tria fac­tu­ró 43.800 mi­llo­nes de dó­la­res (40.000 mi­llo­nes de eu­ros), no so­lo un 18% más que en 2018, sino que (una vez más) por en­ci­ma de los in­gre­sos del ci­ne. “Com­pe­ti­mos (y per­de­mos) más con [el jue­go on­li­ne de su­per­vi­ven­cia] Fort­ni­te que con HBO”, re­co­no­cía el con­se­je­ro de­le­ga­do de Net­flix, Reed Has­tings, en una car­ta a sus ac­cio­nis­tas en enero. Y aun­que era más una pu­lla a su ri­val que otra co­sa, el men­sa­je de Has­tings es­ta­ba cla­ro: den­tro del mer­ca­do glo­bal del en­tre­te­ni­mien­to, los vi­deo­jue­gos ya no son una dis­trac­ción, sino el ri­val a ba­tir. Y es por eso por lo que la in­dus­tria es­tá bus­can­do con­so­li­dar su po­si­ción abrien­do lí­neas de ne­go­cio en sec­to­res co­mo el sa­ni­ta­rio y el edu­ca­ti­vo. Una am­bi­ción que tie­ne su re­fle­jo en la ma­yor ex­hi­bi­ción del sec­tor en Es­pa­ña, la Ma­drid Ga­mes Week, or­ga­ni­za­da con­jun­ta­men­te por Ife­ma y la Aso­cia­ción Es­pa­ño­la de Vi­deo­jue­gos (Ae­vi) y que abre sus puer­tas hoy y has­ta el do­min­go en los pa­be­llo­nes 2, 4, 12 y 14 del re­cin­to fe­rial del Cam­po de las Na­cio­nes: en to­tal, 50.000 me­tros cua­dra­dos.

“Cuan­do se que­mó la ca­te­dral de No­tre Da­me, en Pa­rís, una de las pri­me­ras pre­gun­tas era dón­de se iban a en­con­trar los pla­nos pa­ra lle­var a ca­bo la re­cons­truc­ción”, re­cuer­da Asier La­bar­ga, di­rec­tor de fe­rias de ocio de Ife­ma. “Afor­tu­na­da­men­te, un vi­deo­jue­go [As­sas­sin’s Creed Unity] ha­bía di­gi­ta­li­za­do el tem­plo en­te­ro, y los res­tau­ra­do­res han po­di­do apro­ve­char eso. Es una mues­tra de có­mo el vi­deo­jue­go pue­de sal­tar de la cues­tión me­ra­men­te lú­di­ca; y ya es­tá in­va­dien­do mu­chas áreas: la edu­ca­ción y la sa­lud, por ejem­plo. Y uno de nues­tros ob­je­ti­vos es­te año con Ae­vi es mos­trar que, ade­más de una ofer­ta po­ten­te de en­tre­te­ni­mien­to, te­ne­mos te­mas más se­rios”.

Pa­ra ello, y co­mo in­tro­duc­ción a la ex­hi­bi­ción, Ma­drid Ga­mes Week ha or­ga­ni­za­do un con­gre­so en el que se han pre­sen­ta­do va­rias de es­tas nue­vas ten­den­cias. Una de ellas, la apli­ca­ción te­ra­péu­ti­ca de los vi­deo­jue­gos, es­tu­vo re­pre­sen­ta­da por la bil­baí­na Vir­tual­wa­re, que des­de ha­ce años co­mer­cia­li­za una ga­ma de pro­duc­tos de soft­wa­re pa­ra fa­ci­li­tar la reha­bi­li­ta­ción de afec­ta­dos por ac­ci­den­tes vas­cu­la­res ce­re­bra­les (ic­tus), cer­ti­fi­ca­dos co­mo me­di­ca­men­tos por el re­gu­la­dor es­pa­ñol. “En cual­quier te­ra­pia hay un prin­ci­pio bá­si­co: los me­di­ca­men­tos no fun­cio­nan si no se to­man”, ex­pli­ca por te­lé­fono Ju­lio Ál­va­rez, res­pon­sa­ble de de­sa­rro­llo de ne­go­cio de la com­pa­ñía. “Eso pa­sa mu­cho con las pas­ti­llas: si uno se ol­vi­da de to­mar­las a tiem­po, no so­lo no te me­jo­ras, sino que pue­des has­ta em­peo­rar las co­sas. Pues con los tra­ta­mien­tos de reha­bi­li­ta­ción neu­ro­ló­gi­ca pa­sa lo mis­mo: si no ha­ces tus se­sio­nes no te re­cu­pe­ras”. El jue­go in­cen­ti­va al usua­rio a cum­plir de­ter­mi­na­dos ob­je­ti­vos a de­ter­mi­na­das ho­ras, pre­mián­do­lo con un sis­te­ma de pun­tos. “Es cla­ve por­que las me­cá­ni­cas de vi­deo­jue­gos ha­cen mo­ti­va­do­ras ac­ti­vi­da­des que pue­den ser te­dio­sas”, con­si­de­ra.

Otra de las apli­ca­cio­nes en las que los vi­deo­jue­gos pue­den ser im­por­tan­tes es la edu­ca­ti­va. Hay vi­deo­jueYa em­pie­za a ha­ber ho­ga­res en Es­pa­ña en los que tres ge­ne­ra­cio­nes han ju­ga­do re­gu­lar­men­te a vi­deo­jue­gos. Y con el per­ma­nen­te bai­le de ten­den­cias, mu­chos de los ju­go­nes más ve­te­ra­nos pa­re­cen ha­ber­se que­da­do sin si­tio: los más jó­ve­nes nun­ca sa­brán lo que es de­jar­se 20 du­ros en el sa­lón de re­crea­ti­vos. Ma­drid Ga­mes Week, sin em­bar­go, ha pen­sa­do en los pio­ne­ros y ha ubi­ca­do en el pa­be­llón 12 el es­pa­cio Re­tro­world, con pues­tos de jue­go clá­si­cos, re­crea­ti­vos, fut­bo­li­nes y mi­cro­or­de­na­do­res an­ti­guos.

El Mu­seo Tec­no­ló­gi­co de Vi­deo­jue­gos (Mu­tec­vi) ha se­lec­cio­na­do de en­tre su co­lec­ción (que in­clu­ye 4.000 pie­zas de hard­wa­re, 16.000 de soft­wa­re y 2.000 ele­men­tos re­la­cio­na­dos con vi­deo­jue­gos) una mues­tra que, se es­pe­ra, tam­bién ser­vi­rá pa­ra lla­mar la aten­ción de la con­ve­nien­cia de un mu­seo del vi­deo­jue­go en Es­pa­ña.

Otros pun­tos fuer­tes de Re­tro­world es­te año se­rán las char­las, con­fe­ren­cias y me­sas re­don­das, con la par­ti­ci­pa­ción de per­so­na­li­da­des muy po­pu­la­res e im­por­tan­tes de la es­ce­na vin­ta­ge, con des­ta­que pa­ra el 35º aniver­sa­rio de la fun­da­ción de la le­gen­da­ria Di­na­mic Soft­wa­re, desa­rro­lla­do­ra de jue­gos co­mo PC Fút­bol.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.