Un cuer­po de po­li­cía pa­ra fre­nar abu­sos de las mi­li­cias

El País (País Vasco) - - INTERNACIO­NAL -

La in­se­gu­ri­dad se ha apo­de­ra­do de la re­gión que se ex­tien­de des­de Afrin has­ta Ya­ra­blus, en el nor­te de Si­ria. Me­dio cen­te­nar de fac­cio­nes re­bel­des res­pal­da­das por An­ka­ra y que su­man un to­tal de 35.000 hom­bres son las en­car­ga­das de la se­gu­ri­dad en es­te te­rri­to­rio pe­ro, se­gún un in­for­me de la ONU, se han lan­za­do a una cam­pa­ña de ex­po­lio y abu­sos. “Son más de 5.000 los ci­vi­les que han des­apa­re­ci­do y al me­nos 600 han si­do tor­tu­ra­dos”, ase­gu­ra Ah­med Su­lei­mán, fun­cio­na­rio kur­do.

Al caos ge­ne­ra­do por la vio­len­cia in­dis­cri­mi­na­da de unas fac­cio­nes con es­ca­sa je­rar­quía, se su­man los aten­ta­dos tan­to de gru­pos yiha­dis­tas co­mo ata­ques de cé­lu­las dur­mien­tes kur­das con­tra sol­da­dos tur­cos y mi­li­cia­nos alia­dos. An­te las que­jas de los ve­ci­nos por los abu­sos de las mi­li­cias re­bel­des, An­ka­ra ha en­tre­na­do a un cuer­po de po­li­cía de 2.500 miem­bros y, se­gún fuen­tes ofi­cia­les tur­cas, “se ha con­for­ma­do un cen­tro de ope­ra­cio­nes que re­ci­be las que­jas de la gen­te de Afrin so­bre su­pues­tos sa­queos y otras vio­la­cio­nes. To­das las que­jas han si­do pro­ce­sa­das y re­suel­tas por una de­le­ga­ción com­pues­ta por fuer­zas de se­gu­ri­dad y fis­ca­les lo­ca­les”, aña­den. han he­cho el ca­mino in­ver­so pa­ra ocu­par sus ca­sas son ára­bes, en­tre ellos, se­gún el Ob­ser­va­to­rio Si­rio pa­ra los De­re­chos Hu­ma­nos, unas 120.000 per­so­nas, en­tre com­ba­tien­tes y fa­mi­lia­res, que fue­ron eva­cua­dos en mar­zo de 2018 de la bol­sa in­su­rrec­ta de Gu­ta, en la pe­ri­fe­ria de Da­mas­co.

Por su par­te, los hui­dos de Afrin se han des­per­di­ga­do por lo­ca­li­da­des cer­ca­nas co­mo Cheb­ha o en los otros can­to­nes kur­dos. Cer­ca de 8.000 per­so­nas mal­vi­ven en cin­co cam­pos de des­pla­za­dos, ase­gu­ra en con­ver­sa­ción te­le­fó­ni­ca An­ge­la, una de las doc­to­ras que les atien­de, y otros 26.000 han si­do ins­ta­la­dos en ca­sas de Tel Ri­fat, las mis­mas que, en un per­ni­cio­so ci­clo de cam­bio de­mo­grá­fi­co, tu­vie­ron que aban­do­nar sus ve­ci­nos ára­bes con la en­tra­da de las mi­li­cias kur­das en esa ciu­dad.

Do­cu­men­tos de iden­ti­dad

An­ka­ra ha emi­ti­do do­cu­men­tos de iden­ti­dad pro­pios —en tur­co y ára­be— im­pres­cin­di­bles pa­ra des­pla­zar­se por las zo­nas que ocu­pa en Si­ria y ha es­ta­ble­ci­do una Ad­mi­nis­tra­ción co­la­bo­ra­cio­nis­ta en Afrin. “Se han crea­do sie­te con­se­jos lo­ca­les y to­dos es­tán li­de­ra­dos por si­rios de la zo­na o re­tor­na­dos de Tur­quía”, cuen­ta en con­ver­sa­ción te­le­fó­ni­ca Mon­zer al Sa­llal, a car­go del Co­mi­té de Es­ta­bi­li­za­ción, una suer­te de or­ga­nis­mo im­pul­sa­do pa­ra res­ta­ble­cer los ser­vi­cios e in­fra­es­truc­tu­ras. “Han lle­ga­do con­se­je­ros tur­cos so­lo pa­ra las áreas de edu­ca­ción, sa­lud y de la po­li­cía”, apos­ti­lla. Fuen­tes di­plo­má­ti­cas tur­cas con­fir­man que se es­tán lle­van­do a ca­bo “ac­ti­vi­da­des de es­ta­bi­li­za­ción y hu­ma­ni­ta­rias” así co­mo la re­pa­ra­ción de in­fra­es­truc­tu­ras da­ña­das por el con­flic­to: “La eco­no­mía se es­tá re­vi­ta­li­zan­do”.

Los ve­ci­nos de­nun­cian, ade­más, que cien­tos de oli­vos han si­do arran­ca­dos y com­pa­ñías tur­cas han sa­ca­do y ven­di­do acei­te de oli­va “por va­lor de 70 mi­llo­nes de eu­ros”, se­gún un in­for­me re­cien­te ela­bo­ra­do por el Eu­ro­pean Uni­ver­sity Ins­ti­tu­te. Otra que­ja son los nue­vos im­pues­tos es­ta­ble­ci­dos por la Ad­mi­nis­tra­ción pro­tur­ca: los kur­dos que se han que­da­do en Afrin y tra­ba­jan las tie­rras de sus alle­ga­dos han de pa­gar re­ga­lías que os­ci­lan en­tre el 15% y el 35% del cul­ti­vo se­gún el gra­do de pa­ren­tes­co con el due­ño o de afi­ni­dad con la Ad­mi­nis­tra­ción pre­via de las YPG.

Al te­mor de que Afrin sea ara­bi­za­da e is­la­mi­za­da, los ve­ci­nos aña­den el mie­do a una ane­xión te­rri­to­rial com­ple­ta de Tur­quía. Un mu­ro de hor­mi­gón de cua­tro me­tros de al­tu­ra ha co­men­za­do a le­van­tar­se en el con­fín su­ro­rien­tal del can­tón y, se­gún tes­ti­gos, ya se han cons­trui­do 3,6 ki­ló­me­tros en tres tra­mos. En pa­ra­le­lo, Tur­quía ha le­van­ta­do ya una ba­rre­ra de ce­men­to a lo lar­go de la ma­yor par­te de su fron­te­ra con Si­ria pa­ra evi­tar una nue­va olea­da de re­fu­gia­dos ha­cia su te­rri­to­rio.

Pe­se a las crí­ti­cas, An­ka­ra con­si­de­ra un éxi­to la “li­be­ra­ción” de la zo­na en­tre Afrin y Ya­ra­blus ya que le ha per­mi­ti­do en­viar allí a 365.000 re­fu­gia­dos que re­si­dían en Tur­quía. Aho­ra, es­tá dis­pues­ta a re­pli­car es­te pro­yec­to pi­lo­to en otras zo­nas del nor­te de Si­ria.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.