“Es­to no es 1992, con Fu­ji­mo­ri ha­bía mi­li­ta­res”

Pe­rú reanu­da su ru­ti­na pe­se a la ten­sión en­tre el Eje­cu­ti­vo y el Con­gre­so mien­tras Viz­ca­rra re­nue­va su Ga­bi­ne­te

El País (País Vasco) - - INTERNACIO­NAL - FRAN­CES­CO MANETTO,

De­ce­nas de po­li­cías an­ti­dis­tur­bios ro­dean el Con­gre­so de Pe­rú. La pla­za Ma­yor, sím­bo­lo del po­der po­lí­ti­co y re­li­gio­so, se­de del pa­la­cio de Go­bierno y de la ca­te­dral me­tro­po­li­ta­na de Li­ma, per­ma­ne­ce ce­rra­da. Un gru­po de uni­for­ma­dos mar­cha jun­to a la fuen­te cen­tral. Una cua­dri­lla de agen­tes cus­to­dia el Tri­bu­nal Cons­ti­tu­cio­nal. Es­tos lu­ga­res, en el cen­tro de la ca­pi­tal, son los tres en­gra­na­jes de la cri­sis que se ini­ció el pa­sa­do lu­nes con el cie­rre del Par­la­men­to or­de­na­do por el pre­si­den­te, Martín Viz­ca­rra. Pe­ro tam­bién son los úni­cos que ofre­cen una ima­gen de ex­cep­cio­na­li­dad. El país si­gue ins­ta­la­do en su ru­ti­na a pe­sar de la enor­me ten­sión en­tre el Go­bierno y Fuer­za Po­pu­lar, la for­ma­ción fu­ji­mo­ris­ta que, jun­to con las ban­ca­das de la de­re­cha, do­mi­na­ba la Cá­ma­ra.

“Los gran­des cul­pa­bles es­tán allá, son los chu­pa­san­gre del Con­gre­so”, di­ce Al­fon­so Es­té­vez se­ña­lan­do a lo le­jos la se­de del po­der le­gis­la­ti­vo. Es­te ju­bi­la­do de 69 años, exo­bre­ro del sec­tor mi­ne­ro, opi­na que siem­pre fue así, pe­ro la si­tua­ción se pre­ci­pi­tó ha­ce tres años, cuan­do Pe­dro Pa­blo Kuczyns­ki se im­pu­so por la mí­ni­ma a Kei­ko Fu­ji­mo­ri, que lo­gró el con­trol del Par­la­men­to. El pri­me­ro tu­vo que re­nun­ciar a la pre­si­den­cia tras su vin­cu­la­ción al ca­so Ode­brecht y se en­cuen­tra ba­jo arres­to do­mi­ci­lia­rio, mien­tras la lí­der de la opo­si­ción es­tá hoy en pri­sión pre­ven­ti­va por una acu­sa­ción de la­va­do de di­ne­ro. El in­ten­to de su par­ti­do y sus alia­dos de for­zar el nom­bra­mien­to de jue­ces afi­nes en el Cons­ti­tu­cio­nal, que de­be pro­nun­ciar­se so­bre va­rios es­cán­da­los de co­rrup­ción, hi­zo que Viz­ca­rra to­ma­ra esa de­ci­sión in­vo­can­do un ar­tícu­lo de la Ley Fun­da­men­tal. Un pa­so drás­ti­co, ca­li­fi­ca­do in­clu­so de “gol­pe de Es­ta­do” por di­ri­gen­tes de las fuer­zas opo­si­to­ras, pe­ro que no ha te­ni­do re­fle­jo en el fun­cio­na­mien­to ge­ne­ral del país. “La po­bla­ción es­tá tran­qui­la. Se ha vol­ca­do pa­ra apo­yar al pre­si­den­te por la de­ci­sión que to­mó”, agre­ga Es­té­vez.

