El mi­ni­pi­so de Von der Le­yen en su ofi­ci­na

La pre­si­den­ta de la Co­mi­sión Eu­ro­pea vi­vi­rá en un es­tu­dio de 25 me­tros cua­dra­dos en Bru­se­las pa­ra aho­rrar

El País (País Vasco) - - INTERNACIO­NAL - ÁL­VA­RO SÁN­CHEZ,

Ur­su­la von der Le­yen po­drá pre­su­mir de ser la úl­ti­ma en mar­char­se del tra­ba­jo. De he­cho, ni si­quie­ra lo aban­do­na­rá. Al me­nos no del to­do. La nue­va pre­si­den­ta de la Co­mi­sión Eu­ro­pea, que to­ma­rá po­se­sión del car­go el 1 de no­viem­bre, ha pe­di­do acon­di­cio­nar una vi­vien­da jun­to a su des­pa­cho en la plan­ta 13ª del edi­fi­cio Ber­lay­mont, se­de del Eje­cu­ti­vo eu­ro­peo, se­gún ade­lan­tó ayer el dia­rio ale­mán Die Welt y con­fir­ma­ron a EL PAÍS fuen­tes de su equi­po.

La de­ci­sión de la ex­mi­nis­tra de De­fen­sa ale­ma­na tie­ne al­go de aus­te­ri­dad lu­te­ra­na: aho­rra­rá al era­rio pú­bli­co los cos­tes de se­gu­ri­dad da­do que el in­mue­ble cuen­ta ya con per­so­nal de­di­ca­do a su pro­tec­ción, no abo­na­rá a un ca­se­ro los más de 4.000 eu­ros men­sua­les que le co­rres­pon­den pa­ra su hos­pe­da­je per­so­nal —sí re­ci­bi­rá su sa­la­rio de 27.903 eu­ros bru­tos men­sua­les, gra­va­dos con un 45% de im­pues­tos—, y ha­rá me­nos uso del chó­fer, exen­to del tra­yec­to dia­rio en­tre ca­sa y tra­ba­jo.

El ges­to tie­ne tam­bién mu­cho de prác­ti­co y fun­cio­nal: en su nue­va ubi­ca­ción es­qui­va­rá los ha­bi­tua­les atas­cos que ca­da ma­ña­na y a úl­ti­ma ho­ra de la tar­de co­lap­san Bru­se­las, una de las ca­pi­ta­les con más em­bo­te­lla­mien­tos del con­ti­nen­te.

El es­pa­cio ele­gi­do por Von der Le­yen pa­ra des­can­sar no des­ta­ca por su am­pli­tud. Dis­po­ne de so­lo 25 me­tros cua­dra­dos, y en me­dio de una apre­ta­da agen­da de via­jes, so­lo se­rá uti­li­za­do cuan­do duer­ma en Bél­gi­ca. Su re­si­den­cia prin­ci­pal se­gui­rá es­tan­do en la lo­ca­li­dad

Quie­re aho­rrar y evi­tar los atas­cos que co­lap­san la ca­pi­tal bel­ga

ale­ma­na de Han­no­ver, a unos 500 ki­ló­me­tros de Bru­se­las, don­de se en­con­tra­rá con su ma­ri­do, Hei­ko von der Le­yen, mé­di­co y fun­da­dor de una em­pre­sa de bio­tec­no­lo­gía de orí­ge­nes aris­to­crá­ti­cos —sus sie­te hi­jos es­tu­dian y tra­ba­jan en dis­tin­tas ciu­da­des—. Has­ta allí se des­pla­za­rá los fi­nes de se­ma­na en que su ac­ti­vi­dad se lo per­mi­ta pa­ra su­mer­gir­se en una at­mós­fe­ra muy dis­tin­ta: una am­plia ca­sa de cam­po don­de ali­men­ta a ca­bras, pe­rros y ga­lli­nas y mon­ta a ca­ba­llo. Su par­ti­cu­lar pa­raí­so per­so­nal.

Su pre­de­ce­sor en el car­go, el to­da­vía pre­si­den­te de la Co­mi­sión, Jean-Clau­de Junc­ker, tam­bién con­ser­vó su pro­pia re­si­den­cia en su país, Lu­xem­bur­go, pe­ro pa­ra sus es­tan­cias en Bru­se­las eli­gió al­qui­lar un apar­ta­men­to de 50 me­tros cua­dra­dos en un ho­tel a ra­zón de 3.250 eu­ros al mes, se­gún con­fe­só él mis­mo en una en­tre­vis­ta al dia­rio ale­mán Bild.

El alo­ja­mien­to no siem­pre sa­tis­fi­zo sus ne­ce­si­da­des por com­ple­to. En esa mis­ma pu­bli­ca­ción se que­jó de que a di­fe­ren­cia del pe­lo­tón de em­ba­ja­do­res que se mue­ven por la ca­pi­tal bel­ga, o del se­cre­ta­rio ge­ne­ral de la OTAN, tan­to él co­mo el pre­si­den­te del Con­se­jo Eu­ro­peo, el po­la­co Do­nald Tusk, ca­re­cen de una mo­ra­da apro­pia­da en la ciu­dad pa­ra re­ci­bir vi­si­tas ofi­cia­les, lo que les obli­ga a so­bre­lle­var in­có­mo­dos tras­la­dos pe­se a su si­tua­ción de pri­vi­le­gio co­mo má­xi­mos man­da­ta­rios de la UE.

Von der Le­yen, que ape­nas ten­drá que des­li­zar­se de la ca­ma pa­ra en­tre­vis­tar­se con los nu­me­ro­sos lí­de­res in­ter­na­cio­na­les que acu­den ca­da se­ma­na al edi­fi­cio Ber­lay­mont o des­col­gar el te­lé­fono, no ten­drá ese pro­ble­ma. Tam­po­co el de lle­gar con re­tra­so a las reunio­nes. La pers­pec­ti­va de ha­cer no­che de ma­ne­ra co­ti­dia­na en­tre los fríos mu­ros de la gran for­ta­le­za de la bu­ro­cra­cia eu­ro­pea du­ran­te los pró­xi­mos cin­co años pue­de no re­sul­tar el plan idó­neo pa­ra mu­chos, pe­ro la ex­pe­rien­cia no le re­sul­ta­rá del to­do aje­na. Du­ran­te su pe­rio­do co­mo mi­nis­tra de De­fen­sa, al igual que otros co­le­gas del Go­bierno ale­mán, ya eli­gió per­noc­tar en el edi­fi­cio don­de tra­ba­ja­ba en la ca­pi­tal ale­ma­na.

An­tes de la elec­ción de Von der Le­yen, Junc­ker avi­só a su en­ton­ces des­co­no­ci­do su­ce­sor de que el tra­ba­jo de pre­si­den­te de la Co­mi­sión Eu­ro­pea es un em­pleo a tiem­po com­ple­to que re­quie­re una de­di­ca­ción de 18 ho­ras al día. Si es­tá en lo cier­to, el nue­vo ho­gar de Von der Le­yen se­rá el lu­gar de des­co­ne­xión en esas seis ho­ras li­bres pa­ra la pró­xi­ma je­fa de los más de 30.000 fun­cio­na­rios del or­ga­nis­mo que mar­ca el rum­bo de la Unión Eu­ro­pea. To­do sin ape­nas sa­lir de la ofi­ci­na.

Los días li­bres se es­ca­pa­rá a su ca­sa de cam­po, cer­ca de Han­no­ver

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.