La so­cie­dad pe­rua­na, muy po­la­ri­za­da y har­ta de la co­rrup­ción po­lí­ti­ca, re­cuer­da tam­bién lo que su­ce­dió el 5 de abril de 1992. Al­ber­to Fu­ji­mo­ri, pa­dre de Kei­ko, di­sol­vió el Par­la­men­to y asu­mió el con­trol del po­der ju­di­cial. Ese au­to­gol­pe dio pa­so a un ré­gi­men co­rrup­to que se man­chó de gra­ves vio­la­cio­nes de los de­re­chos hu­ma­nos. Aque­llos días que­da­ron gra­ba­dos en la me­mo­ria de quie­nes fue­ron tes­ti­gos di­rec­tos y los más jó­ve­nes son cons­cien­tes de que esa fue una de las eta­pas más os­cu­ras de la his­to­ria re­cien­te de Pe­rú. Lo ocu­rri­do es­ta se­ma­na, sin em­bar­go, es muy dis­tin­to. Por las pre­mi­sas y por­que la de­ci­sión del pre­si­den­te es­tá aho­ra en ma­nos del Cons­ti­tu­cio­nal, que de­ter­mi­na­rá su le­ga­li­dad.

“Es­to es di­fe­ren­te. La gen­te ha­ce vi­da nor­mal. En­ton­ces ha­bía mi­li­ta­res, en ese tiem­po es­ta­ba to­do res­trin­gi­do. Ha si­do una de­ci­sión de­mo­crá­ti­ca”, se­ña­la Jean Ke­vin He­rre­ra, es­tu­dian­te de In­ge­nie­ría de Sis­te­mas de 24 años en la Uni­ver­si­dad Na­cio­nal del Ca­llao. Tras el anun­cio de Viz­ca­rra, que re­ci­bió el apo­yo de las Fuer­zas Ar­ma­das y de la po­li­cía, hu­bo mo­vi­li­za­cio­nes ciu­da­da­nas. An­te la si­tua­ción, mu­chos pe­rua­nos pi­den “que se va­yan to­dos”, es de­cir, con­vo­car elec­cio­nes pre­si­den­cia­les y par­la­men­ta­rias y em­pe­zar de ce­ro. De mo­men­to, ha­brá co­mi­cios le­gis­la­ti­vos el pró­xi­mo 26 de enero pa­ra re­no­var la Cá­ma­ra. Y la de­ci­sión de la vi­ce­pre­si­den­ta, Mer­ce­des Aráoz, de re­cha­zar el en­car­go que le dio la ma­yo­ría opo­si­to­ra del Con­gre­so pa­ra re­em­pla­zar al man­da­ta­rio —que fue des­ti­tui­do sim­bó­li­ca­men­te— con­tri­bu­yó a cal­mar un po­co las aguas des­pués de ho­ras de má­xi­ma ten­sión.

De­lan­te de una de las en­tra­das del Con­gre­so, Lu­cía, de 45 años, or­de­na la pren­sa en un quios­co. “Es­tos días ha ba­ja­do el ne­go­cio”. Sin em­bar­go, tam­bién en su opi­nión, el cie­rre de la Cá­ma­ra fue acer­ta­do. “El pue­blo tam­bién se can­sa. Va­mos a ver cuán­tos días du­ra es­ta in­cer­ti­dum­bre”. Mien­tras tan­to, el nue­vo Ga­bi­ne­te que en­ca­be­za el pre­si­den­te del Con­se­jo de Mi­nis­tros, Vi­cen­te Ze­ba­llos, pres­tó ayer ju­ra­men­to con 10 in­te­gran­tes nue­vos de las 18 car­te­ras del Eje­cu­ti­vo. Fue la pri­me­ra apa­ri­ción en pú­bli­co de Viz­ca­rra des­de el lu­nes.

El Cons­ti­tu­cio­nal de­ci­di­rá si la di­so­lu­ción del Par­la­men­to fue le­gal

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.